Publication:

Parabrisas - 2021-06-03

Data:

Clásicos de etiqueta

EXPOSICIONES

Por Diego Porciello (desde Miami, Estados Unidos).

Parabrisas fue el único medio argentino acreditado en la glamorosa muestra de clásicos de Amelia Island, Estados Unidos. Cada año se lleva a cabo en el mes de marzo, pero este 2021 hubo que posponerlo hasta mayo para dar tiempo a la normalización tras la pandemia. Si bien el concurso en sí se desarrolla el día domingo, las actividades comienzan el jueves con los eventos y la subasta alrededor de Amelia Island. Entre estos eventos podemos mencionar un recorrido que es opcional para algunos de los autos expuestos: el Cars and Coffee del sábado ‒donde muchos clubes y particulares exponen sus autos en el mismo lugar donde se llevará a cabo el concurso el domingo‒, las subastas de Bonhams, RM Sotheby's y Mecum, The Werks ‒una multitudinaria reunión de Porsche‒, y el concurso Lemon, en el cual se exponen autos en estado calamitoso y en el que gana el peor, pero que deben llegar y retirarse funcionando. En definitiva, cuatro días intensos donde prevalece el olor a nafta. Este año hubo categorías destacadas, como la denominada “Es eléctrico”, que presentó vehículos con ese tipo de propulsión de los primeros años del automóvil; la categoría “Porsche 935”, que exhibió numerosos ejemplares de estas bestias de 800 CV, y la de los Hispano Suiza, categoría de la que salió el ganador de la muestra, el “Best in Show”. Por segundo año consecutivo, Parabrisas fue el único medio argentino acreditado, para mostrarles en estas páginas lo mejor del concurso. SHADOW DN4 de 1974 Best in Show Sport Trophy Fue conducido por Jackie Oliver y ganó cuatro de las cinco carreras de la temporada corta del Can-Am original. Habría anotado un invicto, pero sufrió una falla en el motor en la última carrera, a solo cuatro vueltas del final. El DN4 era un auto completamente nuevo para 1974 y usaba muchos componentes del DN3-F1. El DN4-1A fue conservado sin restaurar hasta que fue comprado por su actual propietario en 2014. Luego de ser restaurado, ha corrido y ganado todas las carreras históricas en las que ha participado desde 2016 hasta el presente. El DN41A fue recientemente restaurado ‒otra vez‒ luego de un incidente en la Road America histórica 2020. Esta es la primera vez que se muestra desde su última restauración. HISPANO-SUIZA H6B de 1926 ‒ Best in Show Hispano-Suiza produjo 2.350 autos H6 desde 1919 hasta 1933. El H6 tenía un motor de seis cilindros en línea con árbol de levas en cabeza de aluminio de 403 pulgadas cúbicas. Era la mitad del motor de aviación V12 de Birkigt. Los frenos eran a tambores de aleación ligera en las cuatro ruedas servoasistidos, una tecnología pionera en la industria que fue licenciada a otros constructores, incluido Rolls-Royce. Este Hispano-Suiza H6B recibió carrocería Cabriolet Le Dandy en Henri Chapron Works en 1931. Varios Delage D8 recibieron carrocerías Le Dandy, algunas con guardabarros fluidos y otras con guardabarros para bicicletas. Porsche 935 Amelia celebró el "Porsche 935 que todo lo conquista" con un seminario y 13 ejemplares del icónico auto de carreras en el campo de exhibición. El 935 de Porsche debutó hace 45 años en un mundo que se tambaleaba por la crisis petrolera. En este contexto, el fabricante alemán crearía el Porsche Turbo, una versión más potente de su 911, y nacería un nuevo conjunto de reglas que cambiarían el foco de las carreras de resistencia de los prototipos puros a los autos GT de carrocería modificada para conducir a la creación del 911 Turbo Grupo 5 935. Una época bestial del automovilismo mundial. El auto eléctrico más antiguo que se conoce Se cree que este Morris y Salom Electrobat IV de 1895 es