Cómo blindar tu patrimonio familiar

Por qué la realización de un fideicomiso es la mejor herramienta para cuidar los bienes de cara a los futuros herederos. Claves a tener en cuenta para los empresarios y quienes son responsables de compañías.

Martín ErraMuspE Busch* *SOCIO FUNDADOR DE BORDA & ERRAMUSPE

2023-01-02T08:00:00.0000000Z

2023-01-02T08:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/282119230646275

Sumario

Por qué la realización de un fideicomiso es la mejor herramienta para cuidar los bienes de cara a los futuros herederos. Claves a tener en cuenta para los empresarios y quienes son responsables de compañías. La estructuración de un fideicomiso para una adecuada planificación del patrimonio puede brindar seguridad y confort a toda la familia. El primer efecto de este tipo de fideicomisos es dar transparencia y ordenar bienes, derechos, regalías, utilidades y marcas en cabeza de ese fideicomiso y a favor de sus herederos reconocidos. Incluso, se podría prever la aparición de más herederos o especialmente cuando hay menores o familiares con capacidades especiales. El fideicomiso permite que el titular de los bienes pueda transferirlos a un fideicomiso de administración. Este fideicomiso es administrado por el fiduciario -persona de confianza de la familia– y deberá cumplir estrictamente con las disposiciones que contenga el fideicomiso según necesidades, tipo de patrimonio y realidad familiar, la estructuración será diferente en cada caso. En tal sentido, el dueño (fiduciante) deja de ser el titular de los bienes y éstos salen de su patrimonio, lo que quiere decir que ya no están más a su nombre y sus destinatarios son su propia familia (fideicomisarios), que van a recibir esos bienes cuando se cumpla el plazo del fideicomiso o se cumpla la condición (por ejemplo, el fallecimiento del dueño o fiduciante). Sin embargo, el dueño de los bienes se puede reservar las rentas para sí en calidad de beneficiario del fideicomiso. El plazo del contrato de fideicomiso no puede superar los 30 años. Cualquier reclamo contra el fidu ciante (ex propietario) o sus herederos (fideicomisario) no prospera sobre los bienes que están en el fideicomiso, ya que los bienes no se encuentran a nombre del fiduciante y tampoco de los fideicomisarios. El fideicomiso blinda el patrimonio. El fiduciario o los fiduciarios – pueden ser más de un fiduciario – tiene la propiedad a su nombre pero sólo en su carácter de administrador. A los herederos les dará seguridad conocer los bienes que pasarán a su nombre en caso de fallecimiento del propietario o al finalizar el plazo del fideicomiso. A partir del traspaso de los bienes al fideicomiso, este tendrá la obligación tributaria de abonar el impuesto a los bienes personales. Por supuesto siempre la estructuración de esta clase de fideicomisos no pueden violar las leyes en materia de sucesiones. Actualmente, dada la virulencia y arbitrariedad que existe en muchas sentencias laborales y la excesiva presión fiscal sobre las empresas, hay un gran riesgo sobre los bienes personales de los directores de sociedades anónimas, socio gerentes de sociedades de responsabilidad limitada y personas físicas que se desempeñan como unipersonales. Responder con tu propio patrimonio, es una posibilidad real que existe sobre el presidente de un directorio, los directores, socios gerentes y quienes tengan la representación y administración legal de la empresa o el negocio. El embargo de inmuebles y de cuentas bancarias, son algunas de las consecuencias que pueden ocurrir por los reclamos laborales, de la seguridad social, o de deudas tributarias. Así, el fideicomiso es el vehículo ideal para blindar y resguardar el patrimonio y la transmisión del mismo a favor de las personas designadas en el contrato de fideicomiso como fideicomisarios – por ejemplo hijos, conyugue, etc. Es por eso que muchos empleadores que tienen responsabilidades ejecutivas o representan legalmente a una empresa y/o detentan la administración de la misma o simplemente tengan una actividad comercial de forma unipersonal, han adoptado el fideicomiso como instrumento para proteger su patrimonio. En tal sentido, con la estructuración de un fideicomiso no solo se puede lograr una eficiente planificación patrimonial sino que además se consigue proteger el patrimonio de las contingencias que existen cuando representamos una sociedad anónima o somos gerente de una sociedad de responsabilidad limitada. Sin embargo, hay que aclarar que el fideicomiso es una herramienta que funciona si se respeta la legislación vigente, y en supuestos de fraude o simulación puede ser declarado nulo.

es-ar