Publication:

Parabrisas - 2021-09-09

Data:

MERCEDES-BENZ VITO TEST.

SUMARIO

Por Augusto Brugo Marcó / Fotos: Alejandro Cortina Ricci

El modelo que se fabricó en la Argentina, ahora llega desde España. Muy interesante como van ejecutiva o para uso familiar por sus ocho plazas y la excelente dinámica, queda en deuda por equipamiento. Afines del 2015 Mercedes Benz anunciaba el inicio de la producción en la Argentina del modelo Vito, fue una apuesta importante en su momento pero lamentablemente no prosperó. El motivo de aquella triste decisión fueron las bajas ventas. Ni a nivel local ni en Brasil la Vito nacional logró alcanzar las expectativas de la marca. Uno de los problemas que hizo que el modelo de producción local no prosperase fue la elevada carga impositiva. Las Vito de pasajeros fueron muy afectadas desde el primer día con los impuestos internos para los llamados “autos de lujo”. Por su configuración de menos de once asientos, las Vito Tourer y Combi fueron homologadas por el INTI como vehículos de pasajeros. A pesar de todo la Vito se sigue comercializando aunque ahora llega importada desde España con una receta muy similar a la que se ofrecía de producción local. Desde hace tiempo que Mercedes no cuenta con modelos para realizar pruebas por las trabas del gobierno a las importaciones. Entre los pocos vehículos que actualmente tienen disponible en la flota de prensa se encuetra la Vito Tourer que aprovechamos para probar en esta ocasión. Muchos usuarios que buscan más de siete asientos y gran espacio tienen pocas alternativas para elegir. Además del modelo de la estrella hoy se ofrecen La Hyundai H1 y la Kia Carnival y con ciertas dificultades para conseguirlas. Clásico y convencional La Vito tiene una carrocería larga ya que mide 5,14 metros de largo, también es bastante ancha con 1.92 metros y alta con 1,89 metro. Su diseño posee algunos rasgos aerodinámicos, especialmente en el frente, que la dejan bien plantada y atractiva. La Tourer se diferencia exteriormente de las otras versiones por sus paragolpes color carrocería y las llantas de aleación de 17 pulgadas. Esta Vito sólo tienen puerta corrediza del lado derecho. Esto es algo muy incómodo, ya que se trata de un modelo pensado para pasajeros. En Europa se ofrecen versiones con puertas laterales de ambos lados. Generoso interior Sin duda quienes buscan mucho espacio interior, comodidad y funcionalidad la Vito Tourer es el modelo indicado. Dispone de una distancia entre ejes de 3,20 metros, y un interior con una capacidad de hasta ocho pasajeros en una configuración 2+3+3. En las dos filas atrás los ocupantes tienen un generoso espacio para piernas, a lo ancho y a lo alto, las butacas son cómodas, se pueden reclinar y los más importante es que cada una tiene su cinturón de seguridad de tres puntos, ganchos Isofix y apoyacabezas. Como dijimos para ingresar cuenta con una puerta corrediza del lado derecho, y para acceder a la tercera hilera hay que rebatir una butaca, que se hace en un procedimiento de dos pasos: primero se pliega el respaldo y después hay que desanclar el cojín, que tiene una bisagra. El método permite una gran amplitud para el acceso, pero la butaca es algo pesada. Esta zona dispone de cuatro salidas de aire posteriores y otro par inferiores asi el sistema de climatización, ayudado por los vidrios térmicos, funcionó correctamente. Se destaca por ofrecer algunos portaobjetos, portabotellas laterales y tomas de 12 volts. SI bien tiene una gran superficie vidriada, las ventanillas son fijas, lo que puede generar cierta claustrofobia, y a diferencia de otros vehículos multiplaza, la Vito conserva un espacio muy amplio para el equipaje. En las plazas delanteras todo es muy convencional con cierto dejo a utilitario que a un modelo de pasajeros. La posición de manejo posee una butaca cómoda pero muy elevada. Pero a favor la columna de dirección se ajusta en altura y