SEIS CILINDROS Y TODO EL CIELO

Una nueva joya del Cavallino se hace camino en el universo de los deportivos más exclusivos. Se trata de la variante descapotable del 296 GTB, modelo del que también utiliza el sistema de propulsión híbrida de 830 CV.

2022-09-16T07:00:00.0000000Z

2022-09-16T07:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/281535114841481

PRESENTACIÓN / FERRARI 296 GTS

PRESENTACIÓN. Es la variante spider de uno de los últimos modelos presentados por la casa del Cavallino. Con techo rígido plegable, es el primer descapotable con motor de seis cilindros de la marca. Pero, además, es híbrido y ofrece 830 CV. Cada vez que Ferrari presenta un nuevo modelo, algo cambia en el universo automotor. Es que son contadas con los dedos de una mano las marcas que logran sacudir de tal manera la fibra más íntima de los amantes de los modelos deportivos. Por prestaciones, diseño, equipamiento y, por supuesto, por historia, los productos de la casa de Maranello marcan un camino. Claro que para entrar en ese sendero es necesario disponer de varios cientos de miles de dólares o euros, ya que no hay un modelo de Ferrari que se venda por menos. En este caso estamos frente a la variante descapotable de un producto conocido. El 296 GTS es la opción sin techo del 296 GTB, producto que supuso un punto de quiebre en la historia de la compañía, ya que con él se afianzó el concepto de propulsión híbrida. Recordemos que el primer modelo de Ferrari en utilizar dicho sistema fue el Stradale. Pero, en el caso del GTS, se instala una condición adicional: es el primer descapotable de la marca en emplear un motor de seis cilindros. Este spider biplaza conserva el atractivo de su hermano de techo cerrado, pero añade el plus de emoción que representa disfrutar de la conducción a cielo descubierto. Efectivamente, no hay cambios profundos en el diseño más allá de los que implican su concepción de descapotable, del que surge un espacio especial para guardar el techo rígido retráctil, sistema denominado RHT por Ferrari. Ese techo está dividido en dos partes y se guarda en una cavidad especial instalada en la parte delantera del motor. Para realizar la operación de abrirse o cerrarse tarda 14 segundos, maniobras que se pueden realizar a una velocidad de hasta 45 km/h. El techo cuenta con una luneta de cristal que se regula en altura para mejorar las condiciones de confort en el habitáculo. También aparece un panel de vidrio en la parte trasera para que el motor quede a la vista. En ese espacio habitable no hay cambios respecto del que se ve en el 296 GTB. Allí aparecen una interfaz digital y una serie de elementos específicos, como “flaps” aerodinámicos integrados en la estructura de las molduras traseras para aumentar la comodidad cuando se conduce con el techo plegado. Del mismo modo mantiene el sistema de propulsión híbrido conformado por un motor V6 turboalimentado de 3,0 litros y un generador eléctrico de 122 kW que, en conjunto, entregan una potencia de 830 CV y un par de 75 kgm que son administrados por una caja automática DCT de ocho velocidades que envía toda la energía al tren trasero. Con esa configuración, el GTS es capaz de alcanzar los 100 km/h desde cero en solo 2,9 segundos y lograr una velocidad máxima de más de 330 km/h. Por supuesto, la batería que alimenta al sistema eléctrico es la misma que la del modelo “cerrado”. Tiene una capacidad de 7,45 kWh con la que logra una autonomía ‒en modo puramente eléctrico‒ de 25 kilómetros. Para los clientes del Cavallino que buscan sensaciones más extremas, los directivos de la marca italiana ofrecen una variante con el paquete “Assetto Fiorano” que incluye mejoras aerodinámicas, con apéndices de fibra de carbono ubicados en el paragolpes delantero, y una reducción de peso sustentada en el uso de materiales livianos, con varios sectores de fibra de carbono tanto en el interior como en el exterior del vehículo, ade más de paneles de puertas rediseñados. Se suman a esa configuración los amortiguadores Multimatic derivados de las categorías de competición de GT, optimizados para un uso en circuitos, y neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2 R, además de la decoración especial inspirada en el 250 Le Mans. Por otra parte, los colectores de escape y el catalizador están hechos con Inconel, una aleación especial de acero y níquel cuyas ventajas aparecen en un menor peso y una mayor resistencia a temperaturas elevadas. El 296 GTS le debe su nombre a los dos primeros números de la capacidad cúbica, mientras que el tercero corresponde a la cantidad de cilindros del motor; las letras responden a la denominación Grand Turismo Spider. Pero, ¿cuál es el precio de esta belleza? Todavía Ferrari no lo ha comunicado, pero se habla de unos 400.000 dólares.

es-ar