Nuevas Tecnologías

A pesar de ser una joya mecánica que ha logrado y logra demostrar sus grandes cualidades, el comando desmodrómico de válvulas se aplica en una sola marca de motores famosa y de origen italiano.

Por: Pablo J. Gualtieri

2022-11-15T08:00:00.0000000Z

2022-11-15T08:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/283218742157878

TALLER NUEVAS TECNOLOGIAS

Distribución desmodrónica La motocicleta de carreras Ducati Panigale V4 de 2022 (cuatro cilindros en V y cuatro tiempos) de 1.100 cm3 y 14 a 1 de relación de compresión con mando Desmo entrega una potencia máxima de 215 CV a 13.000 rpm. Es una de las mejores motos de carrera de todos los tiempos. El ingeniero Fabio Taglione comenzó a diseñar motocicletas Ducati con mando Desmo desde 1955 y con gran éxito que se mantiene hasta nuestros días. El inventor del mando Desmo se pierde en la historia del automóvil, pero se sabe que en las primeras décadas del siglo XX ya había marcas como Peugeot de 1912, cuyo ingeniero Ernest Henry ideó un sistema semi Desmo para los automóviles de la marca. Una aplicación espectacular del sistema Desmo fue en los monoplazas de Fórmula 1 "flechas de plata" tipo W196R de Mercedes-Benz, que lograron resonantes triunfos en los circuitos internacionales y el Campeonato del Mundo en 1954 y 1955 con nuestro gran Juan Manuel Fangio como piloto. Otro integrante de la escudería alemana, Stirling Moss, triunfó también en diferentes carreras de las temporadas. Estos monoplazas tenían un motor de 8 cilindros en línea e inyección directa de nafta, con 2,5 litros y 257 CV a 8.250 rpm, con una relación de compresión de 12 a 1. Inmediatamente después de los monoplazas de Mercedes, aparecieron modelos de la marca italiana OSCA con motores Desmo, que también ganaron carreras, como las Mil Millas de Buenos Aires de 1957, con el argentino Alejandro de Tomaso como piloto en su categoría. Fundamentos del sistema Es un mecanismo de mando de las válvulas sin resortes en los motores de cuatro tiempos. A diferencia de lo que sucede en el tradicional tipo de distribución con resortes recuperadores (cada válvula es empujada hacia abajo por el árbol de levas y hacia arriba por un resorte) el sistema desmodrómico prevé que el árbol de levas accione ambos movimientos de la válvula, tanto de apertura como de cierre. Así, el eje, al girar, primeramente empuja el vástago de la válvula (apertura) y luego tira de él hacia arriba (cierre). De ese modo resulta superflua la presencia de los resortes, que efectivamente no existen en los motores dotados de dicho sistema de distribución. El vocablo desmodrómico procede de la fusión de 2 voces griegas: desmos (vínculo) y dromos (carrera). Su significado literal, referido al movimiento alternativo de las válvulas, es por consiguiente en de carrera sujeta a un vínculo, de movimiento no libre sino regulado mecánicamente. El deslizamiento de las válvulas está vinculado, ya que ellas en la práctica están obligadas a cerrarse según un procedimiento mecánico, que no concede alternativas. La acción de los resortes recuperadores es menos rigurosa, ya que en determinadas condiciones la válvula puede volver a cerrarse irregularmente, como veremos a continuación. El flotamiento de las válvulas La ventaja fundamental que ofrece el mando Desmo es la de permitir al motor trabajar a elevado régimenes (hasta 15.000 rpm) de revoluciones. Con el tradicional sistema de resortes de acero recuperadores sucede lo contrario, ya que una vez alcanzado un determinado número de revoluciones (siempre más allá del régimen de máxima potencia) es posible que los resortes no estén en condiciones de cumplir idóneamente su cometido. Considérese, por ejemplo, un motor que funcione a 6.000 rpm en el cual cada válvula debe abrirse y cerrarse 50 veces cada segundo. En estas condiciones de frecuencia, la inercia de los resortes puede impedir a las espiras distenderse con suficiente rapidez, por lo cual las válvulas no pueden cerrarse a tiempo. Y es aquí donde aparece el muy indeseado efecto denominado "flotación" de válvulas, ya que no llegan a su asiento, lo que se traduce en una inmediata pérdida de potencia. Más explicado: tiene el lugar entonces el rebote del botador contra el árbol de levas, que mientras tanto ha adelantado, lo que conduce a la actuación de fuerzas opuestas motivando vibraciones, debido a la imposibilidad de los resortes de seguir el ritmo del motor. Cuando las válvulas golpean al árbol de levas, todo el sistema de distribución resulta muy ruidoso, la potencia se reduce y los resortes llegan a romperse. El mando Desmo permite además, a igualdad de revoluciones, una cierta ganancia de potencia respecto al sistema tradicional, que absorbe más potencia debido a su modo de trabajar. Mejores aceros y presión de nitrógeno Se debe admitir que el sistema Desmo es más complicado que el tradicional y los constructores quisieron, con excepción de Ducati, aplicar mejores aceros a los resortes de válvulas, más resistentes a la rotura y al tener menor peso y elasticidad, se puede evitar la "flotación" de válvulas hasta cierto régimen. De todas maneras, en la Fórmula 1 actual también se eliminaron los resortes de válvula y diseñaron un sistema a presión de nitrógeno que abre y cierra las válvulas con gran exactitud y con gestión electrónica. Sin embargo, todos los demás automóviles siguen empleando los resortes, más económicos y que funcionan muy bien cuando las exigencias no son extraordinarias. En este último caso se han comenzado a utilizar comandos electromagnéticos, de manera individual, desapareciendo el árbol de levas y los resortes de válvula.

es-ar