profundidad. Entre las dos butacas delanteras solo se ve el piso y hay un espacio enorme que permite ir sin problemas acceder desde los asientos delanteros hacia las plazas posteriores. En esta Tourer se destaca el volante que agrega comandos, el panel de instrumentos incorpora un display más generoso y agujas para temperatura de agua y nivel de combustible, también suma un bandeja por debajo de la consola central y el plafón con LED es más delicado. Desde el punto de vista del uso familiar posee detalles a mejorar como el antiguo equipo de sonido que podría reemplazarse por un sistema más actual por pantalla. Posee radio, bluetooth y lector de tarjeta SD pero el sonido es mejorable. En el aspecto de equipamiento las ausencia más notables son las butacas eléctricas, los sensores de estacionamientos que nuestra unidad no poseía pero que según la ficha de equipamiento si se ofrece, el encendido automático de luces y como comentamos la pantalla táctil y también un navegador, elementos que si están disponibles en Europa. Ideal para viajes en familia La Vito Tourer posee tracción trasera que le otorga una excelente maniobrabilidad y buen reparto de pesos. Se ofrece con un motor naftero 2.0 que desarrolla 211 CV y 35,5 kgm desde 1.500 rpm (lo mantiene hasta las 4.000 rpm). Se acopla a una caja automática de siete marchas que le saca muy buen provecho a la potencia del motor. El conjunto obtiene buenas performances y consumos contenidos para su cilindrada, peso y porte. Nos llamó la atención que nuestra unidad lograra una máxima de casi 200 km/h (198,3 km/h) cuando el fabricante anuncia que esta limitada a 160 km/h. Su comportamiento en ruta es sobresaliente para esta clase de vehículo. Allí hace gala de un buen coeficiente aerodinámico una dirección con asistencia justa en cada momento y el factor fundamental lo pone el asistente de viento lateral, que funciona en conjunto con el control de estabilidad para mantener en línea a un vehículo que, por su gran superficie, tendría tendencia a sufrir las ráfagas eólicas. En la ciudad se mueve con cierta agilidad, aunque nuestra unidad manifestaba algunos ruidos estructurales a la altura de la puerta corrediza. Por su parte en algunos pisos irregulares la suspensión posterior se manifestó algo áspera. Otro punto a considerar es la visibilidad posterior, que es limitada ya sea por el retrovisor interno, donde todos los apoyacabezas interfieren en el campo visual. La ausencia de sensores obliga a maniobrar con mucho cuidado en lugares reducidos, aunque en estas instancias ayuda considerablemente la capacidad de maniobra y buen tacto que ofrece la dirección. En cuanto a seguridad, se destaca el excelente aplomo en ruta como también los frenos, que obtienen distancias lógicas para un vehículo de más de dos toneladas. También responden muy bien los controles de estabilidad/ tracción, asistente de viento lateral y ganchos Isofix. A esto se suman faros antiniebla (del/ tra), doble airbags frontal y el Attention Assist (que alerta cuando detecta signos de cansancio del conductor). Sin duda podría ofrecer algún airbag extra si considermaos que uno de los lemas de la marca alemana es que la seguridad no se negocia. En cuanto al precio de la Vito Tourer se ofrece a u$d 58.966 un valor algo elevado sobre todo si consideramos que la Hyndai H1, (también con tracción trasera), que además dispone de 12 plazas y un efieciente motor diesel actualmente se puede adquirir por 52.900 de la misma moneda. Lamentablemente estos valores muchas veces no se condicen con la realidad ya que por las trabas a las importaciones se generan distorisones que elevan considerablemente los precios de lista. Quien busca una Vito Tourer seguramente tenga bien claro que a pesar de algunas falencias de equipamiento hoy es el modelo de ocho plazas con el mejor comportamiento en ruta de su categoría.

Images:

Categories:

Revistas

© PressReader. All rights reserved.