Publication:

Fortuna - 2021-10-06

Data:

En el corazón del Reino Unido

Turismo

Cuna de Shakespeare y The Beatles el país tiene un sinfín de edificios, monumentos y espacios emblemáticos para visitar y recorrer. Historia en cada rincón. Habiendo sido la cuna de Shakespeare y The Beatles el país tiene un sinfín de edificios, monumentos y espacios emblemáticos para visitar y recorrer. La historia se palpa en cada rincón y se materializa en palacios, catedrales, puentes y torres que guardan relatos apasionantes de monarcas y distinguidas figuras a lo largo de los siglos. Inglaterra es el territorio más extenso y poblado del Reino Unido, estado unitario y soberano compuesto además por Irlanda del Norte, Gales y Escocia. Londres es la capital de Inglaterra pero también es la capital la del Reino Unido por lo que muchas veces se genera confusión y se cree que Inglaterra y Reino Unido son lo mismo, pero no lo son. Aclarado este punto, que puede generar inconvenientes para los turistas a la hora de organizar una visita a este país, hay una serie de sitios clave para tener en cuenta e incorporar en el itinerario. El país inglés y su capital tienen infinidad de íconos indiscutibles que van desde edificios y puentes a vehículos y personajes del mundo del espectáculo que hacen que la visita se extienda por varios días para poder verlos todos. Para empezar, no cualquier destino tiene un autobús que lo represente, como es el caso de los buses de dos pisos y color rojo que inundan las calles citadinas y realizan más de mil rutas, siendo una de las opciones preferidas por los turistas para recorrer y conocer cada punto de Londres. Uno de los más emblemáticos es el Tower Bridge o Puente de la Torre que ofrece vistas panorámicas sobre el río Támesis y, en su interior, invita a un recorrido por el Londres victoriano, la historia y la arquitectura, además de la posibilidad de atravesar una pasarela de 42 metros sobre el río con piso de vidrio que permite ver la ciudad de una manera diferente, dejando el bullicio londinense en otra perspectiva. Desde esta construcción emblemática se puede observar la Catedral de San Pablo, otra parada indiscutida en Ludgate Hill, el punto más alto de la ciudad. Con una altura de 110 metros es la segunda catedral más grande del mundo, justo por detrás de la Basílica de San Pedro de Roma. Con más de 350 años es la catedral de Londres, sede de la diócesis y del obispo local, perteneciente a la denominada Iglesia de Inglaterra. En su interior se han llevado a cabo celebraciones memorables como el funeral de Winston Churchill y la boda del príncipe Carlos y Lady Diana. Uno de sus grandes atractivos es su cúpula, compuesta por tres galerías circulares. Luego de subir 257 escalones se llega a la primera la Galería de los Susurros, situada a 30 metros de altura. Se trata de un lugar con una increíble acústica en el que se puede oír hasta el más mínimo sonido producido en el extremo opuesto de la cúpula. 376 escalones más arriba se ubica la Galería de Piedra, con increíbles vistas que solo son superadas por las de la Galería Dorada, un poco más arriba, a 85 metros de altura. Siguiendo con los símbolos religiosos de la ciudad, la Abadía de Westminster es una iglesia gótica anglicana del tamaño de una catedral. Es la más antigua y popular de Londres ya que en su interior se coronaron a todos los reyes de Inglaterra y se celebraron tantas otras bodas y funerales. A su lado se emplaza el Palacio de Westminster, uno de los edificios más importante del Reino Unido, antiguamente residencia real y actual centro legislativo del gobierno donde se reúnen los Lores y los Comunes para dirigir el país desde el 1512. La estructura actual es del siglo XIX, cuando el palacio fue reconstruido tras el incendio de 1834, y cuenta con más de 1.000 habitaciones entre los que se incluyen varias salas de reuniones, bibliotecas, comedores, bares y hasta gimnasios, 11 patios y 3 kilómetros y medio de pasillos. Algunas de estas zonas pueden ser visitadas por los turistas los días sábados por unos 15 euros. Además, la torre del Big Ben, construida en 1858 junto al nuevo Palacio de Westminster, es un peculiar edificio de 106 metros de altura construido en un estilo gótico que alberga cuatro enormes relojes situados en sus caras. Hoy en día se ha convertido en un símbolo de la nación y sus campanadas son transmitidas a diario por la cadena de radio de la BBC, la estación más importante del país. Inglaterra tiene tanta historia y Londres tiene tanto para ver que es difícil salir de la ciudad, pero en otros puntos del país también hay más. A tan solo 50 kilómetros del centro urbano se encuentra Essex, uno de los cuarenta y siete condados de Inglaterra cuya capital es Chelmsford. Allí está Hylands House, una elegante villa neoclásica con habitaciones de época meticulosamente restauradas de las épocas georgiana y victoriana. Las últimas remodelaciones se hicieron en 2007 y, cargada de historia y hermosos paisajes, es un lugar fascinante para recorrer. Está abierto para los turistas todos los días desde las 7.30 AM, modificando su horario de cierre según la época del año. Para quienes quieran sumergirse en la historia del célebre William Shakespeare deben dirigirse a Stratford-uponAvon, municipio situado en Warwickshire al sur de Birmingham donde se encuentra la casa del dramaturgo y donde nació y murió hace ya más de 405 años. Por otro lado y de otras características, a menos de dos horas de la capital se levanta el monumento megalítico de Stonehenge. Con una historia de casi cinco milenios, este monumento prehistórico forma parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO y de las 7 Maravillas del Mundo. A lo largo de los años se han desarrollado diferentes teorías sobre su origen y propósito, aunque aún no hay certezas de cómo los hombres, en aquel momento y con herramientas primitivas, pudieron mover estas piedras y disponerlas de esta manera.

Images:

© PressReader. All rights reserved.