ROMANTICA LUNA DE MIEL EN PARIS

BELEN LUDUEÑA Y JORGE MACRI

2022-11-23T08:00:00.0000000Z

2022-11-23T08:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/281681143882631

FOCO

Si bien fue fugaz, la Luna de Miel estuvo a la altura de la gran boda que celebraron María Belén Ludueña (36) y Jorge Macri (57), el sábado 12, en La Rural. El domingo 13 de noviembre, el flamante matrimonio voló a Francia para cumplir uno de los grandes sueños de la conductora: conocer París. “Elegimos Paris para pasar nuestra luna de miel porque es una ciudad que siempre me gustó y no pude conocer. Teníamos ese viaje pensado antes de la pandemia y por una razón u otra lo fuimos postergando. Salimos al día siguiente del casamiento, el domingo a la noche. Llegamos el lunes a la tarde y dejamos todo en el hotel y nos fuimos a ver la Torre Eiffel iluminada. Realmente es imponente y muy romántico”, le confesó la periodista a CARAS, a su regreso a Buenos Aires. “Fueron cinco días que nos alcanzaron para conocer y recorrer casi todo. Nos despertábamos temprano para aprovechar el día al máximo, caminamos mucho, tomamos subte que es la manera más rápida y fácil para trasladarse y disfrutamos de la famosa patisserie. Todos los días una baguette distinta. El pan que tienen es riquísimo”, explicó Belén, que no se privó de degustar la refinada cocina francesa. “Como muchos de los que van a París, quise hacer la foto señalando la pirámide del Museo del Louvre. Jorge me cumplió el deseo y logró una gran foto; cuando quise hacer lo mismo con él, no me salió ¡Un desastre!”, dijo entre risas la figura de América TV. “Una tarde de sol aprovechamos para ir a Sacre Coeur y ahí le agradecimos a la virgencita. Nos encontramos con varios argentinos ahí. En la puerta nos pusimos a cantar con un artista que la rompe con la guitarra que se llama @guitobjoseph. Cuando ya habíamos recorrido varios de los puntos turísticos, un argentino que vive en Paris nos recomendó ir a caminar por un barrio muy lindo que se llama Le Marais, donde está la plaza de los Vosgos y la casa de Víctor Hugo. Divino. Muy buena sugerencia”, le agradeció al anónimo turista. “Fue un viaje corto pero necesario para volver a nuestras respectivas rutinas y trabajos. El broche de oro para un casamiento muy feliz que disfrutamos con los más queridos”, concluyó.

es-ar