Listo para la aventura

La legendaria marca estadounidense presentó en el sur de nuestro país la renovación del exitoso y versátil SUV compacto. Nuevas motorizaciones, más tecnología y sutiles cambios estéticos.

Por CHRISTIAN HEIN (desde Villa La Angostura) / Fotos: ALEJANDRO CORTINA

2022-09-16T07:00:00.0000000Z

2022-09-16T07:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/281492165168521

PRESENTACIÓN / JEEP RENEGADE

IMPRESIÓN. El SUV compacto de la marca americana avanza con destacados volúmenes de ventas en nuestro país. Ahora, para afianzar ese posicionamiento, se renueva. Lo manejamos en Villa La Angostura: paisajes encantadores al ritmo del off-road. Abordo de la variante tope de gama, la Trailhawk con tracción integral, recorrimos caminos de la Patagonia, donde Jeep mostró las capacidades del remozado modelo. Así, gracias a las virtudes off-road de esta variante, en dos largas jornadas pudimos recorrer durante varios kilómetros exigentes caminos que nos llevaron por lugares a los cuales pocos vehículos acceden. Procedente de Brasil, este SUV compacto llega a la Argentina con una actualización en términos de diseño y con más tecnología, más seguridad y un nuevo motor 1.3 turbonaftero (denominado) T270 de 175 CV para las versiones Longitude y Trailhawk. Esta última variante incluye el sistema Jeep Active Drive Low, que también traen los modelos Compass y Commander. La tracción integral funciona bajo demanda frente a condiciones de escasa adherencia. Además, dispone de un selector con diferentes modos de conducción (Auto, Sport, Snow, Sand/Mud y Rock). Para comprobar la eficacia de la mayoría de estos sistemas, la marca organizó un circuito con un recorrido por las afueras de San Martín de los Andes, Villa la Angostura y Bariloche. La prueba incluyó tramos muy exigentes en un contexto maravilloso que combina la nieve y el barro de la montaña con enlaces de asfalto por el camino de los Siete Lagos. Allí pudimos corroborar la apropiada potencia y el torque de este nuevo impulsor T270, que tiene la difícil tarea de reemplazar en esta versión al 2.0 turbodiésel de 170 CV. Sin tener la posibilidad de evaluar el rendimiento del combustible, nos quedamos con el dato de que este naftero de 175 CV consume un 10 por ciento menos que el 1.8 de 130 CV con el que convive. También constatamos el apropiado desenvolvimiento del modelo en terrenos muy difíciles gracias a los generosos (y mejorados) ángulos de entrada, salida y ventral, de 30°, 32° y 22°, respectivamente. No obstante, tratándose de una versión más extrema, podríamos pedirle un poco más de despeje del suelo a los 19,7 centímetros que declara la marca estadounidense, aunque las veces que el vehículo tocaba abajo, teníamos la tranquilidad de que antes de iniciar la prueba nos habíamos tirado debajo del auto y habíamos constatado la excelente protección en toda la parte inferior. Con neumáticos del tipo ATR de medidas 215/60 en llantas de 17 pulgadas, y suspensiones traseras independientes, el comportamiento rutero resultó muy firme, confortable y con buena respuesta a la hora de encarar las curvas, a pesar del elevado centro de gravedad que caracteriza a este tipo de vehículos. Nuevos y “viejos” Principalmente por cuestiones impositivas locales, las versiones Sport continúan propulsadas por el motor 1.8 eTorQ Evo de 130 CV y 18,5 kgm, que ya no se ofrece en su país de origen. Este conocido impulsor está asociado a una transmisión manual de cinco velocidades o automática de seis. Las versiones Longitude (FWD) y Trailhawk (4x4) adoptan el propulsor 1.3 T270 de 175 CV y 27,5 kgm (a 1.850 rpm), muy utilizado por el grupo Stellantis, que en el primer caso se asocia a una caja automática de seis marchas, y en el segundo a una de nueve. La versión Longitude con tracción simple incorpora el Jeep Traction Control+, un sistema que, ante la pérdida de tracción en alguna de las ruedas delanteras, activa el ABS y redistribuye el torque hacia la otra rueda con adherencia, simulando un efecto similar al de un bloqueo de diferencial. Cambia sin cambiar Entre las novedades más destacadas del Renegade, que lleva vendidas más de 45 mil unidades desde su lanzamiento en nuestro país hace casi siete años, el restyling respeta la identidad de la marca, e incluso adopta líneas que hacen referencia a sus clásicos y emblemáticos vehículos. Los