Publication:

Parabrisas - 2021-09-09

Data:

SER CAMPEON, A LOS 70

ANIVERSARIO / 1ER CAMPEONATO MUNDIAL DE JUAN MANUE

Por Néstor Saavedra / Fotos: Museo Fangio

Esta vez no se le iba a escapar. Todavía tenía la sangre en el ojo de lo que había pasado el año anterior cuando había perdido el campeonato por jugar para el equipo. Este tropezón animó más a “El Chueco”. El 27 de mayo arrancó la temporada 1951 de la máxima categoría, piloteando el Alfa Romeo 159 en el Gran Premio de Suiza. Juan Manuel Fangio consigue la pole position y la victoria de punta a punta y bajo la lluvia en Berna. Pero, por sobre todo, logra derrotar algo fundamental para conquistar cinco títulos del mundo: la superstición. Un gato se le cruza la noche anterior a la carrera mientras recorre el circuito para conocerlo. Lo mata, pero aprende que la mala suerte mengua su lugar cuando se haFangio llega, campeón del mundo, a la Argentina. José F. González encabeza la fila en la escalerilla del avión. A la derecha, en la difícil Nürburgring, donde, en 1957, hará su más épica carrera. cen c bien los deberes. Los nueve puntos son el primer escalón para las restantes seis carreras. El 17 de junio la cita es SpaFrancorchamps, F Bélgica. Luigi Villoresi, “Nino” Farina y Fangio se turnan en la punta. El Chueco p para en boxes para cambiar neumáticos y... sorpresa: se han desplazado las estrías de la masa y deben ponerlos sin sacar la rueda. Poco más de 14 minutos de demora. Fangio resuelve con lógica: sigue corriendo para lograr la vuelta más rápida, ya que sabe que no alcanzará la vang guardia. Sale noveno, pero sum ma un punto. Triunfa Farina, que llega a 12 unidades, dos más que el argentino. El primer día de julio lo convoca Reims. Vence en la clasificación. “Desde la largada nos cortamos y nos dimos con todo hasta que empezó a fallar la bomba de nafta en mi coche. Mientras yo esperaba en boxes que Fagioli me entregara el auto, Ascari también entró fallando. Al final gané yo con el auto de Fagioli y Ascari salió segundo con el de Froilán”, le cuenta a su biógrafo, Roberto Carozzo. Fangio suma un punto por vuelta más rápida y divide con su compañero los que le corresponden al primer lugar. Llega así a 15 y supera por uno a Farina, que sale quinto. Recorriendo el circuito de Sil verstone, le espeta a su amigo José Froilán Gónzalez, que corre para Ferrari: “el sábado, aquí, cobramos”. No se equivoca. En clasificación, González los liquida a todos en el Gran Premio de Gran Bretaña. En la carrera hay un lindo mano a mano entre coterráneos. El “uno-dos” González-Fangio recorre las páginas de los diarios y revistas. El Chueco suma 21 puntos; Farina, 15, pues da el giro más rápido. Nürburgring por primera vez recibe a Fangio. El circuito germano es largo y complicado, pero lo seduce al futuro campeón. En la clasificación choca contra un talud, y lucha por meter primera y segunda. El problema en los cambios sigue en carrera y Fangio termina como escolta de la Ferrari de Alberto Ascari. Entonces encabeza el campeonato con 27 puntos a diez de Ascari. Farina abandona y se queda con 15. Rodeado de nombres y escuderías italianas, Fangio llega a Monza el 16 de septiembre. El bonaerense logra la pole y, en la competencia, llega a la punta, lo que le está dando el título, pero se le rompe un neumático y lo pasan cuatro autos. Vuelve a la pista. Acelera y llega a la tercera colocación. Ascari se corta adelante. La bomba de nafta lo deja sin carrera al Chueco. La única Alfetta en pista la conduce Farina y logra la vuelta más rápida. Para Fangio hubo “un sabotaje en la fábrica”. El triunfo de Ascari lo coloca a solo dos puntos debajo del argentino; González, segundo, queda a siete. Hay que sufrir hasta el 28 de octubre. Gran Premio de España en Barcelona. Como sucede cuando se enfrentan los grandes, la victoria reside en los detalles: los ingenieros de Alfa ponen unos tanques de nafta suplementarios para hacerles creer a los demás pilotos, y a Fangio, que no va a cargar durante la prueba; le ordenan que no abra la entrada de aire para los pies hasta la décima vuelta, pues sirve para el compresor y no puede absorber mucho polvo. Pese a que Ascari toma la punta, el argentino se le pega y, no bien ve un hueco, se mete y no afloja más. Fangio es campeón de Fórmula 1 por primera vez. Le seguirán cuatro títulos entre 1954 y 1957. Festeja con Ascari que, por apuesta, elige el restaurante y los invitados. Una fortuna. Pero ¿quién le quita la alegría al que llega de Balcarce al mundo? Hace 70 años se inicia historia de campeonatos mundiales del piloto que aún tiene el mejor porcentaje de carreras ganadas, pole positions y podios, y es campeón con más escuderías y con mayor edad. ¡Salud, maestro!

Images:

Categories:

Revistas

© PressReader. All rights reserved.