“No veo una devaluación brusca”

CEFERINO REATO

2023-01-02T08:00:00.0000000Z

2023-01-02T08:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/282029036333059

Reportaje

El director del Centro de Estudios para el Comercio Exterior Siglo XXI, Miguel Ponce, explica por qué a pesar de la falta de confianza en el Gobierno no cree que haya una devaluación fuerte. Los riesgos del Dólar Soja 2 y el Dólar Qatar. El director del Centro de Estudios para el Comercio Exterior Siglo XXI, quien trabajó con Gabriel Rubinstein, explica por qué, a pesar de la falta de confianza en el Gobierno, no cree que haya una devaluación fuerte. Los riesgos del Dólar Soja 2 y el Dólar Qatar. Hasta que Gabriel Rubinstein comenzó a trabajar con Sergio Massa en el ministerio de Economía, las charlas entre él y Miguel Ignacio Ponce eran cotidianas. Por este motivos, el actual director del Centro de Estudios para el Comercio Exterior Siglo XXI conoce como pocos lo que piensa la mano derecha de Massa. Además, Ponce es especialista en economía pero no solo de la micro, sino de la macroeconomía. Las dudas de los empresarios ante el programa Precios Justos, la falta de divisas por la sequía y los posibles efectos del dólar Qatar. “Hay que mirar toda la película para ver si el cepo y los ajustes funcionan o no”, asegura. FORTUNA: El Gobierno ha tenido que apelar nuevamente al dólar soja para que haya más liquidación. La situación era complicada porque los dólares alternativos habían subido y había muchas quejas por parte del mercado financiero de que no podían seguir prestando dinero al Gobierno. ¿Qué está pasando? PONCE: El gran problema de fondo de la Argentina es la falta de dólares. La mala noticia es que, pese a todos los esfuerzos del Gobierno, y los cambios que se han implementado en el ministerio de Economía, con Gabriel Rubinstein quien ha logrado traer algo de relativa tranquilidad a los operadores económicos; el problema sigue siendo el mismo. Así como más de una vez nos salvó una cosecha, esta vez el horizonte de las cosechas viene con un agujero que ya, para los próximos meses, teniendo en cuenta la cosecha fina y gruesa, de más de u$s 10.000 millones si la situación no se agrava. Al momento ya tenemos más de u$s 6.000 millones de rojo en lo que es la gruesa producto de la sequía, pero también más de u$s 3.000 millones en lo que es la cosecha fina que debiera empezarse ahora, por las heladas tardías. Esto, lógicamente, genera un preocupación muy grande en adelante porque así como en Soja 1, en lugar de los u$s 5 mil millones que pensaba recaudar el ministro Sergio Massa, terminó juntando más de u$s 8 mil millones producto del adelantamiento de las liquidaciones; ahora también habrá un adelanto y, por lo tanto, los meses siguientes que son cuando normalmente debería irse liquidando más gradualmente, se va a sentir este faltante. FORTUNA: ¿Esta situación, cómo nos afecta en la vida cotidiana? PONCE: Todo lo que se está planteando de precios justos se está firmando de manera muy paulatina, tanto por parte de los supermercados y las alimenticias. Al principio empezó como un acuerdo explícito, pero fue costando que se firmen los acuerdos de mantener lo que se denominó como cuatro por cuatro, que era aprobar aumentos de un 4% por un determinado tiempo; pero las empresas deberían recibir los dólares para importar en el mercado libre de cambio los dólares que hoy en día se les estaban negando. El problema de este acuerdo es que el empresario estaba dispuesto a sacrificar durante cuatro meses sus utilidades de sus ventas a cambio de obtener un ahorro en términos de compras por conseguir el dólar oficial en vez de conseguir el dólar blue. Hoy, la pregunta que se hacen es a qué valor van a reponer lo que hoy están vendiendo. FORTUNA: ¿Esa es la pregunta que se hacen todos los empresarios verdad? ¿El famoso valor de reposición? PONCE: Tal cual. Como no hay confianza de que el Gobierno logre conseguir los dólares