Hombres de auto

HOMBRES DE AUTO / POR PABLO JORGE GUALTIERI

2022-11-15T08:00:00.0000000Z

2022-11-15T08:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/283214447190582

SUMARIO

Pyotr Frese El primer automóvil fabricado en Rusia fue obra del ingeniero Pyotr Freze (18441918) en el año de 1896 en San Petersburgo, asociado a otro ingeniero, Eugene Yakovled (1857-1898). Ese mismo año Freser presentó el automóvil en la Feria de Artes y Oficios de Nijny Novgorov y generó mucha expectación por parte del público, no así del joven zar Nicolás ll, quién pasó por el stand del “motor” y exclamó con disgusto: ¡No hay nada que ver, es mejor en el extranjero! Así apreciaba el zar las conquistas industriales de sus técnicos. Esto y temas mucho más importantes, como el hambre de la mayoría de las familias generaron la Revolución de Octubre y la ejecución de toda la familia real. Frese y Yakovlev se conocieron en la Exposición Mundial de Chicago, Estados Unidos en 1893 y decidieron unir fuerzas para construir un automóvil utilizable. Yakovlev era un especialista en motores, y en dicha exposición estudiaron con detenimiento los modelos de la casa Benz de Alemania. Frese era hijo de un propietario de minas de oro y Yakovlev era retirado de la marina como especialista en máquinas motrices. Frese se dedicaba al principio a la fabricación de carruajes de caballos y Yakovlev obtuvo numerosas patentes de motores a gas y a keroseno. A pesar del desaire del zar que se negó a respaldar el proyecto, ambos profesionales siguieron con su obra en su taller de San Petersburgo y el automóvil resultante fue un vehículo de 300 kilos de peso, de cuatro ruedas y propulsado por un motor monocilíndrico de 2 CV alojado en la parte trasera y alimentado con bencina. La transmisión del motor al diferencial se producía por medio de correas y el cambio de poleas realizado manualmente. Del diferencial salían 2 semiejes que transmitían la potencia a las ruedas. Este modelo precursor alcanzaba una velocidad de 20 km/h y podía transportar a dos pasajeros. El encendido era eléctrico con una bujía patentada y una batería innovadora de tipo seca. Cuando todo indicaba que el negocio prosperaría, Yakovlev murió repentinamente a la edad de 41 años. Frese sufrió la perdida del amigo y con grandes esfuerzos siguió con sus investigaciones, llegando a fabricar autobuses eléctricos, hasta que en 1910 vendió su fábrica a manos privadas.

es-ar