Kiosco Perfil

Sigue el rally de Massa: anticipó medidas para autónomos, pymes e informales

ROSARIO AYERDI

Encabezó actos de campaña y adelantó más anuncios para atenuar el impacto de la inflación récord. Beneficiarán a profesionales, trabajadores de la economía informal y pequeñas y medianas empresas.

Se suman a la batería de medidas conocidas en las últimas semanas. Massa apunta a ganar el centro del escenario monopolizado por Javier Milei y fortalecer su liderazgo interno en el poskirchnerismo.

El postulante a la presidencia de Unión por la Patria está dispuesto a ocupar el lugar que dejó vacante Cristina Kirchner. Si gana las elecciones, promete una conducción distinta a la de Alberto Fernández, con toma de decisiones y firmeza. El kirchnerismo acepta este rol y busca disimular las internas. Sergio Massa abre el espacio y comienza a conversar con dirigentes radicales. Mira al Congreso para conseguir nuevos aliados, en donde cree que se puede evidenciar la futura ruptura de Juntos por el Cambio. Consiguió que distintos sectores lo acompañen y suma estructura para octubre.

Sergio Massa avisa que está decidido a ocupar un espacio que hoy está vacío en el peronismo. El ministro de Economía y candidato a presidente va por más y busca quedarse con el liderazgo del espacio que Cristina Kirchner ya no quiere ocupar y Alberto Fernández nunca se encargó de disputar. “La política es como la física. El que ocupa espacio y lo gana se queda con el espacio”, dice el dirigente en la intimidad y no esperará al resultado electoral para conseguir ese lugar.

El ministro de Economía es crítico de la manera en la que el jefe de Estado encaró el actual gobierno. No cree en la transversalidad ni en la conducción horizontal y sí en la firmeza para tomar decisiones, algo que también cree que le faltó a Fernández. “Tiene que quedar claro qué aporta cada sector de la coalición”, dice. Pero advierte: “Si cada uno se ocupa de una baldosa, la tiene que limpiar y hacer brillar, estará a cargo de esa baldosa. Pero yo las voy a supervisar y voy a ser responsable de todas las baldosas”, grafica.

Sergio Massa busca ser el líder de la nueva etapa del peronismo más allá del resultado electoral. Pero también lo necesita para ganar las elecciones. Los focus group que revisan en el búnker de calle Mitre muestran que los consultados piden “autoridad y firmeza”. El ministro y candidato hace los deberes. Ayer en la inaguración de un paso bajo nivel en Pilar aseguró que tiene “coraje y firmeza” para tomar las decisiones necesarias y planteó que está listo para asumir. “Hay cosas que cambiar”, agregó ante los votantes ya que muchos de los ciudadanos contestan que buscan un cambio de gobierno. Lo primero que cambiará son los nombres. “Si hay funcionarios que no estuvieron a la altura, tengo el coraje para cambiarlos”, dice. Según el propio candidato, en caso de ganar las elecciones, esa lista es amplia.

Massa es el ministro de Economía de esta gestión, pero se mostrará alejado del Presidente. Las fotos entre el jefe de Estado y el candidato escasean. También el alejamiento tiene que ver con las formas. Tal como contó este medio, en esta etapa de la campaña se inauguraría el eslogan “tenemos con qué” que llegó acompañado del “tenemos con quién”. Para mostrar firmeza también se evalúa usar avanzar hacia el “tenemos presidente” con la imagen de Massa. Aunque hoy, en los papeles, sea Alberto Fernández.

El ministro de Economía está decidido a ocupar el espacio que en la alianza oficialista ocupó hasta ahora Cristina Kirchner. La vicepresidenta lo sabe y no tiene objeciones. Ningún dirigente del oficialismo se animó a tanto y la titular del Senado lo celebra. Ya había exigido que tomen el bastón de mariscal y sus propios dirigentes miraron para otro lado.

Massa repite en privado: “Los espacios hay que ocuparlos. Me toca liderar”. Pero también lo admite en público: “No miremos más para arriba, no hay nadie”. Esta frase, además, la dice con Máximo Kirchner al lado. El diputado, titular del PJ bonaerense y primer candidato de la lista de legisladores bonaerense, asiente. El plan es claro: remarcar que Massa es el jefe ahora, que no hay internas (aunque las hay) y que están unidos. Máximo compara esta unidad para marcar diferencias con Juntos por el Cambio. “Nosotros discutimos y podemos tener ideas diferentes pero no nos peleamos”, dice el diputado y pide mirar a la oposición, que –augura– pronto terminará dividida.

El titular del Palacio de Hacienda también apuesta a la división de Juntos por el Cambio. El diálogo con dirigentes radicales es más que habitual y uno de sus gobernadores admitió ante el ministro días atrás que Patricia Bullrich ya no tiene ninguna posibilidad de meterse en el ballottage. Los primeros movimientos hacia una nueva construcción política pueden comenzar por el Congreso con algunos legisladores radicales acompañando iniciativas oficiales. Desde el búnker de Unión por la Patria buscan reivindicar el rol de la UCR, convencidos de que allí habrá seguros aliados, sobre todo, ante una posible segunda vuelta con Javier Milei.

Los gobernadores, el sindicalismo y los movimientos sociales que responden al oficialismo ya le pusieron la firma al posicionamiento de Massa como nuevo líder del espacio. Una semana atrás, Massa llegó a Tucumán para convencerlos de la importancia de poner toda la estructura en la próxima elección y lo consiguió. Días después, llegó algún ruido. “Todo bien con buscar ganar la elección y la eliminación del impuesto a las ganancias, ¿pero si no gana qué hacemos? Nos deja desfinanciados”, se quejó ante otro ministro un jefe provincial del Norte. Ahora, más que nunca, deberá militar a su candidato.

PORTADA

es-ar

2023-09-17T07:00:00.0000000Z

2023-09-17T07:00:00.0000000Z

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/281487870953202

Editorial Perfil