Publication:

Fortuna - 2021-11-02

Data:

Los agroalimentos, en la mira del gobierno

Sumario

MARIANELA DE EMILIO*

Por un lado, lanzan un plan para promover por las exportaciones; por el otro, mantienen las trabas a las ventas de carnes y maíz, y agregan un control de precios arbitrario. Cómo influyen esas decisiones en las inversiones, el empleo y la producción. En un año de crecimiento del mercado expor t a d o r global, Argentina insiste en restringir la herramienta más genuina de ingreso de divisas: las exportaciones de agroalimentos. Pero, luego el ministerio de Relaciones Exteriores lanza un plan para potenciar las exportaciones y, casi inmediatamente después, la secretaria de Comercio Interior establece la fijación temporal de precios máximos de venta al consumidor. Resultado: la incertidumbre recorre todos los eslabones de la cadena de valor argentina y las proyecciones tienen su ancla en noviembre por las elecciones legislativas. Tomemos al mercado de carnes y maíz. Este año, en mayo, fueron suspendidas las exportaciones de carne bovina por 30 días, para, un mes después, reducir en un 50% el volumen a exportar los meses siguientes. Las exportaciones de carne de cerdo y aves no han sido suspendidas, pero los mecanismos para exportar, sumado a complicaciones en el mercado, han reducido los volúmenes los últimos meses. En cuanto al maíz, uno de los insumos principales de la producción pecuaria, la subsecretaría de Mercados Agropecuarios cerró el registro de exportaciones de maíz por haberse alcanzado el volumen correspondiente para este año. Veamos lo que paso en el mundo para estos cuatro productos y lo que pasó en Argentina, sumando la proyección de lo que pasaría en 2022. ■ Carnes: las exportaciones mundiales de carne bovina, según el informe de Oferta y Demanda mundial de carnes del USDA (Departamento de Agricultura de Estados Unidos), proyectan un incremento del 4% para 2021, comparado con 2020, y se estima que en 2022 crecerá 1,6% respecto a este año, con China como principal protagonista de ese incremento. Al mismo tiempo, en lo que va del año, los precios internacionales de carne bovina tuvieron subas de aproximadamente 20%. La Argentina, por su lado, proyecta una caída de 12% en sus exportaciones respecto al volumen del año pasado, mientras registra desde junio de este año precios de exportación muy superiores respecto a los del año pasado. La proyección hacia 2022 para Argentina es un recorte de casi 6% del volumen a exportar comparado a 2021. En cuanto a carne de cerdo, las exportaciones mundiales proyectan ser casi 1% inferiores a las del año pasado debido a la recuperación de producción porcina en China, pero se espera que aumenten 2% en 2022. En lo que va del año, Argentina ha exportado 2% menos comparado a 2020 y no hay proyecciones hacia 2022. Las exportaciones mundiales de carne aviar en 2021 disminuyeron 0,5% respecto a 2020, pero se espera que el volumen crezca casi 3% hacia 2022. Argentina proyecta exportar 8,5% por debajo del volumen de 2020, mientras los precios de la tonelada exportada crecieron este año 2,6% en dólares, siempre comparado con el año pasado. Según el informe de carnes del USDA, en 2022 Argentina aumentaría sus exportaciones de carne aviar un 20%. Durante la última década, las exportaciones de carne bovina han sido responsables del 76% del ingreso de divisas, las porcinas del 1% y las aviares del 23%. ■ Maíz: las exportaciones mundiales de maíz aumentaron más de 3% este año, comparado al año pasado, a precios internacionales que han crecido en promedio 36%, y se proyecta un aumento del 13% en el volumen de maíz exportado en el mundo. Mientras tanto, Argentina ha aumentado este año 11% el volumen exportado de maíz a precios 34% superiores, mostrando un aprovechamiento oportuno de la suba internacional de precios, Para el año que viene, el USDA proyecta que Argentina exportará un volumen semejante al de este año. Recordemos que Argentina podría ampliar su saldo exportable dado que el consumo interno no exige más del 25% del volumen existente para los meses que restan hasta la próxima cosecha, lo que se traduce en una pérdida de competitividad del 75% del maíz restante y el freno de ingreso de divisas. Veamos ahora el plan exportador lanzado por el ministerio de Relaciones Exteriores. Se trata de un paquete de políticas y herramientas para generar capacidades exportadoras, líneas de financiamiento y asistencia técnica: ■ Capacitación: Se desarrollarán ciclos de capacitaciones con formato de cursos para el comercio exterior, mejora de la productividad, etcétera, en el marco de un programa llamado “Formar para Invertir y Exportar”, que incluye seminarios gratuitos y tres diplomaturas de 120 horas, dirigido al sector público y privado vinculado al comercio internacional. También se brindará asistencia técnica para pymes para la internacionalización de productos, entre lo que se menciona fortalecer la Ventanilla Única de Comercio Exterior (VUCE), simplificar trámites, mejorar procesos y facilitar las exportaciones. ■ Estímulo: se anunciaron líneas de financiamiento y aportes no reembolsables. Una línea de financiamiento de $ 9.000 millones, equivalente a u$s 90,5 millones al tipo de cambio oficial mayorista de octubre, dirigidos a proyectos estratégicos de inversión para empresas medianas y grandes. También, a través del ministerio de Producción, se brindarán líneas de créditos a tasas sibsidiadas. Por último, crédito para bienes de capital de hasta u$s 200 mil a una tasa del 3,5% en dólares. ■ Misiones comerciales: se propone un plan de ferias y misiones comerciales, que involucran más de 400 acciones en diferentes lugares del mundo. Se mencionan destinos variados, entre los que figuran mercados tradicionales y nuevos. En las declaraciones realizadas por los funcionarios, se mencionó la importancia de identificar un camino estratégico, coordinado con el sector privado, dentro del sector público, a nivel nacional y con las provincias, para tener una hoja de ruta única y consistente. Se supone que tendrán en cuenta las propuestas planteadas hace tiempo por cámaras y asociaciones nacionales y provinciales para destrabar las exportaciones de muchos productos con agregado de valor, entre los que se encuentran las harinas de trigo y las carnes bovina, porcina y aviar, que hoy se producen competitivamente, pero son perjudicados en forma decisiva por los altos costos logísticos e impositivos en su camino desde la empresa hasta el buque, lo que eleva los precios FOB, el precio de la mercadería puesta sobre el buque del puerto de origen, ya internacionalizada. En realidad, el plan no hace referencia, al menos en lo publicado durante su lanzamiento, a las barreras actuales a la exportación, que no están no relacionadas con la falta de conocimientos del sector privado en materia exportadora o a la necesidad de asistencia técnica desde el Estado, sino más bien con políticas que provocan un alto nivel de incertidumbre y falta de incentivos. Otra muestra de esas políticas ocurrió a los cinco días del lanzamiento del plan exportador, cuando el gobierno publicó el listado con los productos que se venden en los supermercados que deberán retrotraer sus precios al 1° de octubre y mantenerlos así hasta la primera semana de enero de 2022. ■ Conclusiones: Sí, pero no; así pueden resumirse los anuncios y acciones tomadas por el gobierno en lo que va de 2021: cierre de exportaciones a carnes y granos; propuestas de desarrollo exportador, con énfasis en capacitaciones y financiaciones, pero que mantienen las restricciones previas, y un control de precios arbitrario en los supermercados. Y todo eso pensado solo para las elecciones legislativas de este mes, para entonces barajar y dar de nuevo.

Images:

© PressReader. All rights reserved.