LA GALA CON LOS ROYALS EUROPEOS

POR LOS 18 DE INGRID DE NORUEGA

Por Gaby Balzaretti

2022-06-22T07:00:00.0000000Z

2022-06-22T07:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/281487870024764

FOCO

El Palacio Real de Oslo brilló en todo su esplendor para celebrar uno de los eventos más esperados por los reyes Harald (85) y Sonia de Noruega (84). Su nieta mayor, Ingrid Alexandra, hija del príncipe Haakon Magnus (48) y Mette-Marit (48), cumplió 18 años el 21 de enero pero debido a las restricciones por la pandemia su gran fiesta debió postergarse. Recién el 17 de junio, el glamoroso edificio neoclásico construido en mitad del siglo 19 pudo hacer relucir sus imperiales salones con columnas y señoriales arañas para festejar la mayoría de edad de la princesa que es segunda en la línea de sucesión al trono. Por eso los miembros de las principales Casas Reales de Europa cumplieron con la obligada cita en la que ellos fueron los protagonistas y convirtieron a la reunión en una verdadera “Cumbre de Futuras Reinas y Princesas” Casi seis meses después de la fecha, Ingrid, por primera vez, lució la espectacular tiara Boucheron Pear Circle, con perlas engarzadas, diamantes entrelazados y engastados en platino, que perteneció a su tatarabuela, la princesa Ingeborg, y llevó la Gran Cruz de la Orden de San Olay, tal como la mostró el sitio guacamouly.com. Y así, resplandeciente y emocionada, hizo su entrada triunfal al Gran Salón del brazo de su abuelo que se está recuperando de un grave problema de salud. Allí ya se encontraban los destacados invitados. El rey Guillermo de Holanda (55) que llegó con una espectacular Máxima (51) luciendo un vestido en rojo de Jan Taminiau, que estrenó en 2019, con bordado de piedras en estampado geométrico, cinturón joya, falda vaporosa y su increíble tiara haciendo juego con el collar de diamantes. Mientras su hija mayor, la princesa Amalia (18), entró del brazo del padrino de la cumpleañera, el rey Felipe VI de España (54) –ante la comentada ausencia de Letizia (49) y de sus hijas–, con un vestido-capa rosa by Marchesa, con mangas abiertas desde los hombros, escote cuadrado, gargantilla de diamantes y clutch metalizado. Y el gran detalle fue la tiara de estrellas y diamantes que pertenece a su madre, una joya del siglo XIX. También estuvieron presentes el príncipe Federico de Dinamarca con su esposa Mary, la princesa Victoria de Suecia con su hija Estella, la princesa Marta Luisa de Noruega con su prometido, el chamán Durek, la reina Matilde de Bélgica con su heredera Elisabeth, Guillermo y Stephanie de Luxemburgo con su pequeño hijo Charles, Pablo y Marie. Chantal de Grecia con su hija Olympia y Kyril de Bulgaria, entre otros. Los grandes ausentes fueron los miembros de la Casa Real del Reino Unido y los príncipes de Mónaco. Aunque el comentario que se repitió durante toda la Gala se centró en la figura de la reina Letizia, quien dicen que no siente gran simpatía por el príncipe Haakon ya que él le habría presentado una ex novia a Felipe y que por esa razón no habría viajado ni le habría permitido hacerlo a sus hijas. Hubo brindis, un emotivo primer discurso de la joven princesa y un salón repleto de importantísimos regalos. Máxima y Guillermo le obsequiaron unos aros colgantes de oro con diamantes; el rey Felipe VI un cuadro, la princesa de Bélgica también aros de diamantes; mientras sus abuelos, los reyes Harald y Sonia, la sorprendieron con un brazalete de diamantes que perteneció a la princesa Ragnhild y un anillo del joyero personal de la monarca. Además, por sus 18 recibió su primera condecoración extranjera de la “Orden del Elefante” –regalo que le envió la reina Margarita, y recibió de manos de Federico y Mary de Dinamarca–, que es un pequeño elefante pintado y estampado con el monograma de la Casa Real y que es una de las órdenes de caballería más prestigiosas y antiguas de Europa que representa a las coronas de Austria y España y que sólo la tienen 890 personas en el mundo. Así Ingrid celebró sus 18 y arrancó el camino de una nueva vida como una prometedora “royal”.

es-ar