Kiosco Perfil

Don Jorge

Favorita de muchos gastronómicos, Don Jorge es una de esas parrillitas de barrio sencillas pero confortables, comandada por una familia de 5 que en poco tiempo construyó un lazo muy fuerte con sus clientes y vecinos.

Todo empezó en 2005, cuando Juan José Burgos todavía tenía un restaurante junto a su hermano en Perú y Belgrano. Al surgir problemas con la sociedad y por la intensidad del Centro, decidió abrir su propio lugar en su Villa Crespo querido, a metros de su casa.

“Empezamos a ver locales por acá y surgió este que en ese momento era chiquito, solo la esquina. Tuvimos que hacer todo de cero”, cuenta Cristian, el hijo del medio y camarero de la parrilla. La familia se conforma por ellos dos, Marta Menguez, esposa y madre respectivamente, a quien encontrás en la caja, Rodrigo, hijo mayor y camarero, –ellos cuatro trabajan juntos desde la apertura– y Nicolás, el más chico y quien se incorporó último al negocio familiar.

“El 8 de noviembre de 2006 inauguramos y le pusimos Don Jorge en honor a mi abuelo materno. Ahí nos fuimos haciendo clientes de a poco, y después nos expandimos por Darwin y más tarde por Villarroel”, explica.

Sin embargo, al principio no fue fácil: en una zona residencial con mayoría de casas bajas y casi sin edificios, y con el paso a nivel cerrado, costó bastante hacerse un lugar entre los vecinos. Pero una vez que empezaron a llegar los primeros clientes, supieron construir una relación de mucha cercanía y cariño que los ayudó a crecer gracias a sus recomendaciones.

“Tenemos una relación fuerte con nuestros clientes, y algunos vienen desde que abrimos. Hay uno que si nosotros abrimos en noviembre, empezó a venir en diciembre. Y algunos son tan celosos que nos dicen “no te voy a recomendar porque después no voy a tener lugar”, dice Cristian y se ríe.

Pero este lazo tan fuerte no fue casual: a los Burgos-menguez –sobre todo a los hermanos Rodrigo y Cristian, a cargo del salón– les gusta charlar con la gente, dar recomendaciones y hacer chistes, y son cálidos y amorosos tanto con los clientes de toda la vida como con los nuevos.

“Lo que sí o sí vale la pena probar son las papas fritas, la provoleta, la entraña y el ojo de bife. A mí me gustan, obvio, pero es lo que dice la gente”, confiesa Cristian, y doy fe. Todo lo que preparan es riquísimo: carne de primera y en el punto solicitado, muy bien cocinada. Además, manejan un nivel de precios muy adecuado en relación a la calidad. •

Don Jorge. Villarroel 1201. Lunes a sábado de 12 a 15 y de 20 a 23. IG: @parrilladonjorge1201

“Arroyo Maldonado, cuneta rea, aguafuerte brutaldemi barriada, hablar devilla Crespo ynonombrarte estirar las palabras a una zanja… ” Así decía Celedonio Flores en el poema que le dedicó al barrio, a modo de protesta por la entubación del Arroyo Maldonado.

POR LOS BARRIOS

es-ar

2023-09-17T07:00:00.0000000Z

2023-09-17T07:00:00.0000000Z

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/283278872315634

Editorial Perfil