Publication:

Parabrisas - 2021-09-09

Data:

Nuevas tecnologías

TALLER | MANTENIMIENTO

La duración de la chispa que entrega la bobina no debe ser inferior a 15 microsegundos (un microsegundo es la millonésima parte de un segundo) y es conveniente que alcance los 250 microsegundos, para garantizar que, en presencia de mezclas pobres, sea posible el choque de las moléculas de oxígeno y de nafta (o GNC). La energía no debe superar los 20 mJ (megajulios), para no desgastar excesivamente los electrodos de las bujías. Existe también otra característica muy importante: el tiempo que tarda la tensión, en el secundario, en alcanzar los 30.000 voltios. Este tiempo, denominado "rise-time", o tiempo de propagación, se define como el necesario para pasar del 10 al 90 por ciento del valor máximo. Dicho tiempo debe ser muy pequeño o inferior a los 5 microsegundos, pues en caso contrario se tendría una dispersión eléctrica debida a las partículas conductoras existentes sobre el aislante de la bujía. Para reducir su duración y evitar, así, la dispersión de energía, los sistemas más eficaces son acudir al encendido electrónico con descarga capacitiva, utilizado en muchos modelos deportivos.

Images:

Categories:

Revistas

© PressReader. All rights reserved.