Publication:

Fortuna - 2021-04-06

Data:

El grano, antes que el dólar oficial

Economía

MARIANELA DE EMILIO*

PANORAMA AGROPECUARIO Las reservas brutas del Banco Central alcanzan a u$s 39.834 millones y en el territorio agrícola del país, en silos y a campo, hay un total de 100 millones de toneladas de granos sin liquidar, que representan u$s 37.987 millones si fueran comercializados a los precios actuales de exportación. El campo entonces potencialmente posee el equivalente a las reservas de divisas del Banco Central; veamos qué significa esto realmente. Marzo, además del inicio del ciclo lectivo escolar, es el mes en el que culmina la definición de volumen de cosecha de los cultivos de primaveraverano en el país: soja, maíz, girasol y sorgo por mencionar a los cuatro principales. Mientras la cosecha de girasol avanza sobre más del 60%, el maíz y el sorgo recién inician la cosecha de los primeros lotes, y la soja, aún a campo, sigue sufriendo las inclemencias del tiempo de esta difícil campaña 20/21: sequía, heladas tempranas, etcétera. Si nos centramos en el volumen de grano físico sin liquidar, es decir, que no ha sido vendido y/o cobrado, tenemos saldo de soja y maíz de la campaña pasada, la 19/20; hay trigo 20/21 aún no liquidado, y el grano nuevo cuya cosecha seguirá avanzando los próximos meses. Para dar precisiones de existencias físicas en silos de grano viejo y potenciales existencias a campo de grano nuevo veamos el resultado de restar a estas existencias las ventas con precio realizadas por la industria y la exportación, según los últimos registros informados por el ministerio de Agricultura. Existencias físicas de cosecha 19/20 y potenciales de cosecha 20/21. En soja, existen 51,8 millones de toneladas; en maíz, 38,1 millones de toneladas; en sorgo, 1,5 millones de toneladas; en girasol, 1,06 millón de toneladas, y en trigo, 7,6 millones de toneladas. De esta manera, la suma de granos sin liquidar es igual a 100 millones de toneladas. La Argentina consume en el mercado interno el 30% del trigo, el 20% del maíz y el 10% de la soja que produce; el resto —70% de trigo, 80% de maíz y 90% de soja— tiene destino de exportación: El sorgo y el girasol, con volúmenes producidos muy inferiores, tienen una mayor proporción al consumo interno como forraje y aceite, respectivamente. Si hoy pusiéramos los 100 millones de toneladas de los diferentes granos sobre barcos para ser exportados recibiendo el precio FOB, el valor de mercadería sobre el buque, ya internacionalizada, ¿cuál sería el valor potencial de este volumen traducido a divisas que ingresarían al país? La soja aportaría u$s 26.211 millones; el maíz, u$s 8.839 millones; el trigo, u$s 1.854 millones: el sorgo, u$s 390 millones, y el girasol, u$s 693 millones. Todo eso da los u$s 37.987 millones, tan similares al volumen de reservas brutas del Central. Siguiendo adelante con la valuación de los granos sobre los precios de exportación ¿qué volumen de divisas quedaría en las arcas del estado nacional en concepto de retenciones? Recordemos que la escala de retenciones es la siguiente: soja 33%; maíz, trigo y sorgo 23% 12%, y girasol 7%. El aporte de cada grano en concepto de retenciones a estos niveles resultaría u$s 8.650 millones de parte de la soja; u$s 1.330 millones, maíz, trigo y sorgo, y u$s 48,5 millones, el girasol. En total, u$s 10.028,5 millones, equivalente al 25% de las actuales reservas del Banco Central. La hipótesis de liquidación de granos muestra que casi el 70% de ingreso de divisas vendría de mano de la soja, así como el 86% del ingreso en concepto de retenciones. A las puertas de una nueva cosecha, con precios internacionales excelentes, hay 100 millones de toneladas por liquidar y un potencial ingreso de divisas que daría un leve respiro a la macroeconomía nacional. El ritmo de liquidación de soja, el grano que más divisas aporta, viene casi 30% más lento que el año pasado a igual fecha debido, por un lado, a la pérdida de cosecha por sequía en muchas zonas productoras, y por el otro, a la incertidumbre que percibe la empresa agropecuaria, que no liquida más granos que lo necesario para cumplir obligaciones ya que observa a la soja una moneda de cambio más dura que el dólar oficial. El desdoblamiento cambiario, que resulta en una brecha del 36% entre el dólar oficial y el MEP, representa una retención más a la hora de liquidar soja a un tipo de cambio de $ 91,36 por dólar y abordar costos y/o comprar Dólar MEP a un tipo de cambio de $144 por dólar. *INGENIERA AGRóNOMA MAGISTER EN AGRONEGOCIOS

Images:

Categories:

Kiosko Perfil

Revistas

© PressReader. All rights reserved.