Publication:

Fortuna - 2021-11-02

Data:

Un SUV compacto, eficaz y sofisticado

Sumario

CLAUDIO CELANO GóMEZ

Con un motor 1.2 litros y una potencia de 132 CV, la segunda generación de este modelo presenta muchas mejoras, en la que se destaca su menor consumo. Diseño más moderno, confort interior y gran equipamiento acompañado por tecnología. La segunda generación de la Chevrolet Tracker Premier tiene un nuevo diseño, más moderno y robusto, con líneas que varias líneas que recorren el vehículo, desde su gran parrilla frontal central hasta los faros traseros. La habitabilidad es muy buena para cuatro adultos, ya que en el sector trasero el espacio para las piernas y la distancia hasta el techo son destacadas. No sucede lo mismo con la persona que ocupa la plaza central, donde el espacio es un poco más limitado y el respaldo un poco más duro porque “esconde” un apoyabrazos y apoyavasos plegable, muy cómodo si solo van dos personas atrás. Ese espacio central también se ve reducido por el túnel de transmisión del piso. La comodidad también se encuentra rápidamente cuando uno se sienta frente al volante. Las butacas son amplias y muy cómodas, y gracias al ajuste en altura) y ciertas modificaciones que en la columna de dirección (altura y profundidad), la posición de manejo ideal está garantizada para todos. Además, la zona de controles está conformada por un tablero que combina instrumentos analógicos (velocímetro y tacómetro) con digitales (nivel de combustible) y un display central para la muy completa computadora de a bordo. Este sin dudas es uno de los puntos más sobresalientes de la Chevrolet Tracker Premier. La pantalla es un LCD sensible al tacto de 8”, que se maneja muy fácil y muy rápido, en lo que se diferencia de algunos competidores cuya pantalla es realmente lenta. Desde la pantalla se maneja el completo sistema de información y entretenimieto MyLink (con mirror screen), el climatizador (de una zona y sin salidas traseras), el equipo de audio, el bluetooth y el asistente de estacionamiento automático, entre otros. En esa misma pantalla aparecen las imágenes que capta la cámara de marcha atrás. Dentro de este equipamiento también cabe destacar el cargador inalámbrico para celulares, que se ubicó estratégicamente debajo de la pantalla (y por detrás de la palanca de cambios automática), para que se pueda conectar con un cable USB y tener acceso a Android Auto o Apple Car Play. Además, la Tracker tiene un techo solar de grandes dimensiones, volante multifunción y respaldos traseros abatibles (60/40) forman parte de una lista de equipamiento que se advierte generosa y en la que ocupa un rol principal el sistema WiFi con capacidad para conectar varios dispositivos a la vez. En esta versión, la seguridad también ha ganado protagonismo. Además de los airbags (seis, en este caso), control de tracción y estabilidad, y anclajes Isofix, aparecen elementos que pueden marcar alguna diferencia con sus rivales. Entre ellos podemos mencionar, por ejemplo, alerta de colisión inminente con freno automático de emergencia, sensor de ángulo ciego y faros full led regulables en altura. Agrega, además, el servicio de asistencia OnStar. También cuenta con antiniebla, pero solo uno para la parte trasera. Lamentablemente, en esta nueva generación del Tracker los frenos traseros ya no son a disco como empleaban las opciones más equipadas de la generación anterior. Debajo de capot una de las novedades más importantes es el motor, con moderna planta de tres cilindros, 1,2 litros de desplazamiento asistido por turbo que entrega 132 CV. Es un motor que le queda muy bien a esta unidad, y se hace fuerte en la ciudad donde la reacción es siempre oportuna. En cuanto a las prestaciones, llega a una velocidad máxima de 181,5 km/h y acelera de 0 a 100 km/h en 10,7 segundos. El consumo también es destacado, ya que el rendimiento promedio fue de 14 km/l, un número muy bueno, aunque el gasto de combustible promedio en ciudad fue un poco elevado (solo 9,7 km/l). En cuanto al precio, la Tracker de entrada de gama tiene un precio de lista, en la web oficial de Chevrolet, de $ 2.974.900, mientras que la Premier, que es la que testeamos, vale $ 4.408.900.

Images:

© PressReader. All rights reserved.