Publication:

Parabrisas - 2021-11-11

Data:

LISTA PARA LA ACCIÓN

TEST

Por: EQUIPO DE PRUEBAS / Fotos: ALEJANDRO CORTINA RICCI

TEST. Con esta renovación la exitosa pick-up cambia detalles estéticos, agrega más elementos de tecnología moderna y equipamiento de seguridad. Esta versión emplea motor Diesel de 170 CV, caja automática y tracción 4x4, muy eficaces. Con esta actualización la exitosa pick-up marca el terreno para enfrentar una nueva etapa en la que no estará sola. Retoques de diseño y la incorporación de modernas tecnologías suman atributos. Esta versión tope de gama emplea motor Diesel y caja automática. La renovación de la Fiat Toro es uno de los puntos destacados de la estrategia de Stellantis en nuestra región. Este modelo ‒lanzado comercialmente en 2016‒ es, efectivamente, uno de los más exitosos de la marca (el segundo más vendido de la casa italiana, detrás del Cronos), y el creador de un segmento que, rápidamente, sedujo a un público ávido de este tipo de unidades, y que impulsó a otras marcas a seguir su ejemplo. Y no es la primera vez que Fiat crea un nuevo nicho. Recordemos, por ejemplo, que a finales de la década del 90 lanzó al mercado las versiones Adventure del Palio Weekend, abriendo el camino a las opciones “aventureras” de diversos modelos de muchísimas marcas. Pues bien, en este caso, mientras este ejemplar de Parabrisas se estaba imprimiendo, Ford anunciaba el futuro lanzamiento de la Maverick en la Argentina, unidad que será uno de los rivales directos de la pick-up de la marca italiana, junto con la ya conocida Renault Duster Oroch y, eventualmente, la Hyundai Santa Cruz y la Chevrolet Montana. Pero, para saber exactamente cómo se conformará esa competencia, será necesario esperar hasta la confirmación de los datos técnicos de los nuevos modelos en cuestión. Por lo pronto, en este artículo nos dedicaremos a analizar a fondo a la actualizada Fiat Toro, modelo que ahora se ofrece en cinco versiones: dos Freedom y dos Volcano (4x2 nafteras con caja automática de sexta ‒Volcano, con el nuevo motor turbo T270- y 4x4 Diesel con transmisión automática de nueve marchas), y Ultra (la elegida para esta nota), la tope de gama, con mecánica Multijet/ AT9 y una serie de aditamentos que la hacen especial. Marcando la cancha Como toda renovación que se precie de tal, la nueva Toro presenta retoques estéticos que son más notorios en esta variante Ultra. Se advierten especialmente en detalles como, por ejemplo, la parrilla oscurecida y sobredimensionada en la que también se ve que ha crecido el logo de la marca. Suma llantas de aleación de diseño exclusivo (Ultra) de 17 pulgadas en la unidad de pruebas, retrovisores pintados de negro (plegable eléctricamente y con repetidores de luz de giro e iluminación para la zona de acceso, y fenders negros, además de otros detalles oscurecidos. Los faros son del tipo full led con función “cornering” (se activan al girar el volante). Lo más notorio es, tal vez, la tapa rígida de la caja (la capacidad total de carga de esta camioneta es de una tonelada), agregado que genera un volumen de 820 litros y suma seguridad para transportar elementos, pero limita parcialmente la visibilidad a través de la luneta. Además, ese detalle, sumado a la extensión que se une al parante C, le otorga un aspecto diferenciado. Esa tapa rígida se abre hasta un ángulo de 45º y se sostiene con dos amortiguadores. Por supuesto, mantiene el característico portón de doble hoja. En el interior de la caja aparece un bolso hermético de 407 litros de capacidad que dispone de accesos con cierre de cremallera. Va enganchado a la caja a través de correas. Completan el llamativo diseño el portaequipajes/portaescalera del techo y los estribos laterales, elementos éstos últimos que pueden sumar en estética pero que, además de no ser realmente “tan” necesarios, limitan el desempeño fuera de ruta. Hacia adentro Los cambios en el habitáculo son también destacados. La calidad general es buena, con materiales y encastres a la altura de la categoría. La butaca del conductor dispone de ajustes eléctricos, mientras que la columna de dirección cuenta con doble regulación, motivo por el cual encontrar la mejor posición frente al volante demanda unos pocos segundos. Atrás, la habitabilidad es menos confortable porque el espacio disponible para las piernas puede ser algo ajustado, mientras que la plaza central es pequeña y “sufre” la molestia que representa la presencia del túnel de la transmisión. Esta opción ofrece tapizados de símil cuero, y el logo Ultra en varios sectores, como por ejemplo en butacas, alfombras y zócalos. Pero lo más importante viene por el lado de la tecnología. Del mismo modo que las versiones Volcano, la Ultra suma una nueva pantalla táctil de 10,1 pulgadas de ubicación transversal desde la cual se controlan todos los sistemas de confort (climatización, audio, GPS y la asociación con Android Auto y Apple CarPlay), y en la que se