Diseñadores británicos a la vista.

La Semana de la Moda de París volvió a dar que hablar. Un análisis de los shows y desfiles que marcaron tendencia: para bien o para mal.

TEXTO: ALEJANDRO GARCÍA. FOTOS: CEDOC.

2022-11-04T07:00:00.0000000Z

2022-11-04T07:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/282565907099019

Moda

Una vez más la pasarela de París Fashion Week verano 2023 no pasó inadvertida. Y más allá de ser la cuna de la moda europea y la favorita de muchos, ésta temporada amplificó su potencia y demostró que, sin a veces fanfarrias innecesarias, continúa siendo la primera de la fila. Porque además de show, hubo moda. Durante esta semana más de un centenar de eventos y desfiles marcaron nuevos hitos genuinos, modernos y novedosos, y también otros momentos que colgados de la cola del barrilete frances pasarán a la historia por el papelón. Uno de los nuevos delirios de Kanye (Omri) West es haberse cambiado legalmente el nombre por el de su apodo Ye. Autobautizado estrenó su nuevo nombre a paso redoblado abriendo la embarrada pasarela de Balenciaga con un look de batalla totalmente negro listo para la pelea, como si se tratara de una premonición sobre lo que vendría por sus dichos y actitud. Y así fue que el verdadero y mayúsculo escándalo llegó luego de la presentación de su nueva línea de ropa hacia el final de la semana con apenas 50 invitados. La espalda de la remera de una modelo y de la que el mismísimo West tenía puesta rezaba la frase White Lives Matter como provocación al movimiento Black Lives Matter. De hecho el cantante dijo “todo el mundo sabe que Black Lives Matter fue una farsa. Ahora ya ha terminado. De nada”. Tal fue el escándalo que periodistas, modelos y demás personajes famosos se pusieron el grito en el cielo, entre ellos las modelos Gigi Hadid y Harley Wieber, el cantante Jayden Smith además de anuncios de prensa de diferentes medios rechazando su actitud y opinión. ¿El gran provocador o simplemente apenas un proyecto de estadista que necesita estar en la superficie de una permanente olla de agua hiriviendo? Como sea, “el chiste” parece que le está saliendo caro. Hace un par de días JP Morgan le cerró la cuenta por sus declaraciones antisemitas. El nuevo sacudón llegó desde quien Ye pudo considerar un aliado. A causa de los interminables comentarios polémicos que el escandaloso rappero-diseñador continuó escupiendo en redes sociales y en la cadena televisiva Fox News fue el grupo económico Kering quien puso un stop. “Balenciaga ya no tiene ninguna relación ni planes a futuros proyectos relacionados con este artista”, dijo al sitio Business Of Fashion. Y a los pocos días, adidas hizo lo mismo. Cuando se camina por el barro es fácil pifiarla y West se fue a la banquina. El show eterno En Balenciaga, el diseñador Demna Gvasaglia volvió a sucumbir ante una escenografía apocaliptica en pos de sus diseños que están cada vez más se alejados del ADN de la firma creada por el gran Cristóbal Balenciaga en 1917. Pareciera que con la excusa de que estamos en otra época, con tiempos nuevos, otras maneras de concebir la moda y bla bla bla algunos diseñadores proponen más show que ropa. Y en el caso de Demna la ropa en sí misma es apenas una excusa ya que el mayor ingreso llega por la venta de accesorios. Recordemos que en mayo pasado, el mercado sucumbió ante unas carísimas zapatillas rotas y de apariencia usada llamadas Paris. Se trató de una edición limitada de pocos pares a la módica suma de 1450 euros. Hoy el nuevo accesorio capricho presentado con la nueva colección es uno que parece una bolsa de papas fritas Lays que viene en 4 colores, y sabores, diferentes. El bolso snack se venderá en la módica suma de 1800 euros. Ya hay lista de espera. El vestido de la próxima temporada será blanco o no será. Cuando última la modelo desapareció y la audiencia creyó que se terminaba el desfile de Coperni, de entre la oscuridad apareció