el vehículo eléctrico más antiguo que existe. Los primeros Morris & Salom estuvieron a la vanguardia de los experimentos del siglo XIX con transporte eléctrico, y recibieron una patente en 1894. El innovador Electrobat IV funcionaba con dos motores eléctricos alimentados por una batería de 158 kg. El vehículo tenía un alcance de 32 a 40 kilómetros y alcanzaba una velocidad máxima de 25 a 32 km/h. Aunque el papel del vehículo eléctrico disminuiría a medida que avanzara el motor de combustión interna, el objetivo de construir unidades que pudieran conducirse a altas velocidades en largas distancias sin combustibles fósiles se abandonó, pero nunca fue olvidado. Así es que se celebró el primer “Taking Charge Parade”, un desfile de lo último en vehículos eléctricos, donde se pudo ver a los Cadillac LYRIQ, Mustang Mach-E, Hummer EV, VW ID.4, Porsche Taycan e Hispano Suiza Carmen, entre otros. MERCEDES-BENZ 680 S BARKER TOURER DE 1929 Elegido club Mercedes-Benz de América como el Mercedes-Benz de mayor significancia histórica. Basado en los SSK de competición, el 680S es un auto de carrera con carrocería de calle. Su motor supercargado de 6,8 litros le permitía alcanzar una potencia de 180 HP que, para su época, era alrededor del triple de lo que tenía un buen auto normal. Muscle Mus cars Los musculosos americanos también estuvieron presentes pres con ejemplares de los más selectos, como por ejemplo el Dodge Charger R/T de 1970 en color “pantera “pan rosa”. Solo tres unidades fueron producidas en ese e particular color. Otro destacado fue un Mustang Mus Boss 429 de 1970 sin restaurar y con solo 12.550 12.5 kilómetros. El Boss 429 nació para ser homologado hom en Nascar y solo se produjeron 1.357 unidades unid ese año. La transmisión automática y el aire acondicionado aco no eran opcionales disponibles en este modelo. Otro O elegido de Parabrisas es el Plymouth Superbird Sup de 1970, creado con el único propósito de ganar gan en Nascar. Un auto que alcanzó más de 320 km/h km/ en Talladega y Daytona, pero que tuvo que ceder ced su lugar a la marca Dodge, por lo que corrió Lc solo un año. La unidad expuesta contaba con menos de 10.000 kilómetros de fábrica. Ferrari 275 GTB-C Speciale de 1965 Solo tres fueron construidas y dos estuvieron expuestas en Amelia. La Ferrari 275 GTB/C (Competizione) Berlinetta Speciale (foto) fue la primera GTB oficial de competición que participó en Nürburgring y en la Targa Florio como prototipo. Una vez homologada, ganó la clase GT de las 24 Horas de Le Mans de 1965 a un ritmo que hubiese ganado la general de dos años antes. Diseñada por Pininfarina, construida por Scaglietti y sucesora de la 250 GTO, esta versión especial para carreras reducía notoriamente su peso y equipaba un motor V12 de 3,3 litros de cárter seco con seis carburadores Weber tomados de la 250 LM que entregaba 330 CV. Fue la primera Ferrari con suspensión trasera independiente y caja puente. MERCEDES AMG CLK GTR DE 1999 A mediados de los noventa, Mercedes-Benz buscaba volver al Campeonato Mundial de GT. Para participar, junto a AMG desarrolló, construyó y probó ‒en solo 128 días‒, el CLK GTR, propulsado por un motor V12 de 6,9 litros. El superdeportivo no solo fue competitivo, sino que ganó en el A-1 Ring, Suzuka, Donington, Sebring y Laguna Seca, obteniendo el Campeonato de Pilotos con Bernd Schneider y derrotando a los formidables McLaren F1 y Porsche GT1. Esta unidad es la 7 de 25, pintada en Iridium Silver, y una de las únicas tres con el clásico tapizado escocés azul grisáceo del 300 SLR de Stirling Moss. En 1999, el CLK GTR fue el deportivo más caro de la historia, con un precio de 1.547.620 dólares.

Images:

Categories:

Revistas

© PressReader. All rights reserved.