Publication:

Parabrisas - 2021-10-14

Data:

AUDI RS e-tron GT

SUMARIO

Por CHRISTIAN HEIN / Fotos: ALEJANDRO CORTINA

CONTACTO. La versión más radical del modelo ciento por ciento eléctrico de la marca alemana ofrece 646 CV y acelera de 0 a 100 km/h en apenas 3,3 segundos. Lo manejamos en el autódromo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Para hacer un paralelismo, la mayoría sabemos o nos imaginamos que no es lo mismo ver un tigre en fotos o en un zoológico que cruzárselo frente a frente en su hábitat natural. Algo parecido pasa con este deportivo de última generación que, si bien lo conocíamos por fotografías o habíamos visto algún video, poder verlo personalmente y, mejor aún, manejarlo a fondo en un autódromo, es una sensación incomparable, casi de ciencia ficción. El e-tron ofrece todo para ser disfrutado: desde un altísimo torque, ya sea desde la vuelta cero del motor hasta, por ejemplo, ruedas traseras direccionales o un ruido que es una mezcla de un virtual V8 con el típico zumbido al mejor estilo de las películas del futuro. Imagen sport Con la sigla RS por delante, se trata de la variante más radical del modelo ciento por ciento eléctrico, que comparte plataforma y varios aspectos de la tecnología del Porsche Taycan, si bien tiene un diseño propio que, a partir de su silueta tipo fastback, sea cerca al A 7 Sportback. Con un bajísimo coeficiente aerodinámico de Cx 0,24, esta alternativa probada se distingue, además, por los anillos negros en el frente. Por dentro no presenta demasiadas novedades futuristas, pero deja bien claro que se trata de un vehículo de una calidad extrema. Todo eso lo advertimos no bien ingresamos al bajísimo habitáculo, donde lo primero que nos llamó la atención es el agradable grip del volante forrado en una fina alcántara. Con una posición de manejo muy deportiva, al igual que la forma de los asientos delanteros, el e-tron GT muestra un espacio interior justo, muy especialmente para los tres pasajeros que permite llevar atrás, aunque el del medio es casi de compromiso. Aprovechando la inusual disposición de la propulsión, este Audi tiene la particularidad de contar con dos baúles, uno de 350 litros, que es el trasero y otro de 81, que va adelante y que puede servir, como el caso del que manejamos, para llevar el cargador encima, sobrándole lugar para algún que otro bolso o mochila. Sensaciones únicas Quienes escribimos en Parabrisas hemos manejado todo tipo de deportivos, incluso en más de una oportunidad nos subimos a un auto de carreras. Pero el modo en el que este auto manifiesta sus elevados 646 CV es inaudito. Con el Launch Control de por medio, sólo es cuestión de pisar el freno con el pie izquierdo y llevar el pedal derecho a fondo, para que a la milésima de soltar los enormes cálipers, sin patinamiento de ruedas, ni espera de revoluciones de por medio, venga toda la fuerza G al cuerpo y se termine reflejando en una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,3 segundos, cuando un Fórmula 1 lo hace en 2,6 segundos... Así, el RS también muestra una notable reacción en situa ciones de sobrepaso, aumentando de 80 a 120 km/h en unos cortísimos 2,1 segundos. Todo esto hasta llegar a los 250 km/h que es la limitación que le impuso el fabricante. Para lograr tales cifras, este Audi cuenta con dos motores eléctricos: el delantero de 238 CV y el trasero, que entrega 455 CV; ambos están dispuestos de manera transversal y son sincrónicos con rotor de imanes permanentes. Las baterías, por su parte, son de iones de litio, están ubicadas en el centro del vehículo y su capacidad útil es de 85 kWh. Esto que quizás a la mayoría no le diga nada, significa que el RS puede alcanzar una autonomía de 472 kilómetros, según el ciclo WLTP. Esto es seguramente en condiciones ideales de circulación, ya que nosotros, por lo menos, no nos animaríamos a realizar un viaje en verano de 400 kilómetros a la Costa Atlántica, circulando a 120 km/h con el aire “a full” y sin tentarnos de hacer alguna aceleradita. Por otro lado, y sólo a modo de referencia, el tiempo de recarga del 0 al 80 por ciento es de 22,5 minutos. Como es de suponer, estando en un autódromo mientras estuvo en nuestras manos lo manejamos siempre en el modo deportivo dynamic, pero tiene tres modos más: comfort, efficiency, e individual. Debido al poco tiempo que lo tuvimos disponible, sólo lo probamos con la caja en modo automático; la próxima vez trataremos de desentrañar el funcionamiento de la transmisión que, según Audi, es de sólo dos marchas. Muy seguro Aquellas brutales prestaciones no sirven de nada si el vehículo no ofrece la máxima capacidad dinámica y una seguridad acorde. En este sentido, para darnos una idea de la tecnología aplicada a este vehículo, vale destacar en primer lugar las ruedas traseras direccionales con las que logra una mayor estabilidad en curvas o en maniobras tipo slalom, además de una notable mejora del radio de giro, que en este caso es de 11,6 metros. Las suspensiones también merecen un párrafo aparte, ya que son neumáticas de serie con lo que además del ajuste del reglaje según el modo de conducción, pueden elevar la carrocería 20 mm y bajarla 22 mm. Se suma a todo esto un diferencial trasero autoblocante electrónico. Plantado sobre neumáticos delanteros de medida 245/45 R20 y traseros de 285/40 R20, los enormes discos hacen que esas ruedas, que tanto se agarran al momento de acelerar, hagan lo mismo a la hora de detener los elevados 2.422 kilos del vehículo. Por supuesto que a todo esto agrega un gran listado de elementos para la protección pasiva, que no vale la pena enumerar hasta que hagamos el test completo cuando arribe definitivamente. Lo mismo sucede con el equipamiento de confort, en el que destacaremos solo alguno de los ítems que nos llamaron la atención, comenzando por el tablero digital, denominado virtual cockpit plus de 12,3 pulgadas, la altísima definición de la pantalla de 10 pulgadas, los asientos delanteros y traseros con calefacción, el climatizador individual posterior, y muchos otros. Estéticamente, la unidad probada contaba con fibra de carbono en el techo, en los zócalos y en las carcazas de los espejos. Esta versión suma de serie un avanzado equipo de audio Bang & Olufsen. Seguramente no está definida la configuración para nuestro país, pero descontamos que los neumáticos serán run flat, tal como propone el deportivo en cuestión. Inalcanzable Si bien de acá al año que viene pueden pasar muchas cosas, se estima que el valor de este RS e-tron GT estará en el orden de los 300.000 dólares. Un chiche caro para la mayoría de nuestros bolsillos, pero que a los pocos afortunados les dará muchas satisfacciones, sobre todo pensando en las asombrosas prestaciones, al mismo tiempo que aportan un granito de arena para el cuidado del medioambiente, además de ahorrarse, según el distrito, algunos pesos en gastos de patente.

Images:

© PressReader. All rights reserved.