Bella Hadid semidesnuda lista para la aventura. La modelo fue rociada por aerosoles que cubrieron su cuerpo con un tejido que se aplica con spray formando una suerte de tela que se adapta a cualquier tipo de cuerpo. En éste caso una asistente de los diseñadores Sébastien Meyer y Arnaud Vaillant a cargo de la firma con una tijera en mano dio vida en vivo a un vestido musculosa sin costuras y con un tajo en el frente. Se trata de un invento tecnológico llamado Fabrican, un novedoso textil inteligente de finas fibras de tejidos naturales, la mayoría reciclados, que se fusionaban al ser pulverizadas. Un invento creado por el diseñador e investigador español Manel Torres. Si bien se trata de un hecho novedoso, bien vale el recuerdo cuando el diseñador chipriota Hussein Chalayan presentó en París en el Palais des Beaux Arts con su colección primavera verano 2016 el dissolving dress. Las flores y la danza Cuando todavía se comenta la última colección masculina de Loewe 2023 donde parte de ella fue sembrada, regada y cultivada durante 20 días en un politúnel en las afueras de París y vio sus brotes verdes en zapatillas, pantalones y chaquetas que desfilaron sobre la pasarela, la cala roja gigante, o anthurium andreanum, como escenografía en el centro del desfile también tenía un atractivo interesante. La desproporcionada flor de fibra de vidrio era además una apuesta fálica que por momentos también inquietaba, sobre todo porque se replicó en corpiños, tops e incluso en la capellada de algunas sandalias que dejaban en claro que la nueva mujer flor no se parece en nada a los estandartes naif hasta ahora conocidos. Aquí la flor no está estampada, es parte de la ropa de manera aplicada con una apariencia 3-D que la eleva a la categoría de objeto de diseño. Lo que sí estaban estampados eran las imágenes de pixeles en remeras y pantalones que dan un efecto de extraña ilusión Minecraft en una superación estilistica y de moda del diseñador J.W. Anderson que temporada a temporada desafía los límites. Hablando de casas tradicionales Saint Laurent por Anthony Vaccarello volvió a ser uno de los favoritos dejando en claro que el legado del maestro Yves sigue intacto y listo para ser rediseñado y adaptado a los tiempos modernos que corren. Bureau Betak construyó de cero una escenografía que hubiera querido tener Karl Lagerfeld en sus festivos días en Chanel. Una emplanada frente a la torre Eiffel con una gran fuente y escaleras sirvieron para que la silueta vertical y magra de la colección se deslizará una vez más con modelos delgadas como juncos. Fue una exaltación festiva y fuerte del cuerpo femenino con una elegancia lánguida que por momentos se dilataba como el mercurio líquido. La inglesa y las nortemaericanas En backstage Victoria Beckham dijo que desfilar en París Fashion Week era el sueño de su vida desde que se convirtió en diseñadora. ¿Su regalo por el décimo cumpleaños? Mudar su troupe de Londres a París y ofrecer una colección madura pero juvenil, simple a primera vista pero compleja de coser, elegante pero también moderna. ¿El detalle que nadie esperaba? Transparencias y medias de látex de diferentes colores que en algunos vestidos de gasa drapeados en tonos pastel asomaban por estratégicas aberturas traseras que dejaban casi al descubierto las nalgas. Posh está en un delicioso y perverso momento sexual. Estamos en una época donde la confusión muchas veces se apodera del sentido común, desafía la mirada y pone a prueba la finalidad del concepto moda. Mientras algunas marcas y diseñadores (muchos) proponen espectáculos exorbitantes que ponen de manifiesto la carencia de diseño y talento (en Balmain incluso cantó Cher), otras se destacan por darse cuenta que hay que vender. Entonces ofrecen moda real aliada a lo que realmente le da valor a gregado: un estilismo pensado en pos de quienes en definitivamente mueven el amperímetro, es decir, los clientes.

es-ar