“CELEBRAMOS EL AMOR”

FLOR PEÑA Y RAMIRO PONCE DE LEON

Por Gaby Balzaretti

2022-11-23T08:00:00.0000000Z

2022-11-23T08:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/281865827476359

CARAS

El tenue sol que, finalmente y gracias a todos los rituales mundanos –cruz de sal y huevos–, logró ganarle la pulseada a la lluvia y comenzaba su camino para esconderse tras los coloridos cerros salteños fue el marco perfecto para ese sendero entre viñedos, a 1660 metros sobre el nivel del mar. En una lenta marcha por las huellas de tierra, un Ford Mustang clásico, descapotable, del ’64, se convirtió en la perfecta imagen de la mejor película romántica. Sentada, en la parte de atrás, la novia iba rumbo al altar. Y, rompiendo las tradiciones que no quería para su boda, Florencia Peña (47) lucía su gran sonrisa de orgullo junto a sus tres grandes amores, Tomás “Toto” (19) y Juan Otero (12) y el pequeño Felipe “Pipe” (5) Ponce de León. Apenas habían transcurrido unos minutos de las 17; hora de la cita oficial en el Altalaluna Boutique, el hotel fundado sobre una casona de 1892 con grandes galerías en su estilo colonial-español, ubicado en Tolombón –localidad sobre la Ruta 40, de sólo 300 habitantes–, de apenas 20 habitaciones, y a 14 kilómetros de Cafayate, en medio de un paisaje de ensueño. Flor y el abogado salteño Ramiro Ponce de León (48) se habían conocido en 2013, precisamente en la boda de Freddy, uno de los hermanos de él –que se casó con su amiga desde hace más de veinte años, Delfina Olive, quien durante la recepción cantó jazz–, y habían comenzado una relación que, al principio, se dividía entre viajes de ida y vuelta, hasta que en 2017 nació “Pipe”, y allí la pareja se estableció en una casa de un country y comenzó a armar su gran hogar en las afueras de Salta. La boda no era un tema importante para ellos; sin embargo cuando “Rama”, como ella lo llama, se lo propuso no lo dudó un minuto. “Aunque como tenemos muchos amigos y familia en los dos lados, decidimos tener también dos bodas. Una en Salta, más ìntima y muy romántica y otra, el 2 de diciembre, en Benavídez, para todos los amigos de Buenos Aires”, aseguró la actriz. Y ningún detalle quedó librado al azar. Claudia Villafañe con su empresa “Plan V” se encargó de armar –muchos viajes desde junio– la gran fiesta que se realizó en el Altaluna que en su entrada principal tenía una pizarra que decía: “Toda aventura comienza con un SI“. La noche del jueves los 170 invitados –entre los que los únicos famosos fueron Georgina Barbarrossa, Nancy Pazos, Julieta Novarro y Dan Bretman– fueron agasajados con un coktail. “¡Estoy tan ansiosa que no me aguanto más!!!”, les confesó la nerviosa novia que durante meses había planeado cada detalle de la que se convertiría en su primera boda. Ramiro Arzuaga y Eugenia Remis, con su arte, se encargaron de embellecer aún más los ambientes del lugar y todo el parque –sobre el que se montó una pista para bailar “mirando las estrellas” y varias carpas– y en donde también se realizó la ceremonia Civil encabezada por una jueza de Paz y dos amigos de la pareja. Desde muy temprano, la novia comenzó sus preparativos. Make Up y peinado con Nano Maldonado y su Stylist Maggie Mellas. “Todo se pensó en contexto del lugar. Por eso se decidió un look boho chic con transparencias, importante escote y detalles bordados con canutillos y el cabello recogido”, según había anticipado. Y todo fue perfecto. Flor sorprendió con un vestido largo de Camila Romano, muy sexy, con la espalda descubierta –que dejó al descubierto las frases tatuadas, “Reir me hizo invencible no como las cosas que siempre ganan sino como las que nunca se rinden”y“La máxima victoria es la que se gana sobre uno mismo”– que acompañó con sandalias by “La chica de los stilettos” y aros de Gabriela Capucci. Mientras el novio y los tres hijos de ella lucieron trajes en color crudo de Cynthia Martos que él llevó con zapatos de Pizzoni y los chicos con zapatillas Fausto Milano y accesorios The Urban Concept. “Mi vida entera es adrenalínica y mi casamiento no podía ser menos”, confesó la actriz. “¡Te enamoraste de mí y de mi locura! Amo ser tu compañera de vida. Siempre te voy a

es-ar