¿La calma que precede a la tormenta?

El blanqueo en la construcción mantiene tranquilo a los dólares alternativos, pero eso puede variar en forma rápida. La tasa sube y condiciona el nivel de actividad. Cosecha, inflación y PBI.

*TITULAR DE LA CONSULTORA SALVADOR DI STéFANO Y ASOCIADOS, DE ROSARIO

2022-11-15T08:00:00.0000000Z

2022-11-15T08:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/282325388960299

Economía Tu Dinero

El blanqueo en la construcción mantiene tranquilos a los dólares alternativos, pero eso puede variar en forma rápida. La tasa sube y condiciona el nivel de actividad. Cosecha, inflación y PBI. Desde hace algunos meses el dólar paralelo cotiza en torno de $295 y pareciera estar con la tranquilidad que precede a las tempestades. El gobierno, para poder financiarse a través del mercado interno, se ve obligado a emitir deuda a tasas muy elevadas; de lo contrario, el mercado no le presta. Qué pasará con la cosecha, la inflación y el PBI durante 2023 y 2024. —¿Cómo viene el último trimestre del año? El gobierno tendrá que afrontar un déficit fiscal estacionalmente muy elevado para el último trimestre del año, más de un millón de millones de pesos, y tendrá que financiarlo con el mercado ya que se comprometió a no emitir más pesos. —¿Tampoco tiene crédito externo? —El mercado externo está cerrado para Argentina, no hay financiamiento genuino de los mercados, mientras que algunos organismos financieros internacionales harán aportes muy puntuales. —¿Cómo ves las tasas? —Las tasas de pesos están de nuevo en franco ascenso. El mercado está empachado de deuda en pesos. Hasta ahora todo lo que el mercado pidió, el Estado otorgó. Primero el mercado le pidió altas tasas en pesos, luego instrumentos financieros que se ajustan por inflación, luego que se ajusten por dólar linked (mayorista) y, finalmente, le pidió un bono dual que se ajustará por dólar linked o índice de inflación, el que fuera mayor. Evidentemente el Estado está al salto por un bizcocho, lo que le tiren lo agarra. —¿De qué tasas estamos hablando? —Estamos hablando de tasas en pesos del orden del 130% anual mientras que las tasas en pesos ajustadas por inflación rondan el 6,0% anual con bonos que vencen en 2023 y 13,0% anual con bonos que vencen en 2024. —¿Cuánto vence? —Hasta ahora $10.094 millón de millones, una torta monumental; el mayor monto vence en el segundo trimestre, y le sigue el tercer trimestre. —Justo antes de las elecciones. —Correcto, nos enfrentamos a una montaña de vencimientos que el mercado no quiere renovar después de las elecciones, porque teme algún reperfilamiento de deuda. Sería central que los candidatos de la oposición comiencen a dar pautas de qué harían si llegan al poder. —¿Qué sucede con el dólar? —El dólar está muy pisado, el blanqueo que está vigente para la construcción hace que las empresas estén vendiendo dólares para blanquear pesos. —No entiendo. —Si las empresas blanquean dólares y los ponen dentro de sus balances, lo tienen que contabilizar a dólar oficial y, cuando los vendan a dólar bolsa, tendrán una utilidad que pagará impuesto a las ganancias. Si venden el dólar en el mercado informal e incorporan pesos no pagarán el impuesto a las ganancias. —¿Entonces? —Los blanqueos ayudan a que se genere una sobreoferta de dólares muy importante y esto mantiene pisado al dólar blue. No hay tantos billetes para abastecer la demanda de pesos en el mercado. —¿Cuándo se termina el blanqueo? —La primera etapa, a mediados de noviembre; sin embargo, podría comenzar un blanqueo para importadores, esto busca que el dólar blue esté ofertado. —¿Tendremos al dólar blue muy ofertado? —Claro que sí, pero cuidado, el precio del dólar blue en el mercado debería ubicarse, al día de la fecha, en torno de $ 330. Si el gobierno sigue presionando al mercado de pesos y las tasas continúan con el sendero alcista, no podemos descartar que se produzca una rápida recuperación de precios y que la suba no se detenga en $ 330 alcanzando para fin de año una cotización cercana a los $ 400. —¿Por qué planteas $ 400? —El total de pasivos monetarios para fin de año lo esperamos en torno de los $ 14 billones y las reservas caerían a U$S 35.000 millones, esto nos da un dólar de equilibrio o conversión, o como lo quieras llamar, de $ 400. —¿Qué pasaría con la inflación? —La inflación está aumentando con un piso del 6,0% mensual y un techo que podría ubicarse en torno del 7,0% mensual. El gobierno está indexando la economía, el tipo de cambio y la tasa de interés crecen a igual ritmo. Esto implica que llevará a las variables a un ritmo similar por un tiempo, hasta que algún evento no deseado haga que estas mismas variables crezcan a tasas mayores. —¿Cómo viene la cosecha? —Es una tragedia: el clima está haciendo estragos, con heladas en octubre es imposible tener una buena cosecha de trigo, vamos a una campaña que tendrá menos de 15 millones de toneladas. No se puede detener la suba del precio y esto impactará en el índice de precios. En cuanto al maíz de primera, hay poco implantado, con lo cual los problemas están por venir. La ganadería está con fuertes pérdidas, la mayor oferta hizo que el precio de la carne en el mostrador se mantuviera igual hace 6 meses, pero cuidado porque cuando suba lo hará con ganas y no volverá a bajar. —Conclusiones. —La economía en 2023 mostrará una caída de PBI en torno del 2,0% al 3,0%, los motores del crecimiento están apagados, el mundo está en recesión, la cosecha será muy baja en cantidades por problemas climáticos, el consumo estará retraído por los bajos salarios y Brasil es una incógnita después de las elecciones presidenciales. Nos queda planear hasta aterrizar en las elecciones presidenciales de octubre 2023. Los vencimientos de deuda en dólares se cubren sin mayores inconvenientes, pero la deuda en pesos es muy abultada y los bancos están empachados de bonos. Tendremos un sendero de tasas a la suba, que afectará a la actividad económica. El precio del dólar está momentáneamente anestesiado por el blanqueo en la construcción y más adelante tendremos el blanqueo de los importadores. La demanda de pesos es alta para fin de año, pero cuidado que el verano puede ser muy complejo: cae la demanda de pesos y no habrá dólares suficientes de la exportación. Las reservas del Banco Central son muy bajas y todo hace presuponer que no habrá un ingreso de dólares importante al país. No hay dólares para la importación y, cuando se utilicen los dólares propios de los importadores, los precios de los productos importados serán muy distintos a los actuales.

es-ar