Publication:

Parabrisas - 2021-10-14

Data:

BMW M340i xDRIVE TEST.

SUMARIO

Texto y fotos: ALEJANDRO CORTINA RICCI

Es la versión más picante del Serie 3 que actualmente se vende en el país. Desarrollado por MPerformance, ofrece chasis y suspensiones deportivas, motor turbo 3.0 de 387 CV y tracción integral. BÁSICOS Velocidad máxima 253,4 km/h Potencia 387 CV Consumo promedio 13,7 km/l Precio u$s 112.900 Cuando probamos la séptima generación del Serie 3 en 2019 ‒que había sido lanzado en la Argentina apenas unos meses después de su develación mundial‒, nuestras valoraciones fueron muy satisfactorias. Por aquél entonces nos había tocado en suerte una de las dos versiones convencionales del emblemático sedán, pero sabíamos que a futuro BMW agregaría “más pimienta” en la gama: tal es el caso de este M340i que en la actualidad se posiciona como el más radical de los Serie 3 que se venden en la Argentina. Sin llegar a ser un M puro (ver recuadro en página 60), de un tiempo a esta parte una de las tendencias de la marca de Bavaria es desarrollar estas variantes “firmadas por M Performance” con la finalidad de ofrecer un plus de deportividad en sus modelos de serie, pero que se puedan disfrutar todos los días con el mayor confort. Además de contar con varios aditamentos estéticos específicos, la clave de este modelo es que ofrece una serie de elementos que influyen en sus cualidades dinámicas. Entre ellos, la suspensión deportiva M con ajustes específicos (con amortiguadores de dureza variable), frenos, dirección y un diferencial deportivo M que varía el reparto de la fuerza del motor entre las dos ruedas traseras, motivo por el cual cambian las dimensiones de las trochas y las medidas de los neumáticos de 19 pulgadas en ambos ejes. Aunque, sin duda, el detalle más relevante para los puristas se advierte debajo del capó. Mientras las versiones 320i y 330i equipan un 2.0 de cuatro cilindros (de 184 y 284 CV de potencia, respectivamente), con tracción trasera, este M340i xDrive se sirve de un 3.0 de seis cilindros en línea con 387 caballos y 50,9 kgm de torque, asociado con una transmisión Steptronic Sport de ocho marchas (con levas en el volante) y tracción integral permanente. Sobrio pero encantador En un mercado mundial donde la tendencia inclina la balanza claramente hacia los SUV, BMW se las ingenió muy bien para transformar esta tradicional silueta de tres volúmenes en un vehículo muy atractivo en términos de diseño. Y este M340i agrega los condimentos necesarios para no pasar inadvertido. El frontal respeta el formato del Serie 3 convencional, pero implementa una grilla de color gris opaco con un entramado tridimensional muy particular. Las rasgadas ópticas full led hacen su aporte al desenfadado aspecto de este sector, que además luce un paragolpes más agresivo. También dispone de spoilers y faldones laterales que realzan su imagen. El diseño de las llantas es idéntico al de los otros Serie 3, aunque en este caso llaman la atención por los enormes cálipers de color azul con la firma M. En el sector posterior no hay grandes diferencias, a excepción del formato de la doble salida de escape (rectangular), un sutil alerón y las ranuras aerodinámicas del paragolpes. Por dentro no encontramos guiños a la deportividad extrema. Salvo algunos decorados de aluminio, el panel de a bordo respecta las características del Serie 3 común, bajo el concepto BMW Live Cockpit. Tampoco hay butacas de competición como en un M de pura cepa. Sin embargo, las del M340i ofrecen múltiples ajustes eléctricos, entre ellos los de los pétalos laterales para sujetar con mayor precisión la zona lumbar. Otro detalle propio de esta versión es que el instrumental (ciento por ciento digital) dispone de indicadores deportivos, como la fuerza G, la entrega instantánea del par y la potencia del motor. La posición de manejo se encuentra con muchísima facilidad dada la doble regulación del volante, éste último con un grip muy grueso y acolchado, cuyo tacto no necesariamente será del agrado de todos los usuarios. El espacio trasero está marcadamente orientado para dos pasajeros, que contarán con suficiente espacio y confort (disponen de climatizador digital y doble toma USB), pero un tercer ocupante no estará a gusto debido al pronunciado túnel de transmisión que penaliza el espacio para acomodar las piernas. Además, el respaldo de este sector es un tanto duro, ya que oculta un apoyabrazos con posavasos y la estructura del “pasa skí”. Cabe destacar que el baúl, con sistema se apertura eléctrica, ofrece 480 litros de capacidad y una generosa boca de carga. Sin embargo, el aspecto negativo de este modelo es que no cuenta con rueda de auxilio, como así tampoco con algún kit de inflado de emergencia: en países como el nuestro, donde en pocas ciudades hay disponibilidad de neumáticos Run Flat de reposición (sobre todo de 19 pulgadas), dañar uno de los titulares puede representar un gran dolor de cabeza, dependiendo de la zona geográfica donde se tenga el imprevisto. A otro nivel Si el apartado mecánico de los Serie 3 “más terrenales” era elogiable, el del M340i es sencillamente excepcional. Es que su propulsor naftero 3.0 TwinPower Turbo de seis cilindros en línea y 387 