Publication:

Fortuna - 2021-06-08

Data:

Cuando la clave es reinventarse

Sumario

MARTÍN SANDOVAL*

Por qué a pesar del difícil contexto laboral, al que se suma la situación sanitaria incierta, hay oportunidades para aprovechar. Ideas que permiten repensarse, aprender y planificar a futuro. La razón te guía desde A hasta B. Con la imaginación, puedes ir hasta donde te plazca (Albert Einstein)”. El estado mental al que nos lleva lo que llamamos pandemia laboral nos puede conducir a varios caminos. La psicoterapia Zen nos enseña como uno de sus pilares la aceptación de la realidad que nos rodea. Aceptación en el sentido que hay situaciones macro y de contexto que no podemos cambiar individualmente, aunque tenemos muchas opciones para cambiar nuestra realidad cotidiana y el contexto micro. Es cierto, se hace complejo y corremos el riesgo de reaccionar frente a esta coyuntura con un estado de confusión o de negación. El estrés, en este contexto, está a la orden del día y se incrementa por una situación sanitaria incierta. De todos modos, la vida laboral sigue y siempre hay oportunidades para aprovechar. Acá compartimos algunas claves de cómo podemos reinventarnos en el aquí y ahora. REINVENCIÓN. Dos autores clásicos del management moderno como son Gary Hamel y C. K. Prahalad demarcaron la estrategia final que debe seguir una organización con el objetivo de crear los mercados del mañana, delimitando que el mejor modo es reinventarse teniendo conciencia de acción a largo plazo. El futuro parece alejado como consecuencia de la necesidad de operar en el presente y lo inmediato, y actualmente se suma la Pandemia. Estos autores sostienen que la mejor ventaja competitiva de una compañía es su visión de futuro, buscando en su ADN qué le da sentido a su misión y qué puede efectuar mejor que sus competidores y que sea difícil de copiar. La consideración del entorno cambiante y veloz, incierto, ambiguo y complejo, obliga a tener en cuenta que los factores de éxito presentes deberán ser adaptados e incluso cambiados con el fin de mantenerse en el mercado en forma vigente. En este sentido los líderes juegan el rol más importante planteándose dos temas importantes. Por un lado, son quienes deben visualizar e imaginar cómo será su empresa dentro de diez años, independientemente de su tamaño. Esto implica elevarse y tener una visión de helicóptero por encima de los asuntos que se requieren en el corto plazo. Este desafío es particularmente difícil en Argentina. Por otro lado, los líderes deben determinar qué son como empresa, cuál es la capacidad volverlos distintos y diferentes. El liderazgo actual no asegura el mercado del futuro. Tanto Hamel como Prahalad sostienen que la transformación (agregamos, digital) de la organización puede efectuarse mediante la planificación estratégica de objetivos a mediano y largo plazo, pudiendo ser revolucionarios aunque de aplicación paulatina y evolutiva. La estrategia empresarial y el liderazgo pasan a constituir el modelo de llevar a la organización a un escenario muy distinto del presente y donde se encuentran las reales oportunidades de negocio. La gestión de los recursos con los que la empresa cuenta (tanto los activos tangibles como los intangibles) se convierte en el punto central a considerar. APRENDIZAJE. Yuval Harari, historiador y escritor israelí, dice que el proceso de reinvención empieza por des-aprender lo que uno sabe más que aprender contenidos nuevos. Por su parte, Nelson Pérez Alonso, CEO de Claves, asegura que “las habilidades van a pasar por la capacidad de reinventarse. Tradicionalmente, en la primera parte de nuestras vidas aprendíamos algo que aplicábamos en la segunda parte; podías aprender a ser contador, y en la segunda parte, aplicar lo que aprendiste y ejercías de eso”. Lo que sucede hoy en día es “que la gente no ejerce de lo que aprendió sino que se debe reinventar todo el tiempo y no una, sino varias veces”. En definitiva, es momento de reinventarnos laboralmente como individuos, empresarios, ejecutivos, profesionales, emprendedores, políticos. El desafío es sistémico, individual y colectivo. El momento es crítico y el contexto de la Pandemia, acuciante. Nos merecemos un destino laboral promisorio, con una clase política y dirigente a la altura de las circunstancias, que genere las condiciones para la creación de empleo genuino y de calidad, con un proyecto de país claro, a largo, mediano y corto plazo. Es también, una oportunidad para lograr una convivencia armoniosa y eficaz, de todos los actores del mercado laboral argentino.

Images:

Categories:

Revistas

© PressReader. All rights reserved.