“El pasado es un fantasma que no se va”

Doctora en Literatura Comparada y esposa de Robert Cox, ex director del “Buenos Aires Herald”, reeditó su libro “Salvados”.

MARIANA HARAMBURU @maruharamburu

2022-01-15T08:00:00.0000000Z

2022-01-15T08:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/281535114352341

PERSONAJES

Maud Daverio conoció a Robert Cox en Buenos Aires en una fiesta, ella, una joven de 29 años que se le pasaba estudiando para ingresar en la carrera de Medicina, él, un joven periodista inglés que daba sus primeros pasos en el periodismo. Él le pidió su teléfono a la medianoche, cuando ella se iba de la fiesta, y al poco tiempo empezaron las salidas. Así comenzó la historia de amor entre dos valientes, que, a lo largo de más de 60 años se acompañaron y se apoyaron en los momentos más duros de la historia argentina como fue la última dictadura militar que se inició en 1976. Quizás, uno de esos días más difíciles fue en noviembre de 1979, cuando su hijo Peter recibió una carta amenazante con mucha información de los movimientos familiares y, al corroborar que estaban en la mira de los militares por las publicaciones del Buenos Aires Herald —el primer medio en denunciar abiertamente las violaciones de derechos humanos que estaban ocurriendo en el país— el cual era dirigido por Robert Cox, se exiliaron, primero a Europa y después a Estados Unidos. Tiempo después se enteró que era un hijo de su prima, que ya está fallecido, quien filtró esa información. A 45 años de la dictadura, Maud reeditó “Salvados” (Voria Stefanovcky Editores), el libro que publicó en 2001, pero que fue escribiendo de a poco, juntando los recuerdos vividos del horror de esos años, desde la perspectiva de una mujer de clase media que no miro para otro lado cuando muchos otros lo hacían. NOTICIAS: ¿Por qué quiso reeditar el libro? Maud Daverio: Fue idea de Pen Argentina, una organización que comenzó en Inglaterra, para ayudar a escritores internacionales, Gabriel Seis Dedos se acercó a mí para reeditarlo. Muchas veces me lo han pe dido. Él me dijo que este libro es muy importante como documento. Es importante que se sepa cómo alguien vivió esa época. Este es el momento para que los más jóvenes sepan cómo lo vivió la gente. Maud, quien obtuvo su doctorado en literatura comparada de la Universidad de Carolina del Sur y fue profesora de literatura francesa en la Universidad de Charleston, siempre tuvo inquietudes sobre lo que pasaba en el país, ya desde chica escuchaba atentamente a su tío, quien trabajaba de cerca con Perón. Cuando conoció a Bob, siguió palpando de cerca la realidad Argentina y a los pocos días del golpe militar empezaron a ser conscientes de la barbarie. NOTICIAS: ¿Por qué sintió la necesidad de escribir el libro? Daverio: Cuando nos exiliamos nos fuimos hacia una vida diferente, con cinco hijos, yo necesitaba algo intelectual, primero empecé a estudiar música, que ya era mi pasión, mientras estaba en la universidad mi cabeza era una máquina filmadora a la que le volvían las tragedias, las imágenes de horror y no lo aguantaba. Empecé a escribir así no más. Yo hablaba mucho de lo que había vivido. Un día le estaba contando todo a unos amigos y me dijeron: “¿Cómo es posible todo eso?, nosotros no sabíamos todo lo que pasaba, tenés que escribir”. Yo le dije que no era escritora pero me dijeron que no importaba, que contara lo que había vivido. NOTICIAS: ¿Cree que la gente no estaba preparada para un testimonio tan crudo de lo que realmente había pasado en esos años? Daverio: No. La gente en realidad no sabía lo que pasaba ni quería saber. En esos años los amigos nos respetaban, pero creían que no entendíamos el país, muchos otros no nos querían para nada. NOTICIAS: Cuando su marido llegaba a su casa y le contaba las terribles historias de lo que estaba pasando, ¿cómo hacía para proteger a sus hijos de todo eso? Daverio: Yo tenía era en consciente de que mis hijos no tenían que saber. Viví una vida muy burguesa, soy burguesa. Actué como una madre que llevaba todos los días a la plaza a los chicos, tenían una vida absolutamente normal. Cuando llegaba Bob a la noche, preparaba algo para comer, cocinaba para distraer su mente, venía al dormitorio y me contaba lo que pasaba, pero con los chicos traté de seguir mi vida. NOTICIAS: ¿Por qué no volvieron a vivir a la Argentina? Daverio: Por los chicos, ellos ya estaban en otras condiciones, el diario no lo quería a Bob en ese momento, mi hijo quiso seguir ahí con los Derechos Humanos en el diario y lo echaron. El Herald de ese momento quería cambiar, hacer otra cosa. Nosotros estábamos bien, a mi Estados Unidos me dio la oportunidad de estudiar gratis, hice todo el doctorado, me abrieron las puertas, nunca me sentí excluida, en ese sentido fue fantástico. Los chicos iban al colegio en bicicleta. Pero Bob quería volver a toda costa. NOTICIAS: ¿Cómo lo llevó él? Daverio: Bob se dedicó mucho a ayudar a los chicos, a entretenerlos, eso lo ayudó mucho a salir de todo eso. Pero indudablemente el pasado nunca se va. Nosotros hasta hoy seguimos los medios de argentina, escuchamos Radio Mitre, leemos Página 12, miramos Telenoche, nunca se rompió nuestro vínculo con Argentina. Pero volver fue difícil. Yo pensaba que nos íbamos a quedar 10 años hasta que todo se acomodara, yo tenía a mi padre en Argentina. NOTICIAS: ¿Por qué cree que se salvaron? Daverio: No sabían quién era Bob, algunos creían que él tenía conexiones con los americanos, tenían un poco de miedo al principio, cuando lo llevaron preso, Carter escribió una carta, a pesar de que no lo conocíamos. Esa fue una de las cosas. Nos enteramos que había un plan era largar a unos montoneros que estaban presos, que hubiera un tiroteo y matar a Bob y a los presos. A mi me cruzaron con un auto cerca de mi casa. NOTICIAS: ¿Qué siente con la reedición del libro y recordar toda esa época? Daverio: Es un fantasma que viene todo el tiempo, es un pasado que no se va. NOTICIAS: ¿Qué espera que reciban las nuevas generaciones del libro? Daverio: Que aprendan lo que pasó, que sepan que mucha gente sufrió. Es un libro que le puede dar a una persona la sensación de lo que estaba pasando. Pretende mostrar cómo era la Argentina. NOTICIAS: ¿Hoy cómo es su vida juntos? Daverio: Estamos muy bien, es muy lindo estar juntos a esta edad, hemos pasado muchas cosas, no solo políticas. Hay toda una vida de la que podemos hablar. En mi casa no hay silencios, nos interesan las mismas cosas, hay mucha conversación, de noche vemos películas. Es muy lindo

es-ar