comprometidos, esto es lo que está ocurriendo en el mercado. En octubre hubo una caída de ventas minoristas de alrededor del 5%, pero hay mercados en el interior que han caído más del 11%. En noviembre, a pesar del Mundial de fútbol, también hubo una caída. FORTUNA: A pesar de la escasez de dólares, no parecía que había tantos argentinos en Qatar, en la primer ronda. Quizá después si, ya en los últimos partidos, sobre todo los últimos dos? PONCE: En el partido con México estuvimos claramente en minoría de hinchas y lo que se veía, y me hacían llegar mis allegados, es que en las primeras rondas el apoyo que recibía la Selección Argentina era más de extranjeros que aman a nuestra selección y a Messi, como el caso de Bangladesh e India, entre otros, que propios argentinos. FORTUNA: Es que son pocos los que podían ir, pero luego aparecieron más. Políticos y personalidades fueron pocos también, porque todo es caro saliendo del país. PONCE: Además Qatar es el país con mayor PBI del mundo y esto, de una u otra manera, se reflejaba en los precios de lo que era estar y vivir en Qatar durante el Mundial. Además, a esto habría que sumarle lo del dólar Qatar. Y, atención, porque yo quiero ver la cuenta final y si no nos termina siendo perjudicial. FORTUNA: ¿El dólar Qatar puede ser perjudicial? ¿En qué sentido? PONCE: Porque por un lado estamos de alguna manera ahorrando por todos los argentinos que no salen del país. Pero, por otro lado, deberíamos estar teniendo una marea de turistas en nuestro país, porque estamos baratos, y no lo tenemos porque hay muchas compañías que como salen con menos pasajeros que antes desde Argentina han reducido frecuencias. Las líneas aéreas no pueden hacer que sus vuelos salgan vacíos desde Argentina y vuelvan llenos, no les da la cuenta. Esto pasa mucho en el comercio exterior ya que hay compañías navieras que con la recesión en Argentina, y al estar tan lejos y de todas las trabas que tenemos, como está entrando menos mercadería está complicando la salida de las exportaciones. Quiero ver, al final de esta historia, cuál es el balance y si ganamos con los cepos o no. FORTUNA: Muchas veces para el turismo se toman medidas del día a día, pero no se ve la película completa. El negocio aéreo es de doble vía. PONCE: Es igual al del comercio exterior. Por eso hay que esperar para ver la película y entender si los cepos funcionaron y el país ganó o no. Hay muchas compañías importantes de tránsito de carga que antes llegaban a Buenos Aires y ahora llegan hasta San Pablo, y esto nos quita todavía más competitividad porque tenemos que pagar fletes más caros. Y ni te digo el segundo efecto del dólar Qatar, que es el del valor de los alquileres de la Costa que se han ido muy para arriba, con subas impensadas, porque muchos que antes veraneaban en el exterior hoy se restringen y se van de vacaciones dentro del país. Y a esto le podríamos sumar también el valor de las quintas cerca de Buenos Aires, que las alquilan las familias para que los padres puedan trabajar y los chicos estén en un lugar abierto, con verde y pileta. Están a valores muy altos y, en general, directamente en dólares. Es por eso que siempre hay que ver, al final de la historia, mirarlo como una película y ver cuánto se beneficia el país con los cepos, cuánto se beneficia con una economía cerrada y si no estoy repitiendo un mismo error. FORTUNA: ¿Cuál sería esa posible repetición del error que usted marca? PONCE: Que el Gobierno sigue insistiendo, pese a los cambios en el equipo de Economía, en pensar que operando sobre la micro resuelven los problemas de la macro. Es decir que por no enfrentar los problemas estructurales, de la mano de cepos, parches, cupos, división de dólares etc. FORTUNA: Los problemas estructurales en la Argentina, la falta de inversión… PONCE: Falta de inversión. Somos el país en la región que menos inversión directa externa tenemos en relación al PBI. Pero esto no es de