Publication:

Parabrisas - 2021-09-09

Data:

Con toda la energía

TALLER | MANTENIMIENTO

Por: Pablo Jorge Gualtieri

La bobina de encendido es un transformador que convierte la baja tensión de la batería (12 o 48 voltios) en alta tensión, más de 30.000 voltios necesarios para que salte la chispa en la bujía en los cilindros del motor, y así enciende la mezcla de aire y combustible, nafta, GNC, alcoholes y otros, de acuerdo al tipo de motor. Estos dispositivos manejan tensiones muy altas, como hemos mencionado, y hay un peligro de muerte si se manipulan sin conocimientos de electricidad automotriz. Es por ello que hay que tener mucho cuidado al acercarse a ellas si no se cuenta con los conocimientos suficientes. Con el motor detenido (condición esencial), se las puede observar si los cables están bien instalados, aunque en los más modernos motores esta tarea es muy difícil y hay que confiarla a un taller especializado. También se pueden limpiar con un trapo limpio y seco o ligeramente humedecido en kerosene. En las bobinas tradicionales (del tipo "botellita"), presente en gran cantidad de modelos de generaciones anteriores, hay que prestar atención a los dos cables de baja tensión. Se debe recordar, si se han quitado los cables, hay que colocarlos en los mismos terminales. Si se invierte la colocación de los cables, cambia la polaridad de la bobina, se pierde energía de encendido y el motor pierde potencia y aumenta el consumo de combustible. Limpiar los cables de alta tensión del encendido e incluso los de baja tensión es una buena medida. A veces, por fallas en el sistema de encendido o en la misma bobina, se producen cortocircuitos que la hacen recalentar y fallar. Es posible verificar el correcto o no funcionamiento de la bobina, pero esta función hay que confiarla a un concesionario o un taller de electricidad, ya que disponen de instrumentos de prueba altamente sofisticados y precisos, empezando con el escáner de última generación. La tendencia actual es instalar la bobina encima de la bujía de encendido, algo ya muy común en los motores de inyección directa. Huelga decir que en los nuevos automóviles no hay distribuidor de encendido. Todo se hace a través de micro computadoras digitales y sensores específicos. Otras funciones Además de la función primordial de producir corriente de alta tensión, la bobina tiene estas otras misiones que cumplir: - enviar la alta tensión sin retraso respecto al instante preestablecido por señal de apertura electrónica; - crear una chispa con energía suficiente para iniciar el encendido; - funcionar de manera regular al variar la velocidad del motor, lo cual quiere decir que la energía de la chispa no debe ser baja durante el arranque ni debe disminuir cuando el motor gira velozmente, y - poseer capacidad de resistir el corto circuito cuando, por olvido, se deja puesta la llave de contacto en posición de encendido. Componentes Las partes esenciales de la bobina son tres: - el arrollamiento primario, generalmente compuesto por 200 o 300 espiras de hilo de cobre esmaltado de 0,4 a 0,8 mm de diámetro; - el arrollamiento secundario, constituido por millares de espiras (normalmente entre 18.000 y 25.000) de hilo de cobre esmaltado muy delgado (0,06 a 0,08 mm de diámetro), y - el circuito magnético, constituido por el núcleo y la armadura exterior. Todos los componentes de la bobina de encendido convencional contienen aceite liviano aislante o resina epoxi (alquitrán en las bobinas más antiguas). La carcasa exterior de estas bobinas es metálica. Ahora todo es plástico de ingeniería.

Images:

Categories:

Revistas

© PressReader. All rights reserved.