Violación como arma de guerra. Mujeres en peligro en Ucrania.

LA REDACCIÓN DE MARIE CLAIRE UCRANIA HABLÓ abusos CON ESPECIALISTAS QUE DENUNCIAN tropas rusas. SEXUALES DE LAS TESTIMONIOS desgarradores QUE ALERTAN AL MUNDO ENTERO.

TEXTO Y FOTOS: MARIE CLAIRE UKRAINE.

2022-06-09T07:00:00.0000000Z

2022-06-09T07:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/282716230645358

Reportaje Especial

Por tercer mes consecutivo en Ucrania se está desarrollando una guerra iniciada por la Federación Rusa. Durante estos tres meses los ucranianos experimentamos una ansiedad y un horror constantes causados por las acciones cometidas por los rashistas en el territorio de las ciudades y pueblos ucranianos ocupados. Muchas mujeres sufrieron violencia. Ahora todas las ucranianas somos hermanas y cualquier apoyo es importante para vivir lo que nos está ocurriendo alrededor nuestro. La violencia sexual es un arma vergonzosa de los ocupantes rusos. El cinismo y la mezquindad de los soldados no tiene límites. Por eso, hablamos con mujeres autorizadas de diversos espacios y averiguamos por qué los ocupantes utilizan la violencia sexual como método de guerra; cómo puede vivir una mujer que ha sufrido violencia en la guerra y cuál debe ser la primera asistencia médica y psicológica tras la violencia sexual en este contexto hostil. “La violación es el arma masiva de los soldados rusos. Violan a niñas, mujeres, hombres, niños y ancianos. Según las víctimas, la violencia sexual es cometida por jóvenes soldados rusos de entre 20 y 25 años. Esto lo notan por cómo se expresan y por los temas que charlan entre ellos. Suelen llevar la cara completamente cubierta con una máscara”, cuenta Nataliia Leliukh. A partir de esta semana se ofrece asistencia psicológica gratuita a las víctimas las 24 horas del día. “Ya hemos recibido más de 32 mil llamadas. Es decir, una media de 600 ciudadanos se dirigen a nosotros cada día. Se trata de las víctimas de violaciones y de las personas de su entorno más cercano. Suelen sufrir el síndrome del superviviente. Muchas sienten malestar, ansiedad e incluso autodesprecio por no haber sido capaces de evitar la violencia, de proteger a un niño de un violador”, dice Liudmyla Denisova, Comisaria de Derechos Humanos de Ucrania, quien agrega: “Los agentes de la ley ucra niana procesan todos los delitos registrados. Establecen qué unidad militar estaba estacionada en el asentamiento, la identidad del comandante que dio órdenes en esa unidad y la identidad de cada soldado. Los oficiales ucranianos trabajan junto con expertos forenses, que identifican a los violadores basándose en los materiales recogidos”. “Obtuvimos información sobre esa parte de los delitos cometidos en la región de Kiev. El número de víctimas y los detalles se actualizan diariamente. Pero hay territorios que siguen sin ser controlados por Ucrania, territorios en los que se están produciendo hostilidades activas y estas zonas también están repletas de ocupantes. Es terrible imaginar lo que está ocurriendo en Mariupol, Izyum, Kherson y otras localidades. No es un hecho que podamos obtener estadísticas oficiales precisas sobre el número de víctimas en la guerra entre Rusia y Ucrania. Los ocupantes ya están tratando de ocultar las huellas de sus atrocidades: los cuerpos de los civiles violados y luego asesinados son quemados, enterrados en fosas comunes”, detalla Alona Kryvuliak, Directora del Departamento de Líneas Nacionales de Ayuda y Asistencia Social de la Organización Pública La Strada-Ucrania. Para las niñas y mujeres que han sufrido violencia sexual por parte de los ocupantes se les ofrece una psicoterapeuta, especialista en el tratamiento de casos de violencia y en la prestación de asistencia a las víctimas. “La violación durante los ataques se produce de forma indiscriminada, porque todos la sufren: mujeres, hombres, niños, ancianos. El soldado-violador “enciende” la reactividad, el deseo de humillación y la sensación de su propia impunidad. Es importante entender que en este momento hay que pensar en salvar la propia vida y la salud”, dice Nataliia Pashko, psicóloga. Dos ginecólogas-obstetras, Nataliia Leliukh y Svitlana Lezhnenko, informaron sobre los abortos y su impacto en la salud de las mujeres en el futuro. Un caso se hizo público y fue de una chica violada que no recurrió a un aborto. Sobre este tema la comisaria de DDHH cuenta: “La decisión se tomó a raíz de la conclusión de los médicos de que el aborto a esta edad puede tener un efecto negativo en la salud reproductiva de la niña. Y es un derecho de los padres cuidar de su hija y de su futuro”. Para culminar la especialista cuenta que hubo un caso de una mujer de 30 años que decidió interrumpir su embarazo, pero se fue a Polonia, en donde está prohibido. “Para nosotros es crucial que se adopte una resolución importante, que incluya el derecho de una mujer (que ha sufrido una violación durante la guerra en Ucrania) a abortar, a pesar de la legislación nacional de cada país. Después de la guerra vamos a enfrentarnos a numerosos casos en los que las adolescentes, que van a tener hijos de violadores, decidirán quedarse con ellos. Esto se debe a que no todas están dispuestas a arriesgarse a abortar. Por eso este tema es urgente hoy en día”, afirma.

es-ar