Publication:

Fortuna - 2021-10-06

Data:

¿Por qué Santilli le ganó al kirchnerismo y sigue creciendo?

Dossier

DE CARA A NOVIEMBRE

Cómo es la estrategia de Santilli para ganarle nuevamente al kirchnerismo en las elecciones legislativas de noviembre. Claves para entender su fuerte posicionamiento en la provincia de Bs. As. Lo hacemos con la gente o no se hace, no hay otra opción”. La definición de Diego Santilli marcó el eje de la campaña a fines de 2020 cuando la idea de competir en el distrito más densamente poblado, desigual, extenso y diverso del país empezó a tomar forma: quería ganar Buenos Aires, el bastión donde el peronismo gobernó casi todo el tiempo desde el regreso de la democracia en 1983. Así se fueron armando equipos con el correr de los meses con la premisa básica de tener muchos recorridos, apuntar a zonas donde no siempre van los candidatos, el concepto de “poner el cuerpo, estar” que acuñó Santilli se basaba en el convencimiento de que el kirchnerismo que encarnaba Victoria Tolosa Paz en la Provincia estaba alejado de la gente, que nadie los escuchaba, que nadie tomaba nota de sus reclamos. Territorialidad. Presencia. Militancia. Recorridas por 100 municipios. Equipos de comunicación y prensa trabajando los siete días de la semana para comunicar la campaña. Santilli conformó entonces lo que consideró era la única opción de tener posibilidades de ser exitoso en su objetivo de ganar la Provincia: escuchar las necesidades, analizarlas y proponer. Santilli sabe muy bien que la diferencia no está en lo que se “dice”, sino en lo que se hace. Buscó entonces un jefe de campaña con experiencia territorial y confiable; Néstor Grindetti naturalmente encarnó ese lugar y junto a su jefe de Gabinete, Diego Kravetz, sumaron intendentes y referentes del indómito y empobrecido Conurbano. Allí entonces comenzaron, sin medios de comunicación la mayoría de las veces, las recorridas y charlas con vecinos de cada barrio. Santilli sumó entonces los apoyos de dirigentes que le permitieron armar el croquis de la campaña venidera, focalizando el Conurbano, pero sin descuidar las zonas rurales como Olavarría, Tandil, donde su rival Facundo Manes prometía hacer un gran desempeño. “No se agrede, no se descalifica, así va a ser esta campaña, nuestro adversario es el kirchnerismo y los problemas de la gente, hay que dejarse de joder con chicanas, cosas que restan”, repitió como un mantra Santilli a sus colaboradores durante los meses de armado electoral. Así llegó entonces el momento del agravio y las primeras declaraciones de candidatos opositores, declaraciones inoportunas en su contra, pases de facturas, críticas y el ahora ex vicejefe eligió el silencio casi siempre. Quienes lo conocen afirman que la preocupación por la pobreza en el Conurbano y el aumento desmedido de la inseguridad en la provincia es total y su equipo ya está trabajando en soluciones concretas y proyectos de ley que dan respuesta a estas problemáticas. Santilli sabe que el futuro lo liga directamente a la candidatura natural a la gobernación, pero su entorno tiene claro que lo único que quiere el candidato de cara a 2023 son proyectos que puedan mejorar la vida de los vecinos, no confrontar ni rivalizar con ningún otro candidato, porque hay problemas lo suficientemente serios que resolver y son urgentes. Así entonces, el Centro de Monitoreo Urbano, “los ojos de la Ciudad” como lo llaman internamente, será una de las banderas que exhibirá Santilli. El Centro con el equipamiento más moderno de Latinoamérica y que el propio jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, se encarga de ponderar siempre que puede, es la prueba del resultado de la eficiencia en la gestión: es una de las pocas áreas de la política en la que los datos dan un contundente respaldo: 50% menos de delitos, 60% menos de robos de motos, sólo para citar algunos casos. El fin de la grieta es parte de la idea que bosquejó Santilli junto a Rodríguez Larreta para la campaña. “La grieta es entre los que roban y los que laburan, entre los que quieren estar mejor y los que quieren que todo empeore, los que generan tranquilidad y los que quieren caos, esa es la grieta”, razona Santilli en privado en sus recorridas diarias. La Territorial, los intendentes, los referentes locales, todos fueron aportando material, ideas, información sobre las problemáticas de los distritos. Pobreza, inflación, inseguridad, los mismos problemas se repiten casi en todos los municipios. El Conurbano más violento donde la inseguridad es el peor de los males junto con la pobreza adolescente le permitió al candidato exhibir cifras de la gestión porteña, explicar cómo iba a poder trabajarse en Provincia y presentar propuestas y proyectos puntuales. Recorridas. También tuvo sus recorridas en la zona rural: “una provincia antes y una después de la ruta 6”, repite para discernir entre las problemáticas del campo y los grandes centros urbanos. Su buena relación con buena parte de los intendentes de todos los colores políticos le dio la posibilidad de recorrer sin problemas llevando su mensaje de cambio de época. Incluso los últimos días confirmó el apoyo de dirigentes que veían con buenos ojos apoyar a Jorge Macri a principio de año y que se comen zaron a nuclear para imponerse en noviembre al kirchnerismo. El peronismo bonaerense no fue refractario, lo recibió y más allá de las diferencias partidarias, el reconocimiento y la conversación permanente con dirigentes hoy enrolados en otras fuerzas políticas fue determinante en el triunfo de las PASO. “Valoramos que no venga a tirar piedras, que sepa el trabajo que hacemos con los recursos que tenemos, acá todos buscamos que la gente esté mejor, no otra cosa, y si le toca gobernar, no vamos a ser un problema para él” se sinceró un dirigente matancero que camina junto a Fernando Espinoza hace más de una década. De cara a noviembre, Santilli sostiene las recorridas, siempre en micro presentaciones para poder estar cerca de los vecinos y proponiendo un cambio de época en la Provincia. En su intimidad valora los avances de María Eugenia Vidal durante su gestión y sabe que es una pieza fundamental para seguir creciendo ahí. Nadie se aventura, nadie se precipita y la premisa es no adelantarse, pero todos saben en Juntos que una vez logrado el triunfo en noviembre, terminados los festejos se iniciará un periodo de análisis para bosquejar su próximo desafío: gobernar la provincia de Buenos Aires incluyendo el peronismo desencantado del kirchnerismo, tejiendo consenso con los intendentes y convocando al sector privado como articulador de un estado moderno y dinámico. Los resultados de las PASO significan que los argentinos no quieren el modelo de país que propone el oficialismo y saben que otra Argentina es posible, en donde haya planificación, orden y transparencia. Los bonaerenses le dijeron basta a la improvisación, a los privilegios, el desorden, los atropellos, la inflación, la falta de trabajo y la pobreza que crece sin parar. Los votos son el resultado de las convicciones de un pueblo y “Juntos” sabe que representa a una gran parte. Seguirán trabajando para proponer un modelo de país que incluya a todos, en donde sea posible crecer y mejorar el presente para poder proyectar a futuro, buscando consensos amplios y acuerdos sostenidos en el tiempo. Santilli sabe muy bien que hay un desafío que supera el de ganar las elecciones, hay que transformar de una vez por todas la Provincia de Buenos Aires, y esa transformación debe comenzar hoy.

Images:

© PressReader. All rights reserved.