Del otro lado del río

A solo unas horas de Buenos Aires, el país oriental ofrece múltiples playas con propuestas para todo tipo de turista. Un destino para diferentes grupos y bolsillos.

2023-01-02T08:00:00.0000000Z

2023-01-02T08:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/282127820580867

Turismo

A solo unas horas de Buenos Aires, Uruguay ofrece múltiples playas con propuestas para todo tipo de turista. Un destino para diferentes grupos y bolsillos. Las opciones incluyen a Punta del Este, Montevideo, Colonia y Punta del Diablo. Por qué no hay que perderse el carnaval más largo del mundo. Apesar de su pequeño tamaño, Uruguay es un país con una gran oferta de actividades para diferentes tipos de turistas. Ofrece condiciones naturales atractivas ubicadas a pocos kilómetros de distancia entre sí, y se destaca por tener un conjunto de valores distintivos de la región. Esas características han contribuido a que Uruguay sea el país de América Latina que recibe más turistas en relación a su población. Uno de los principales puntos de arribo es su capital, Montevideo, una ciudad pequeña pero que ofrece todo lo necesario para disfrutar de una ciudad tranquila. Su rambla y el mar invitan a caminar, trotar o hacer actividad física; mientras que sus restaurantes y librerías con cafecitos son el escenario ideal para un descanso vespertino. Sus mercados y centros comerciales son otros de los puntos elegidos por los extranjeros, así como las plazas, monumentos y museos, emplazados en pintorescos edificios de arquitectura europea. Más allá del paso por la gran ciudad, los destinos en su inte rior son múltiples, dependiendo del tipo de vacaciones que se quiera realizar. Los visitantes con más estilo suelen frecuentar Punta del Este o bien el pintoresco José Ignacio. A pocos kilómetros de Montevideo y solo unas horas en auto, es posible llegar a estas playas, cada una con una impronta única. Mientras que en Punta del Este sobresalen las altas torres frente a la playa, José Ignacio enamora por sus casas bajas, su paisaje agreste y su tranquilidad; entremezclada con el aire chic que aportan los locales de decoración, indumentaria o arte. Recomendado como destino de verano por el clima agradable, y a fin para disfrutar de la costa, Punta del Este tiene dos playas emblemáticas. Por un lado, la mansa, que se extiende desde la península en la parada 1 hasta la parada 24 y es la playa favorita de los que disfrutan de un mar tranquilo y seguro. Además, es ideal para los que optan por comer algo rico en la jornada de playa, siendo que hay varios paradores para degustar deliciosos platos y tragos; o bien para quienes disfrutan de los atardeceres. Por el otro, la brava, con un oleaje mucho más fuerte y más ventosa. Pero es ancha, tiene más metros de arena entre la calle y el mar, y cuenta con escuelas de surf y un ambiente único. Esta playa se extiende hasta el puente de la Barra con la desembocadura del arroyo Maldonado. Es de estilo familiar, y cuenta con varias paradas con diferentes servicios, destacando bares de playa y paradores de destacada gastronomía y buena música. Siguiendo el camino de la costa se llega a José Ignacio, donde se puede considerar que termina un estilo de balnearios para dar comienzo a una seguidilla de playas más agrestes, aspecto que se maximiza en la zona de Cabo Polonio, con extensas y desérticas playas, enormes dunas, islas habitadas por lobos marinos, pequeñas y bajas casas blancas, ranchos coloridos y sin agua corriente, tendido eléctrico, televisión, automóviles o calles. Desde el 2009 Cabo Polonio integra el Sistema Nacional de Áreas Protegidas y para preservar su riqueza natural, minimizando el impacto del hombre en el entorno, no se permite el ingreso de vehículos particulares a la aldea. Los únicos autorizados a hacerlo son unos camiones abiertos estilo safari que parten desde la puerta y recorren esos siete kilómetros en 30 minutos, una travesía panorámica rodeando las dunas y el bosque. Otras formas de acceder son caminando o a caballo. Más adelante se destacan los balnearios de Valizas y Punta del Diablo, opciones ideales para el turismo más joven y más relajado, muy elegidos por los propios uruguayos y muchos argentinos. En ambos es posible encontrar alojamientos accesibles, restaurantes y bares para disfrutar de unos días entre amigos.

es-ar