Michael Spence

Michael Spence*

2022-11-15T08:00:00.0000000Z

2022-11-15T08:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/282368338633259

Columnistas

Las causas de la inflación crónica que vive el mundo Las fuertes presiones inflacionarias pospandemia se deben, en parte, a tendencias y fuerzas de largo plazo, muchas de ellas del lado de la oferta. Aunque también existen factores transitorios en juego —como los cuellos de botella y trastornos en las cadenas de aprovisionamiento y la política de cero COVID china— podemos suponer que en algún momento se calmarán, pero es probable que las tendencias seculares empujen a muchas economías y mercados financieros hacia un nuevo equilibrio. En el caso de los productos manufacturados e intermedios (una parte significativa de la economía transable mundial), estamos saliendo de un largo período con condiciones deflacionarias, derivadas de la introducción de una gigantesca capacidad productiva a bajo costo en las economías emergentes, que no se había usado antes. Cuando aumenta rápidamente la demanda, la respuesta de equilibrio del mercado es una combinación de aumento de la oferta y de los precios. En las últimas décadas, claramente el aspecto dominante fue la expansión de la oferta, que produjo las presiones deflacionarias que dimos por sentadas. Pero la capacidad subutilizada restante de la economía mundial ha estado decayendo y la demanda mundial creció debido a que decenas de millones de consumidores se sumaron a la clase media. La elasticidad de las cadenas mundiales de aprovisionamiento se redujo, por lo que aumentó el poder de negociación de los trabajadores en las economías avanzadas. Es fácil encontrar evidencia al respecto. Los sindicatos están creciendo y ampliando su impacto, y para los empleadores es difícil dejar de lado las preferencias por el trabajo híbrido de los empleados actuales y potenciales. Entre los sectores que experimentaron problemas de estrés y seguridad extrema durante la pandemia se contaban el educativo y el sanitario, que constituyen gigantescas fuentes de empleo en la esfera no transable de cualquier economía. En Estados Unidos, los sectores de la salud y la educación representan aproximadamente 20 y 14 millones de puestos de trabajo, respectivamente. Solo el sector gubernamental supera al sanitario en generación de empleo. Pero después de la pandemia las condiciones de trabajo siguieron resultando poco atractivas y eso llevó a la escasez de trabajadores. Todavía no surgió un nuevo equilibrio de mercado, pero cuando eso ocurra, seguramente incluirá un aumento del ingreso de quienes trabajan en esos sectores y, por lo tanto, un aumento de los costos reales (ajustados por inflación). En términos más amplios, la economía entró en una nueva era de impactos frecuentes y graves por el cambio climático, la pandemia, la guerra, los bloqueos en la cadena de aprovisionamiento, las tensiones geopolíticas y otras causas. Se está dando la diversificación de las cadenas de aprovisionamiento y las nuevas políticas económicas refuerzan intensamente ese proceso. Los días en que esas cadenas solo se basaban en los costos, la eficiencia a corto plazo y las ventajas comparativas quedaron atrás. Las nuevas cadenas diversificadas de aprovisionamiento serán más resilientes, pero también más caras. Las tensiones geopolíticas son un aspecto particularmente importante de este proceso. Los gobiernos promueven ahora la «localización en sitios amistosos» mediante políticas (como aranceles, subsidios o, directamente, prohibiciones) que procuran desplazar los patrones comerciales de sus países hacia sus aliados estratégicos y otros socios más confiables. Esto es en parte una respuesta a los posibles trastornos asociados al creciente uso del comercio y las finanzas para conseguir ventajas en las relaciones o los conflictos internacionales. Con el fortalecimiento del dólar, el rápido aumento de los precios de los productos básicos —entre ellos, los de los alimentos y combustibles fósiles en dólares— amplificó el aumento inflacionario en muchos países. Y este efecto es especialmente intenso en los países en vías de desarrollo con bajos ingresos, donde los alimentos y la energía representan una porción mayor de la demanda agregada y el gasto de los hogares. Ya muchos de esos países enfrentan crisis alimentarias, energéticas y de asequibilidad. En EE. UU. cada vez más evidencias señalan que hay una concentración sectorial en curso, tanto en términos absolutos como relativos respecto de Europa. Podemos discutir sobre los motivos de esta tendencia —Thomas Philippon, de la Universidad de Nueva York, le echa en gran medida la culpa a los errores en las políticas para fomentar la competencia—, pero casi no hay dudas sobre la incidencia de la inflación en el aumento del problema de la concentración del mercado. Según la teoría económica, en un mercado muy competitivo la inflación debiera impulsar la búsqueda de aumentos en la productividad, pero ese incentivo se atenúa en los sectores oligopólicos, donde la capacidad de las empresas existentes para transferir las subas de costos aumentando los precios y manteniendo sus márgenes es mayor. Finalmente, los niveles de deuda en la economía mundial se mantienen elevados por la pandemia, y el aumento actual de las tasas de interés implica que habrá menos margen para las políticas fiscales. Pero se prevé que para la transición hacia las energías limpias harán falta inversiones de USD 3 billones anuales durante las próximas tres décadas. Si se financia una parte sustancial de ellas con deuda, lo que parece probable, el aumento de la demanda agregada en un entorno mundial que ya experimenta restricciones del lado de la oferta creará presiones inflacionarias adicionales. Un aumento de la productividad con base amplia limitaría los efectos combinados de esas presiones inflacionarias. Las tecnologías digitales y biológicas tienen un potencial inmenso para ello, pero llevará tiempo implementarlas y desarrollarlas. Mientras tanto, ya no podemos esperar respuestas muy elásticas de la oferta para mitigar las presiones inflacionarias. Hay que ajustar los marcos de las políticas fiscales y monetarias a esta nueva realidad, más difícil.

es-ar