ahora, sino de décadas. Y esto se da en momentos en los cuales la agenda externa, de Europa, los tres puntos principales nos involucrarían a nosotros como país en términos de inversiones y de mejorar el intercambio comercial con ellos. Su primera preocupación, obviamente, es la crisis energética agravada por la invasión de Rusia a Ucrania. Ahí Argentina tendría un rol central ya que en vez de estar importando energía deberíamos ser exportadores natos. Pero preferimos generarnos problemas y peleas entre los sectores de energía y economía. El gasoducto Néstor Kirchner no está terminado y ahora dicen que lo van a terminar para el 20 de junio, antes de que empiece el invierno. El segundo tema es la transición energética que Europa quiere volver a retomar, donde Argentina está sentado arriba del litio y tenemos hidrógeno verde que son los dos insumos principales para esa transición energética. Podríamos estar recibiendo inversión europea en estos dos temas para agregar valor. Y, el tercero, es un tema que no se habla en Argentina pero que en Europa es de gran preocupación, que es la soberanía alimentaria. Se trata de garantizarle a tus poblaciones que van a tener acceso a los alimentos que cotidianamente consumen. FORTUNA: Es decir que son los tres temas donde deberíamos ser grandes jugadores y recibir inversiones extranjeras, pero eso no sucede. PONCE: Sin dudas. Y a esto hay que sumarle que nuestra cadena agroexportadora es la principal generadora de dólares genuinos. Los únicos dólares genuinos son el saldo positivo de la balanza comercial. Por lo tanto, plantearse como política de estado las exportaciones y pensar un programa económico que implique exportar durante cinco gobiernos consecutivos no debiera ser un motivo de discusión interna. Sin embargo, nuestra clase política está en otras discusiones sobre temas judiciales y electorales. FORTUNA: Para ir a la microeconomía. En los sectores empresarios se habló a fines de noviembre sobre un shock devaluatorio, pero primó la idea del Gobierno de que esto sería casi imposible porque sería como su muerte política. ¿Usted cómo ve esta discusión? ¿Está lejana la posibilidad de un shock devaluatorio? PONCE: Obviamente lo he hablado mucho con Gabriel Rubinstein que fue uno de los fundadores del Centro de Estudios que integro, y que es una persona muy sensata. Ellos tienen como meta fijada evitar una devaluación brusca. Cuando asumieron, los dos ministros de Economía anteriores (Batakis y Guzmán) no habían podido frenar la espiral inflacionaria ni la subida del dólar. En ese momento el planteo era que estábamos arriba del Titanic mientras sonaba la orquesta rumbo al choque con el Icberg. El choque en ese momento significaba precios descontrolados que terminaban, indefectiblemente, en una hiperinflación. Además, estábamos en un proceso en el cual existía la posibilidad de que se generar una corrida cambiaria que rápidamente se convirtiera en corrida bancaria con gente retirando los depósitos de los bancos, acompañado por saqueos; y esto originara adelantamiento electoral. Todo esto se logró frenar. FORTUNA: ¿Es optimista usted? PONCE: Más que optimista soy expectante. El iceberg hoy está un poco más lejos. FORTUNA: Con su análisis pareciera que usted no cree que haya una devaluación brusca. PONCE: Creo que devaluación no va a haber en la medida que contamos con un aliado impensado para el relato que es el Fondo Monetario Internacional. El FMI viene aprobando cada revisión trimestral utilizando una filosofía futbolera que es la del “siga siga”. Argentina no cumple, pero el FMI nos permite seguir. Los mercados, además, veo que están deseosos de que no ocurra esa devaluación brusca. ¿Esto quiere decir que no hay devaluación? No, porque se está haciendo de manera cotidiana, poco a poco y por sectores. Todos los días aparece un dólar nuevo y se está hablando de un dólar PyME y de economías regionales que será impulsado por los gobernadores.

es-ar