Por qué es clave la motivación

Cuáles son los tres motivadores principales para las personas y cómo influye cada uno de ellos en su ámbito laboral. Qué significa estar “aplastados por las circunstancias”.

LIC. MARTÍN SANDOVAL* *CONSULTOR LABORAL Y DIRECTOR DE MS COACH SANDOVAL

2023-01-02T08:00:00.0000000Z

2023-01-02T08:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/282132115548163

Recursos Humanos

Cuáles son los tres motivadores principales para las personas y cómo influye cada uno de ellos en su ámbito laboral. Qué significa estar “aplastados por las circunstancias”. El corazón tiene razones que la razón no comprende”. Amigo lector, permítame hacerle leer esta frase de Blas Pascal por centésima vez en su vida. Espere, no se vaya, quédese que seguro le va a interesar lo que sigue, que es preguntarnos por la motivación del ser humano, su para qué hace lo que hace, sobre todo en la faz laboral. De una carrera laboral que era como un tren –esto en las décadas del 60 y 70-, donde el trabajo de por vida era tomar el convoy y llegar a destino en la misma empresa, pasó a una trayectoria como un colectivo –en las décadas del 80 y 90, donde el ejecutivo hacía cambios hasta el retiro, hasta que llegamos al paradigma del vehículo todo terreno, con la 4x4 que recorre todo tipo de terrenos, cambia de recorrido permanentemente y dando por resultado carreras laborales con alta rotación, por motivación del conductor y también por los cambios en el contexto. Ahora bien, ¿a todos los seres humanos nos motiva lo mismo para trabajar? David Mc Lelland establece tres motivadores principales para el ser humano: el logro, la afiliación y el poder. Quienes estarían motivados por el logro establecen objetivos retadores y sienten satisfacción al lograrlos, como son aquellos que tienen un perfil comercial. Quienes lo están por la afiliación valoran el contacto con el otro y con grupos humanos, y acá están aquellos que trabajan en áreas como las de recursos humanos. Y a quienes los guía el poder procuran llegar a la cima planeada –empezando en la gerencia, para llegar a la dirección y, por qué no, a la presidencia. “La motivación es energía y fuerza que impulsa nuestras acciones. Toma su potencia de nuestra parte biológica y tiene una dirección y un sentido que está dado por nuestras experiencias”, dice Gabriel Schwartz, psicólogo laboral. Motivar al ejecutivo. “En la actualidad, las motivaciones para que un ejecutivo esté desarrollando una carrera en una empresa ser muchas y hasta ser conflictivas entre sí. Hay momentos de la carrera profesional en el que el ingreso es el principal motor y hay otros en que puede ser la posibilidad de crecimiento o la flexibilidad. Actualmente lo que más observo es que los candidatos están motivados por la flexibilidad de trabajo (una modalidad híbrida) y la seguridad de una actualización regular del salario. Las empresas buscan autonomía y compromiso – hacerse cargo del trabajo, buscar soluciones y encontrarlas – más que pericia técnica.”, prosigue Schwartz. Motivar al Emprendedor. El emprendedor es esa persona inefable, movida por la pasión de concretar una idea y materializarla, por tener un sueño y plasmarlo en su realidad laboral. La pandemia nos ofrece fabulosos ejemplos de cómo el ser humano, en una situación límite, puede reinventarse. “Es la primera vez que puedo combinar trabajo y placer. En este lugar tengo placer y trabajo. Siento que ambos fluyen aquí”, sostiene Jorge Noguera, Socio Gerente de CUT Restaurante. Ahora bien, ¿es posible escindir lo laboral de lo personal? Definitivamente no. Motivar al eMpresario. En un contexto global turbulento, sumado al regional y local, ¿qué es lo que motiva al empresario a seguir su rumbo? Muchas veces estoico, valiente y resiliente, sigue una visión y muchas veces encarna un mandato parental (empresa familiar) que lo lleva a asumir riesgos muchas veces impensados. En este caso lo que nos está ocupando, entonces, es el “¿para qué?” y no el ¿por qué? ¿Para qué se levanta a la mañana un empresario a abrir su fábrica o su oficina y dar trabajo a cientos de personas? Con una inflación que a fin de año, con suerte, rozará los tres dígitos y más de ochenta impuestos, ¿es pasión o masoquismo? Epicúreo decía que el placer era la ausencia de dolor. Evidentemente, no solo el placer motiva al empresario. El contexto lo limita, es cierto. Aunque depende qué interpretación haga del contexto para reinventarse. Ejemplos, sobran. La pandemia, como planteamos, da cuenta de ello. Dio por resultado una muestra de la enorme resiliencia de que es capaz. Ahora bien, ¿cómo sostenerse cuando viene la “mala” y cuando la motivación baja? ¿Cómo mantenerse cuando el empresario se siente “aplastado”? “Aplastados, esa palabra me parece que describe perfectamente la situación de padecimiento normal y corriente: estás aplastado por las circunstancias. El tema es que, aunque sea cierto que muchas veces las circunstancias pesen, el estar aplastado es una posición existencial que sobrevive aun cuando la situación no sea tan desfavorable. ¿Cómo está el que no está aplastado? En pie”, afirma Alejandro Rozitchner, filósofo. En definitiva, se trata de una cuestión de enfoque y de posicionarse como protagonista y no víctima. “El eje es el querer. Entonces, más allá de la realidad hay una posición existencial que resulta determinante”, prosigue Rozitchner. Es así, entonces, cómo la motivación aparece como uno de los grandes motores de nuestra existencia.

es-ar