Más de nueve décadas en todas las góndolas

Esta compañía nacional tiene más de 90 años de trabajo en el desarrollo del país y en la calidad de sus productos lácteos. Es reconocida por su liderazgo en la comercialización, que abarca a todo el país.

2022-09-13T07:00:00.0000000Z

2022-09-13T07:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/281925956857977

Premios Fortuna

La empresa de comida rápida McDonald´s fue reconocida por la promoción del empleo joven con un premio especial, el cual fue recibido por Eduardo Lopardo, director general, de manos de Luis Ovsejevich, Presidente de la Fundación Konex. Desde que McDonald’s abrió su primer local un 24 de noviembre de 1986 en la ciudad de Buenos Aires se ha convertido en un referente del empleo joven. Actualmente, casi la totalidad de sus colaboradores tienen entre 16 y 24 años y es la compañía que más jóvenes emplea en el país. Eduardo Lopardo luego de recibir el premio expuso en su discurso: “Hoy tenemos en nuestro staff un 85% de jóvenes que cuentan con la primera oportunidad de empleo. Es importante darle eso a un segmento etario donde en todo el mundo hay mayores niveles de desempleo; darles empleo de calidad promoviendo la formación, la cultura del trabajo y la meritocracia en un gran clima organizacional. También creemos que a muchos de esos chicos, con esos primeros pasos, los ayudamos a transformar sus vidas”. En este sentido, Arcos Dorados, el mayor operador de restaurantes McDonald’s en América Latina y el Caribe, fue destacado el año pasado dentro del TOP 10 del ranking de Empresas Comprometidas con las Juventudes, elaborado por el Organismo Internacional de Juventud para Iberoamérica (OIJ) y la DCH – Organización Internacional de Directivos de Capital Humano. El ranking, que reconoce a las empresas del sector privado que promueven soluciones que impulsen a los jóvenes en su transición a la vida laboral y la construcción de su propia autonomía, distinguió el trabajo de la compañía para combatir el desempleo juvenil en los mercados en los que opera. Uno de los principales objetivos de la compañía es acompañar a las nuevas generaciones de toda la región con oportunidades laborales y de desarrollo personal, además de buscar contribuir para reducir el desempleo de los mercados donde opera. Eso se refleja en los restaurantes de Latinoamérica: el 79% de los empleados son menores de 25 años y el 77% se encuentra realizando su primera experiencia laboral. A modo transversal, Arcos Dorados cuenta también con la meta de generar un impacto positivo en las comunidades en las que opera. Con ello como guía, la compañía anunció en agosto de 2021 la apertura, por primera vez en su historia, de los contenidos de la universidad corporativa Hamburger University y puso a disposición, diversos cursos gratuitos. Durante la entrega de los 17° Premio Fortuna, La Serenísima fue reconocida con una mención especial por su Calidad e Innovación en producción. La Serenísima es una compañía nacional con más de 90 años de historia ligada al desarrollo del país y al crecimiento de su gente. Es reconocida por su liderazgo en la elaboración y comercialización de productos alimenticios que se distinguen por su calidad, siendo elegidos por millones de familias argentinas diariamente. El 29 de octubre de 1929, el día en que Don Antonino Mastellone contrajo matrimonio con Doña Teresa Aiello, es la fecha que se considera oficialmente como el día de su fundación. Seis años después, en 1935, la empresa adquirió el primer camión para transportar productos, cuidando que lleguen al consumidor con la calidad original. Poco a poco, los productos de La Serenísima comenzaron a venderse en las pizzerías de la calle Corrientes y en barrios porteños como la Boca y Barracas, donde una fuerte inmigración italiana conocía y apreciaba las bondades de la mozzarella y la ricotta. A lo largo de su historia, la empresa se ha esforzado en pos de la innovación, liderando los principales cambios producidos en la industria alimenticia nacional. Para comienzos de la década del 50 se empezaron a realizar los primeros análisis para comprobar el tenor graso y acidez de la materia prima. Esto trajo como consecuencia que los tamberos entreguen la leche de mayor calidad. En 1960 La Serenísima comenzó a procesar leche pasteurizada, seleccionando la mejor materia prima de los tambos de la Provincia de Buenos Aires. Tras años de intenso trabajo e inversiones, la empresa logró, mediante la pasteurización, solucionar dos serios problemas históricos de la lechería: cubrir la falta de leche durante los meses de invierno y evitar problemas de leche cortada durante el verano. Para 1961 ya vendía los primeros envases de leche pasteurizada, en las primeras botellas de vidrio, de color verde; y en 1962 incorporó la figura del inspector de tambos. En el año 1964 creó el Laboratorio Microbiológico, que controla y verifica la calidad de la leche procesada. Los avances siguieron y la producción se diversificó en yogures, dulce de leche, manteca, etc. Décadas más adelante, en 1999, La Serenísima se convirtió en la primera marca de Argentina en certificar que la totalidad de la leche cruda contenía menos de 100.000 bacterias por mililitro un instante antes de la pasteurización, y fue la primera empresa cuyos productos fueron elaborados con leche provenientes de tambos oficialmente libres de brucelosis y tuberculosis. Hoy en día, y tras años de innovación, La Serenísima cuenta con nueve plantas elaboradoras, seis plantas de calificación y más de 3.500 colaboradores directos.

es-ar