Publication:

Fortuna - 2021-11-02

Data:

Las Grandes Tecnológicas sofocan la innovación

Columnistas

*PREMIO NOBEL DE ECONOMÍA **ASISTENTE DE LA UNIVERSIDAD DE COLUMBIA. COPYRIGHT: PROJECT SYNDICATE, 2021

El desafío de recuperar la prosperidad en el mundo Un cúmulo de evidencia, presentada por el Fondo Monetario I nter nacional y muchos otros, sugiere que las Grandes Tecnológicas están sofocando la innovación a través de sus estrategias de adquisición y sus prácticas competitivas. Si uno cree, como creemos nosotros, que el crecimiento económico se basa en la innovación, entonces debe apoyar una acción urgente para resolver este problema. Más allá de las diversas propuestas legislativas para desarticular a las Grandes Tecnológicas, hay algunos pasos simples que el flamante presidente de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos, Gary Gensler, puede dar para garantizar la responsabilidad corporativa entre las empresas tecnológicas, y para alentar compromisos sostenidos con la innovación para un beneficio compartido de Estados Unidos. Primero, la Comisión de Bolsa y Valores (SEC por su sigla en inglés) puede y debe exigir que todas las empresas públicas en Estados Unidos divulguen claramente cuánto invierten en investigación y desarrollo. Según los patrones contables vigentes desde hace décadas, esta categoría incluye sólo aquellas actividades destinadas específicamente a desarrollar nuevos productos, servicios o procesos, o a realizar mejoras importantes de productos, servicios o procesos existentes. Está expresamente prohibido que las “alteraciones de rutina o periódicas” pequeñas e incrementales califiquen como I&D. Segundo, la SEC debería volver a los informes semestrales, un cambio que está pendiente desde hace mucho tiempo. La investigación sugiere que hay costos elevados asociados con las divulgaciones trimestrales que todas las empresas públicas realizan hoy en día. La formación de un mercado de capital en el que los equipos directivos deben ofrecer constantemente una orientación de rentabilidad ha fomentado una mentalidad cortoplacista con consecuencias económicas adversas y de amplio alcance. Más allá de estas reformas para alentar el cambio desde arriba, la pandemia ha creado una oportunidad para revitalizar la innovación de base. Cuando miramos el futuro después de la pandemia, debemos focalizarnos en fortalecer nuestras instituciones y revitalizar nuestra cultura. Con ese objetivo, apuntalar los cimientos intelectuales de la próxima generación y ofrecerles a las corporaciones flexibilidad para innovar son apenas dos medidas que se pueden tomar hoy. A partir de allí, puede haber muchas más. Si bien los desafíos sociales, financieros y políticos de Estados Unidos siguen siendo más crudos que nunca, podemos hacer un gran esfuerzo en pos de un renacimiento de los valores e instituciones que necesitamos.

Images:

© PressReader. All rights reserved.