AUDI E-TRON 55 QUATTRO

El primer ciento por ciento eléctrico de la casa de los cuatro anillos que se comercializa en la Argentina, representa un gran avance hacia una nueva movilidad, aunque aquí todavía quedan muchos asuntos pendientes.

Texto: Christian Hein / Fotos: Alejandro Cortina Ricci

2022-01-14T08:00:00.0000000Z

2022-01-14T08:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/283485029503954

TEST / AUDI E-TRON 55 QUATTRO

El primer modelo ciento por ciento eléctrico de la marca alemana es un producto sobresaliente. A la calidad acostumbrada, suma las ventajas que nacen de su motorización: reacción inmediata y confort de marcha sin quemar carburante. Si bien ya habíamos tenido un breve contacto con este modelo, la experiencia de llevarlo a “casa” y utilizarlo como vehículo para todos los días resultó muy diferente. Se trata de un SUV mediano que si lo comparamos en tamaño con los Audi que conocemos en el país, por proporciones está entre el Q7 y el Q8. La gran particularidad de este avanzado vehículo es que sólo funciona con corriente eléctrica, ya que en ambos ejes cuenta con motores de ese tipo. Para ello, realiza el almacenamiento de la energía con una batería de iones de litio que se encuentra ubicada en el piso y que está compuesta por 36 módulos con 12 celdas cada uno, todas ellas intercambiables y reparables. De este modo, con un peso de 700 kg, su capacidad alcanza los 95 kw/h, lo que implica, según el fabricante, una autonomía de hasta 417 kilómetros. ¿Qué sucede en la realidad? En pleno verano, retiramos el auto en las oficinas de Audi, donde gracias a que e cuentan con cargador propio, salimos con el total de la carga. A unas cuadras de allí, circulando ndo de manera normal y con el climatizador encendido, la autonomía onomía nos indicaba 340 kilómetros, metros, por lo que asumimos que ue ese sería el parámetro a tener ner en cuenta y no los 417 que e indicaban las pruebas realizadas izadas bajo las normativas de la World Forum for the Harmonization tion of Vehicle Regulations, conocida nocida como WLTP. De esta manera, ya sabiendo biendo que las pruebas nos demandamandarían muchos más kilómetros os que los disponibles, comenzamos zamos a evaluar las posibles fuentes de carga. La primera en ser considerada fue la de nuestro hogar, ya que se supone que es lo que haría el propietario. Intentamos hacerlo desde un enchufe estándar de 220 voltios, pero debido a la baja tensión o la falta de un cableado de buen amperaje, por una cuestión de “supervivencia” el sistema que viene con el vehículo no nos permitió realizar la carga. Diferente hubiera sido si hubiésemos tenido instalado un cargador de pared o wallbox, aunque también habríamos estado en manos del señor distribuidor de electricidad, sobre todo considerando los calores reinantes en esta época del año. El siguiente paso fue ir al otro día al concesionario Audi Zentrum de Pilar, uno de los tantos puntos de la marca que cuentan con cargadores Siemens de alta performance (50 kw de corriente continua), y que por el momento ofrece la carga gratuita. Allí, recibidos muy amablemente por el personal del concesionario, pusimos a prueba el tiempo de carga que nos demandaría nuestro e-tron, con el que llegamos con el 59 por ciento de la batería y 196 kilómetros de autonomía. Lo concreto es que, tras una simple maniobra de conexión, comenzamos a cargar nuestro Audi. La primera observación es que el cargador nos estaba entregando, en los mejores de los casos, apenas 10,5 kwh, es decir, un 20 por ciento de su capacidad. Según el personal, eso se debe a que dicho suministro depende de la energía disponible en el concesionario, que ese día estaba a full con el taller y con todos los climatizadores encendidos. De esta manera, tras dos horas y media de carga, logramos apenas 45 kilómetros extra de autonomía, ya que alcanzamos el 75 por ciento de la carga total, consiguiendo 240 kilómetros de autonomía total. Ese es un tema que deberán evaluar los propietarios a la hora de definir la compra, porque quizá con una buena instalación casera, toda una noche sea suficiente para “llenar” la batería a full o bien al 70 por ciento, como recomienda la marca para que la misma tenga mayor durabilidad. Una maravilla Más allá de los inconvenientes de la carga que, en gran parte, se debe a la precaria infraestructura de la red eléctrica de la Argentina, el usuario se encontrará con un vehículo que es una maravilla en casi todos los sentidos. El hecho de contar con propulsión eléctrica acarrea varios beneficios que se pueden resumir en algunos términos: mayor simpleza mecánica (los motores eléctricos tienen menos piezas que los térmicos), eficiencia (hay menos pérdida de energía en todo el proceso) y mejor insonorización, ya que el ruido de estos impulsores es muy bajo o casi nulo. Debido a esto último, Audi tuvo que maximizar la insonorización del habitáculo, puesto que ante tanto silencio aparecen otros ruidos, como por ejemplo de rodamiento, por lo cual se implementó un compuesto especial dentro de los neumáticos. Empuje integral Gracias a sus dos motores ‒uno en el eje delantero y otro en el trasero‒, el e-tron tiene siempre tracción en las cuatro ruedas, las que reciben hasta 360 CV, pero que, además, cuentan con función boost que incrementa la potencia hasta 408 CV durante 10 segundos. Esta potencia plus se activa pisando el acelerador bien a fondo cuando se está en modo de conducción “S”. Técnicamente, el i impulsor delanter ro brinda 184 CV, m mientras que el tras sero aporta otros 224 C CV. Además de la potenc cia, la gran virtud de e estos motores es que a al elevadísimo torque (6 (67,8 kgm), lo brindan desde el primer instante, cuando en el mejor de los casos