Publication:

Parabrisas - 2021-11-11

Data:

PRESENTACIÓN / MOTOS

CONTENTS

Honda GLH 150 En el transcurso de este año Honda Motor de Argentina es la marca que ostenta la mayor cantidad de patentamientos en el rubro motos. Actualmente en la planta de Campana se producen más de media docena de modelos, representando el 90 por ciento de ventas de la compañía. A comienzo de este año la marca j aponesa realizó el lanzamiento formal de la nueva GLH 150 de producción Argentina, un nuevo modelo dentro de uno de los segmentos más populares de nuestro mercado. Llega para posicionarse en un rango de precios muy competitivo: por encima de la CB 125 Twister. Para la pieza de publicidad de este modelo Honda eligió llamarla “Gaucha” lo que refleja que está en línea con las características que la marca quiere resaltar del modelo: noble, confiable, sinónimo de trabajo, siempre dispuesta a hacer una "gauchada". La producción local en la planta de Campana, de la nueva Honda GLH 150 fue posible tras una inversión de 5 millones de dólares que la compañía japonesa realizó en nuestro país, con un plan total de inversión de 15 millones de dólares en un plazo de dos años para localizar piezas y ampliar la línea de producción. Cómoda y ágil en el transito La GLH 150 es un modelo pensado para cargas de uso diario pero con mayor confort y facilidad de conducción. Para facilitar las tareas diarias, se le adosó una parrilla portaequipajes en la parte trasera, con terminación cromada, que le permite a su vez aumentar su versatilidad. Lo primero que se siente al subirse la Gaucha es que se trata de una moto cómoda con una posición de manejo erguida que permite que el conductor man tenga el domino en el transito. Llegar al suelo no es una tarea complicada, para un conductor de 1,70 metro promedio. Es posible apoyar ambos pies sin problemas ya que la altura del asiento es de 771 mm. En general la posición es muy cómoda, con todo en su sitio y con destacada sensación de control sobre la moto, el asiento es muy plano y permite ajustar la posición de acuerdo a la estatura. El mullido del asiento es blando. Como es costumbre en la marca, todo tiene muy buen aspecto, con mandos sencillos pero de buena calidad y terminación. Posee un tablero con indicadores analógicos de velocidad, revoluciones por minuto, nivel de combustible y odómetro (total y parcial) además de un display que indica qué marcha de la caja se lleva engranda. Tras unos primeros kilómetros en ciudad, se la percibe ágil, manejable y fácil de maniobrar en el transito. Es liviana (129 kg) lo que se traduce en una moto muy sencilla de mover en parado. El motor que ahora incorporó inyección de combustible enciende de manera instantánea con solo accionar el botón. Su respues velocidades es muy precisa, con un recorrido corto de la palanca que la hace muy efectiva y las marchas se engranan con facilidad. Tiene una relación bastante corta, llegando a altas revoluciones cuando se viaja a bajas velocidades. Está pensada para la carga el trabajo y la exigencia en cualquier tipo de geografía. A pesar de ir con el motor siempre en vueltas el consumo es muy bajo y su tanque de 10,2 litros le otorga muy buena autonomía. El rendimiento aproximado que pudimos medir fue de unos 30 km/l. En el aspecto dinámico, nos encontramos ante una moto que presenta un chasis muy robusto y unas llantas de aleación de 18 pulgadas que le aportan un comportamiento dinámico bueno. Es posible combinar perfectamente el uso en ciudad con calles en mal estado, pero a la vez llevarla con cierta comodidad por una autopista. Las suspensiones cumplen bien su función en este aspecto, aunque se nota algo blanda en frenadas. En cuanto al aspecto de lo de frenos (con disco adelante y tambor atrás) quizá sea la asignatura a mejorar de esta GLH 150, ya que debería ofrecer al menos un sistema combinado o lógicamente ABS. El precio sugerido por la marca japonesa es de 238.500 pesos, un valor razonable para una herramienta de trabajo como esta GLH 150.

Images:

© PressReader. All rights reserved.