“El público acude al teatro en busca de respuestas”

La dueña del Maipo también se anima a la solidaridad ayudando refugiados junto a su pareja, Enrique Piñeyro.

TEXTO: FELICITAS MIGUEZ. FOTO: GABRIEL MACHADO.

2023-01-17T08:00:00.0000000Z

2023-01-17T08:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/282754885815149

Mujeres Líderes

La propietaria del Maipo reconoce estar muy contenta por el musical Come from away basado en la operación “cinta amarilla”, que retrata la decisión que se tomó para el desvío de vuelos civiles durante el atentado del 11 de septiembre forzando a que los aviones fueran aterrizados en diferentes aeropuertos de Canadá. Calabrese personifica a la azafata de aquel vuelo de American Airlines con destino a Gander pero también a Janice, una nueva periodista a la que le toca contar el minuto a minuto de estos hechos que cambiaron a más de una nación. “Janice existió de verdad, está compuesta por dos personas que estaban aprendiendo a hacer periodismo a las que les toca una situación y tuvieron que hacerle frente”, confiesa quien se animó también a proponer funciones adaptadas para público con trastornos del espectro autista. Calabrese comenzó como drama teacher armando concerts que luego fueron migrando hacia su productora en la que hoy cuenta con más de 12 años de trayectoria, donde se lució en Sueño de una noche de verano. Fue esta obra montada en Paseo La Plaza en la cual logra cautivar a Lino Patalano, conocido productor teatral y quien la llevó a presentar este proyecto en el Maipo. “Nunca pensé quiero llegar al Maipo, pienso en lo que quiero hacer en el momento”, confiesa. “Con lo que el universo te da hay que hacer algo que valga la pena, no llenarte el placard de carteras y zapatos”, se expresa sobre su decisión impulsada por Piñeyro de comprar el teatro por miedo a que fuera convertido en una iglesia evangélica tales como los de la zona cercana a la avenida Corrientes. Ella no considera la compra del teatro como una inversión, sino como un lugar en el cual continuar desafiándose y de esta forma, invirtiendo en “cultura” para el disfrute de otros y para el propio. En el cielo Su pasado como azafata la llevó a volar, pero de la mano de su marido e investigador de accidentes aéreos, el piloto Enrique Piñeyro, quien puso a disposición su avión personal para realizar vuelos humanitarios. En plena pandemia Calabrese emprendió el curso de tripulante de cabina para poder acompañar al cineasta. “De repente estábamos con refugiados ucranianos saliendo de Varsovia en vez de estar en el teatro, acá es cuando la ficción supera a la realidad”, recuerda Calabrese con los ojos cargados de emoción. “Era muy difícil comunicarse con ellos por lo cual el sistema de comunicación era gestual y corporal”, reflexiona sobre las imágenes de YouTube en las que se la ve entregando osos de peluche a niños, completamente despojada de su rol de actriz, dispuestos a trasladar a refugiados lejos del horror de la guerra. Junto a Solidaire (ONG del que es fundadora junto a Piñeyro) realizaron estas misiones de la mano de Open Arms, quienes se ocuparon de la logística y la planificación de los vuelos programados para el rescate. “Los primeros vuelos humanitarios que realizamos fueron con africanos que están queriendo salir de las guerras”, comenta Calabrese explicando cómo estos se suben a balsas que están destruidas conscientes que tienen sólo el 50% de probabilidad de atravesar el Mediterráneo y llegar con vida. “Los gobiernos en Europa muchas veces miran para otro lado porque no quieren inmigración africana, reciben muy bien a los ucranianos, pero no así a los africanos”, confiesa. Para el 2023 tiene previstos diversos reestrenos que vendrán acompañadas de funciones en inglés además de las clásicas en castellano. Como novedad, estrenará Consentimiento, una obra de texto inglesa que habla sobre lo que sucede con el consentimiento dentro de un matrimonio y en la cual ya se encuentra trabajando junto a su colega y amiga, Melania Lenoir. Las obras de quien hoy tiene en su poder y bajo su dirección, las salas del Maipo deben tener profundidad. “La gente acude al teatro a buscar respuestas porque funciona como un espejo del ser humano”, reconoce Calabrese quien continuará en la búsqueda de historias que transformen, y puedan aportar espiritualmente hacia la evolución.

es-ar