en un naftero aparece a las 1.200 vueltas, aproximadamente. De esta manera, en las pruebas que realizamos en el modo Sport, la velocidad máxi ma ‒supuestamente limitada a 200 km/h‒, resultó de 198,8 km/h, mientras que la aceleración de 0 a 100 km/h alcanzó fantásticos 6,3 segundos. También sorprendente fue la elasticidad, ya que para pasar de 80 a 120 km/h tardamos apenas 3,7 segundos. Todo esto, insistimos, con una insonorización casi perfecta. A la hora de hablar de consumo, como lo hicimos primero con el Nissan Leaf y luego con el Renault Kangoo, en Parabrisas comenzamos a hablar en otro idioma. Los km/l pasaron a ser, en este caso, kw/100 km, con lo que se mantienen algunos parámetros, como la autonomía, pero es más difícil calcular el costo de una recarga, ya que depende de muchos factores. Lo cierto es que a quien dispone del dinero para adquirir el vehículo, poco le interesará el tema del costo, pero por una cuestión de rendimiento en función de las distancias y del ahorro de energía, sí debería prestarle atención al uso eficiente del vehículo y no caer en la tentación de “pisarlo” en todos los semáforos. Entonces, andando de manera civilizada, en ciudad obtuvimos un registro de 28,6 kw cada 100 kilómetros. Ya en ruta, a 90 km/h constantes, la computadora nos marcó 16 kw/100 km, y a 120 km/h el resultado fue de 27,8 kw/100 km. Todo esto suena algo raro para el lector tradicional, pero con la aparición de nuevos modelos nos iremos acostumbrando... La conclusión es que, sabiendo que contamos con un “tanque” de 95 kw, en ciudad deberíamos poder recorrer 332 kilómetros; a 90 km/h, 594 kilómetros, y a 120 km/h, 342 kilómetros. Casi ideal Para el interior, casi todos son elogios: además de una excelente calidad de materiales y terminaciones, el habitáculo es muy amplio y las butacas en general son cómodas, salvo la trasera central, que es el problema a resolver en la mayoría de los vehículos de cinco plazas de mediano para abajo en todo este planeta. El baúl, por su parte, ofrece unos generosos 600 litros a los que se accede a través del portón automático, que también se abre con el gesto de pasar el pie por debajo del paragolpes. En tanto, adelante, hay una gaveta que aprovecha un sobrante del vano motor y que puede alojar hasta 60 litros. En nuestro caso estaba ocupada por un cargador portátil con diferentes adaptadores, según el tipo de corriente y de tomas. Gracias a las suspensiones activas, el confort de marcha en ciudad es destacable, mien tras que en la ruta, en el modo Dynamic, puede llegar a comportarse como un vehículo muy deportivo. Así, a través del Audi Drive Select se puede bajar automáticamente la altura hasta 26 mm según la velocidad y el estilo de conducción. Al transitar a más de 140 km/h en ese modo dinámico, el vehículo baja 26 mm. Por otro lado, en el modo Eficiente, para mejorar la aerodinámica, esta reducción de altura se genera superando los 80 km/h. Por su parte, en modo Off-road, el e-tron se eleva 35 mm más de su nivel normal, logrando mayor despeje del suelo, al tiempo que con la función Lift Elevar el despeje aumenta otros 15 mm, permitiendo un despeje de hasta 50 mm. Volviendo a la dinámica a altas velocidades, gran parte de su satisfactoria respuesta también tiene que ver con la disposición de la batería, cuyos elevados 700 kilogramos (otro aspecto a resolver en el futuro), bajan notablemente el centro de gravedad de este e-tron. Ultra equipado Como es de esperarse, gracias a la tecnología de última generación aplicada a este modelo, la lista de equipamiento de confort y seguridad es muy extensa, por lo que de la ficha que figura en la última página, remarcamos la pantalla de 12,3 pulgadas y, dentro de ésta, la función de las cámaras de entorno 360° con Top View, que entre otras cosas brinda una variedad de vistas y muestra, incluso, las ruedas delanteras o traseras para proteger las llantas durante las maniobras de estacionamiento. También resaltamos el audio Bang & Olufsen Premium Sound 3D y las luces Matrix led HD. En este rubro, entre los faltantes anotamos el cargador inductivo para celulares y, lamentablemente, tenemos que decir que la rueda de auxilio es de uso temporal. Como parte de la protección de los pasajeros, anotamos como muy avanzadas e importantes las innumerables asistencias a la conducción y los sistemas de cámaras y radares, que anticipan una gran cantidad de potenciales incidentes de tránsito, preparando el vehículo y advirtiendo al conductor en cada una de las situaciones. Por último, no podemos dejar de elogiar el frenado, que además de recuperar energía eléctrica a través de los motores, utilizando en mucho menor grado los frenos a discos convencionales en casos de urgencia, las distancias de detención son realmente muy cortas para sus poco más de 2.500 kilogramos. Por ejemplo, de 100 km/h a 0, el recorrido fue de apenas 38,3 metros. Todavía algo lejos Recordando inicialmente que la generación de la electricidad de la Argentina se basa principalmente en los combustibles fósiles, el hecho de empezar a pensar en vehículos de cero emisiones representa ya un gran paso. En ese sentido, valoramos mucho el esfuerzo de la marca de los cuatro anillos. Claro que, a pesar de ciertos beneficios impositivos, el valor de estos autos es elevado. En este caso estamos hablando de 204.000 dólares, mientras que la versión Sportback, con la misma mecánica, cuesta 214.000 de la misma moneda. Pero así como apuesta la filial local de Audi, también lo están empezando a hacer quienes tienen la posibilidad económica y logística de contar con una tecnología que, sin duda, tiene todas las condiciones de ser la reemplazante de todo lo existente en materia de movilidad particular.

es-ar