faros delanteros circulares full led fueron rediseñados y ahora vienen de serie. Estos tienen la particularidad de que cuando se activan las balizas, se ilumina todo el aro conjunto, destacando aún más su integración a la parrilla y aumentando la visibilidad. Con respecto al paragolpes delantero, ahora es más robusto e integra las luces auxiliares, también en led. Asimismo recibieron un nuevo diseño los faros traseros, que heredaron la “X” de los tanques de combustible de los modelos Willy’s de 1941. La renovación del Renegade alcanzó incluso a las llantas de aleación de 17 o 18 pulgadas, con una propuesta distintiva para cada versión y en línea con el conjunto estético del modelo. Puertas adentro se puede apreciar a primera vista un volante rediseñado ‒en sintonía con los nuevos Compass y Commander‒, que se integra al diseño del panel delantero y equipa comandos para una mayor facilidad al momento de acceder a la información del tablero o la utilización del control de velocidad crucero. En lo que hace al tapizado, son tres las variantes: de tela negra para las versiones Sport, de cuero negro para la versión Longitude, y de cuero negro con costuras en rojo Rubí e identificaciones en el respaldo de las butacas delanteras para la versión Trailhawk. Llama la atención el apoyabrazos central delantero, que añade las palabras “Jeep 1941” grabadas en bajorrelieve, en referencia directa al año de fundación de la legendaria marca. Por otra parte, en términos de contenidos, el habitáculo incorpora novedades en cuanto al tablero TFT de información para el conductor, sien do este analógico con un display de 3,5” monocromático en las versiones Sport y full digital de 7” color en las versiones Longitude y Trailhawk. Más avanzado En materia tecnológica se destaca el sistema multimedia Uconnect de quinta generación con variantes de pantallas táctiles de 7” para las versiones Sport, y de 8,4” para las versiones Longitude y Trailhawk. Esta última nos sorprendió por su excelente definición y su variedad de información. Además, esta nueva generación trae una nueva interfaz de usuario con mayor capacidad de procesamiento y almacenamiento de datos y posibilidad de conectar dispositivos móviles de manera inalámbrica para espejar las aplicaciones Android Auto y Apple CarPlay. Otras novedades son la incorporación de puertos USB del tipo A y tipo C para las plazas delanteras y traseras, y el nuevo cargador para celulares inalámbrico con testigo luminoso ubicado en la consola central, disponible en las versiones Longitude y Trailhawk. También suma En términos de seguridad, el modelo ofrece como equipamiento estándar seis airbags (dos frontales, dos laterales y dos de cortina). Las versiones Longitude y Trailhawk agregan una séptima bolsa de aire de rodilla para el conductor. Asimismo, todas las versiones con motorización 1.3 T270 incorporan las funciones de asistencia inteligente a la conducción (ADAS), como el Asistente de Mantenimiento de Carril, Alerta de Pre-colisión, Indicador de Punto Ciego, Asistente de Estacionamiento Pa ralelo y Perpendicular, Detector de Señales de Tránsito y Detector de Fatiga. A varios de estos sistemas los fuimos experimentando a lo largo de los dos días de manejo, concluyendo que, sin ser demasiado invasivos, sumados al control de tracción y estabilidad y el ABS, la mayoría realiza un gran aporte a la seguridad de los pasajeros, sobre todo tratándose en muchos casos de caminos de asfalto mojado o con hielo, con gran cantidad de curvas y contracurvas. Un lujo Las tres novedades en cuanto a las opciones de colores son los denominados Granite Crystal, Sting Grey y el llamativo Punpk’n Orange, exclusivo de la versión Trailhawk, que luce un techo en negro piano. Tanto esta versión como la Longitude incorporan el techo solar de vidrio en doble panel, con comando eléctrico y black-out que cubre tanto las plazas delanteras como las traseras. De esta manera, la versión Trailhawk que manejamos, cuyo valor es de 7.492.700 pesos, por ser 4x4 tiene como principal competidor al Renault Duster Iconic, con motor 1.3 turbo de 155 CV y un precio de 4.240.300 pesos. A diferencia del Jeep, ofrece menos equipamiento y viene únicamente con caja manual. Al igual que el resto de la gama Jeep, todas las versiones cuentan con una garantía transferible de tres años o 100.000 kilómetros.

es-ar