caballos de potencia entrega un sorprendente torque de 50,9 kgm: prácticamente, el mismo de una pick-up mediana turbodiésel. Este impulsor trabaja en perfecta sintonía con una transmisión Steptronic Sport de ocho velocidades que dispone de levas en el volante y función Launch Control para salir desde parado con la máxima aceleración posible, convirtiéndolo en un vehículo fuera de serie. Las prestaciones son elocuentes. Durante nuestras mediciones obtuvimos una velocidad máxima limitada en 253,4 km/h, en tanto que para acelerar de 0 a 100 km/h tardó apenas 4,7 segundos. Otro dato que da cuenta del temperamento de este modelo es su elasticidad. Para pasar de 80 a 120 km/h ‒situación que da una idea de su capacidad para realizar un sobrepaso en la ruta‒ necesitó de apenas 2,8 segundos: un chasquido de dedos. Con estas características podríamos suponer, tranquilamente, que se trata de un motor muy gastador. Sin embargo, su rendimiento también es sorprendente: en promedio puede recorrer 13,7 kilómetros por cada litro de combustible, con elogiables registros en ruta (a 90 y 120 km/h), solo penalizados en el uso urbano, donde ronda los 8 km/l. A su buen rendimiento contribuye el eficiente trabajo de la caja, de inmediata respuesta, que siempre permite que el motor gire relajado a velocidades estables. Por ejemplo, circulando a 130 km/h, el cuentavueltas no supera las 1.900 rpm. ¡Estimulante! La rigidez estructural del chasis desarrollado específicamente para el M340i permite que su comportamiento diná mico sea realmente exquisito. En esto interviene de manera directa el sistema de tracción integral xDrive con diferencial M Sport, orientado a enviar más potencia al eje trasero que al delantero, especialmente cuando se seleccionan los modos de manejo Sport o Sport+: de esa manera, la agilidad y la precisión aumentan de forma notable al tomar curvas a alta velocidad. En tanto, las suspensiones adaptativas M Sport con amortiguadores de dureza variable (101 mm más bajos que en los otros Serie 3) proporcionan gran aplomo sin resignar un agradable confort de marcha. Esto se advierte notablemente al seleccionar los modos Comfort y Eco Pro. Pese a contar con asistencia eléctrica y la posibilidad de variar la intensidad a través de los diversos perfiles de conducción, la dirección es un tanto pesada y no transmite del todo la información proveniente de las ruedas. Ahora bien, el desempeño de los frenos merece un párrafo aparte. Equipados con enormes discos en todas las ruedas, durante las pruebas de rigor respondieron con muchísima solvencia en todo momento, sin mostrar el mínimo indicio de fatiga. Para detenerse a cero desde los 100 km/h precisó de 38 metros. La deportividad tiene su costo Mientras la gama más civilizada del Serie 3 se mueve entre los 67.900 y 81.900 dólares, el M340i se ofrece a 112.900 dólares. Indudablemente, se trata de una versión que apunta a un usuario muy particular, dispuesto a pagar esa diferencia por las sensaciones al volante, la apariencia estética y un plus de equipamiento. En este sentido, el M340i se destaca por ofrecer un tablero de instrumentos y pantalla central de dimensiones más generosas que los 320i y 330i (de 12,3 y 10,2 pulgadas, respectivamente), más tomas USB, apoyacabezas traseros abati- - - bles, un head-up display con más información, cinturones de seguridad con los colores de M Performance y un paquete “acceso confort” compuesto por desbloqueo automático al acercarse y cierre automático cuando al retirarse del vehículo (con iluminación desde los espejos retrovisores), y apertura y cierre remoto del baúl. También se destaca por ofrecer techo corredizo en las plazas delanteras, arranque sin llave, navegador satelital, sistema de audio de alta definición Harman Kardon, sensores de estacionamiento con cámara de retroceso y cruise control adaptativo con función Stop&Go. Pero teniendo en cuenta su precio, queda en deuda con algunos elementos presentes en modelos de menor jerarquía, entre ellos un cargador inductivo para celulares o algunas asistencias a la conducción (ADAS) como el frenado autónomo de emergencia. Al igual que las otras versiones del Serie 3, equipa el inédito sistema de estacionamiento asistido que, con sólo apretar un botón en la consola central, repite los últimos 50 metros recorridos sin intervención del conductor: ideal para aquellos a los que se les hace dificultoso maniobrar en espacios trabados. También dispone del comando por voz que se activa a la expresión de usuario “Hola BMW” (o cualquiera que elija el propietario), y que permite interactuar al estilo del Siri de Apple, en tanto que el sistema de emparejamiento con teléfonos celulares es inalámbrico. Como siempre sucede entre las principales marcas alemanas premium, los rivales directos del M340i son los Audi S4 Quattro (354 CV) y Mercedes-AMG C 43 4Matic (390 CV). Actualmente el de los cuatro anillos no se vende en la Argentina, ya que trabaja en poder traer su inminente restyling, en tanto que el de la estrella es un poco más potente, pero también más caro que el BMW: cuesta 122.000 dólares. Una “decisión difícil” de tomar para quien se debate entre estos modelos... ¡y lo entendemos!

Images:

© PressReader. All rights reserved.