pueden ver las imágenes que proyecta la cámara de marcha atrás y las señales de los sensores de estacionamiento (delanteros y traseros). El tablero también es una novedad. Ahora es completamente digital (para todas las versiones), y se puede configurar entre varias opciones. Ofrece lecturas muy precisas, aunque el indicador de nivel de combustible de segmentos luminosos no se cuenta entre nuestros preferidos. Sí dispone de termómetro para el líquido refrigerante del motor. También son de suma importancia las novedades en materia de seguridad. La nueva Toro incorpora algunos sistemas que se alinean con el concepto de asistencia al conductor denominado ADAS, como el asistente de frenada precolisión, el alerta de cambio involuntario de carril activo (no solo advierte que el vehículo está perdiendo la línea, sino que lo ubica en su carril), y el de conmutación automática de luces altas. La dotación se amplía con los dispositivos que aparecen en el listado de la página 31, en el que aparecen, entre otros, siete airbags, controles de tracción, de estabilidad y antivuelco, control de transferencia de torque y asistente de arranque en pendientes. No obstante, la dotación estaría completa si incorporara, por ejemplo, sensores de ángulo ciego y control de velocidad crucero adaptativo. ¡Qué salga la Toro! Como decimos más arriba, el equipo mecánico de esta versión Ultra de la Fiat Toro está conformada por el conocido motor turbodiésel 2.0 Multijet que entrega 170 CV de potencia y 35,7 kgm de torque, asociado con una caja automática de nueve marchas que envía el par al sistema de tracción integral. Es una sociedad que funciona de manera excelente en todo el rango de acción que se le presenta a esta pick-up. La reacción del motor es inmediata siempre, ya que la caja aprovecha rápidamente el par máximo desde la primera de las 1.750 rpm a las que está disponible. La caja ofrece una posición S y levas detrás del volante para pasar las marchas de forma secuencial. Y es esa la que tenemos que usar cuando necesitamos algo más de fuerza, ya que cuando la selectora está en D, la Toro sale en segunda. A la hora de acelerar, la reacción es destacada. En nuestras pruebas logramos una velocidad máxima de 183,4 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h de 13 segundos, muy buena para un vehículo de estas características mecánicas, con 1.905 kilogramos de peso y calzado con neumáticos All Terrain. Esos "cauchos", que ayudan a mejorar el desempeño en terrenos accidentados, generan algunos ruidos cuando circulamos en el asfalto, especialmente al avanzar a velocidad de ruta. La rueda de repuesto es del tipo temporal y va instalada en la parte externa del chasis a la altura de la caja de carga, pero la buena noticia es que está protegida por un cobertor. Es para destacar también que la Fiat Toro (las versiones con motor Diesel, en realidad) agrega protector del cárter, una buena solución para un vehículo que, eventual mente, puede ser utilizado en un circuito off-road. Para esas situaciones, esta versión ofrece la posibilidad de conectar una desmultiplicación de baja a través de la tecla 4WD Low, que estira más los cambios y libera en mayor medida los controles de tracción y estabilidad para enfrentar con decisión terrenos de mediana complejidad. El consumo es otro de los fuertes de este modelo. En la unidad de prueba comprobamos un rendimiento promedio de 14,1 km/l de gasoil Grado 3: muy bueno. La dirección es comandada por un volante que siempre ofrece el tacto justo, aunque el radio de giro podría ser mejor. En cuanto a la respuesta de los frenos, las distancias relevadas están en sintonía con sus características: para detenerse a cero desde 100 km/h necesitó 48,1 metros, sin mostrar tendencias a perder la línea. Competir, a futuro El segmento de las pick-ups compactas es uno de los que, aparentemente, tendrá mayor cantidad de novedades en un futuro inmediato. Como decimos más arriba, nuevos jugadores se sumarán a este espacio en el cual hay mucho camino por recorrer. Pero, por ahora, en esta versión, el modelo de la marca italiana está solo. La Fiat Toro Ultra no tiene rivales directos porque ninguno de los que eventualmente podrían disputar con ella se ofrece con mecánica turbodiésel. Y, por ahora, no sabemos con certeza qué configuración ofrecerán aquellos que están por llegar. Así las cosas, los 5.133.000 pesos que hay que pagar para adquirir una de estas unidades parecen elevados, pero no tenemos con qué compararlos. Podemos tomarnos una licencia y buscar “más arriba”, entre las pick-up medianas, pero, en todos los casos, para acceder a un modelo doble cabina con mecánica similar (motor diésel, caja automática y tracción 4x4) y equipamiento equivalente, es necesario invertir más de seis millones de pesos. Otra novedad que llega la nueva Toro es el aumento del plazo de la garantía: ahora es de cinco años o cien mil kilómetros.

Images:

© PressReader. All rights reserved.