Mantenimiento

Casi todos los modernos motores tienen ahora un turbocompresor, y en menor medida, un compresor mecánico. Por ello, este filtro debe ser cada vez más eficiente ya que a través de él pasan grandes volúmenes de aire.

2022-06-14T07:00:00.0000000Z

2022-06-14T07:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/283570929146718

CONTENTS

Filtros de aire en motores turbo Se le está haciendo difícil "la vida" al filtro de aire de los actuales motores del tipo compacto y gran potencia con relación a su baja cilindrada, a partir del litro o menos (downsizing). Los turbos envían a presión el aire a los cilindros, y al filtro de aire se le exigen estas condiciones vitales: - Debe retener un alto porcentaje de partículas y suciedad en el aire para lograr alta eficiencia. - Debe tener una razonable capacidad de absorción de polvo. - Debe tener una baja restricción. - Debe poder acondicionarse en el espacio disponible. La eficiencia de un filtro de aire conjuntamente con el caudal del fluído, determina la cantidad de partículas que entran en el motor y el desgaste del mismo es proporcional a esta cantidad de partículas, muchas de tamaño muy pequeño y de gran dureza, capaces de ocasionar, por ejemplo, rayaduras en los cilindros, que ahora están revestidos con microscópicas capas de cromo, grafito y diamante, entre otros materiales, para tratar de que el motor tenga una larga vida útil. El límite de la capacidad de absorción de polvo, es alcanzado cuando la restricción ha aumentado a tal punto que la operación subsiguiente produzca una inaceptable pérdida de potencia. Por ello los fabricantes recomiendan en sus manuales cambiar el cartucho del filtro cada 20.000- 25.000 kilómetros. Por supuesto que sí el automóvil se mueve habitualmente en zonas polvorientas, hay que reemplazar el filtro a un kilometraje menor, digamos cada 10.000-15.000 kilómetros. Poco espacio disponible El espacio que el vano motor ofrece al filtro de aire en estos días está muy limitado, y los fabricantes deben experimentar mucho en este tema. Finalmente se encuentra la solución al diseñar elementos filtrantes de forma rectangular que ofrecen una gran superficie, equivalente a más metros cuadrados que una cancha de fútbol. Los filtros con cartuchos redondos o alargados se emplean mucho en modelos de anteriores generaciones. Para modelos actuales con motores muy potentes se utilizan filtros cónicos de algodón impregnados en aceite, que ocupan muy poco espacio y que pueden reutilizarse. Sin embargo, la mayoría de los modelos de gran serie emplean cartuchos de papel microporoso especial plegado en zigzag. Los fabricantes de camiones pesados, principalmente en los Estados Unidos, están forzados a instalar el filtro de aire fuera del compartimiento del motor, debido a que en el interior no hay espacio disponible. Cartuchos de celulosa La eficiencia del filtro de papel de celulosa plegado depende en buena parte de la superficie filtrante y la alta eficiencia del papel usado, el que deberá tener una alta capacidad para absorber suciedad sin ocasionar restricción. El papel es primero impregnado en resina, cortado a su medida y plegado con bordes agudos y luego la resina es curada por tratamiento térmico. El curado de las resinas mantiene la forma del plegado, aumenta la fortaleza del papel y su rigidez, previniendo el colapso de los pliegues y ayudando al armado del cartucho de papel ignífugo. Plegando el papel de esta forma, una gran cantidad de superficie queda disponible dentro de un cartucho de tamaño relativamente pequeño. Después de que el papel está plegado se coloca en moldes que contienen un líquido plástico especial (plastisol). Primero un extremo es colocado en el molde con plastisol y este material es curado hasta que se convierte en un material semejante a una goma elástica. El otro extremo también es curado de la misma forma. El uso del plastisol en ambos extremos del elemento provee una junta integral adherida al cartucho perfectamente sellada al elemento de papel. Además, el plastisol refuerza y mantiene el cartucho bien armado. Hemos dicho que el cartucho es ignífugo, es decir que es resistente a la llama, algo de vital importancia ante un eventual retorno de llama en el múltiple de admisión a causa de una falla de motor, o bien porque una colilla de cigarrillo encendida que está en el aire ambiente llegase a ingresar al filtro. El papel tratado que se emplea, es de un tipo altamente especializado que requirió una investigación intensiva.

es-ar