Con aires de restyling

Texto y fotos: ALEJANDRO CORTINA RICCI

2023-01-20T08:00:00.0000000Z

2023-01-20T08:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/282724821058837

TEST

La primera serie limitada de la pick-up del rombo ofrece elementos estéticos y funcionales que podrían marcar indicios de una futura actualización del modelo fabricado en Santa Isabel (Córdoba). Solo se comercializarán 350 unidades que vienen con una mountain-bike de regalo. Pasaron poco más de dos años desde que Renault irrumpió en el mercado argentino con la Alaskan, su primera pick-up mediana que comparte plataforma y líneas de montaje en la planta cordobesa de Santa Isabel con Nissan la Frontier. Si bien se trata de modelos “hermanos” dentro de la alianza global que une a la marca francesa con la japonesa, indudablemente cada una tiene distintas prioridades. Es por ello que desde que Frontier comenzó a producirse en nuestro país a mediados de 2018, la camioneta de Nissan siempre corrió con ventaja cronológica, ya que por diversas razones la marca del rombo debió retrasar oportunamente el lanzamiento industrial de Alaskan. Esa lógica se vio plasmada el año pasado cuando Nissan presentó el primer restyling de su Frontier nacional en abril, y meses más tarde Renault lanzó Outsider, nada menos que una inédita versión de la Alaskan que muestra algunos indicios de lo que podría ofrecer el rediseño de esta pick-up de una tonelada en la que el rombo ya está poniendo manos a la obra. En un segmento que se está poniendo cada vez más interesante en nuestro país ante la llegada de nuevos modelos y la actualización de otros ya consolidados, desde Renault confían plenamente en las virtudes de su producto que, de a poco, pretende adueñarse de una porción de la torta. ¿Podrá? Apariencia aventurera Cada vez que una automotriz lanza una edición limitada de un modelo, generalmente toma como referencia la versión más equipada para agregarle elementos estéticos y de equipamiento que contribuyan a destacarse del resto. Algo así ocurrió con la nueva Alaskan Outsider, edición limitada de 350 unidades, que sobre la variante tope de gama Iconic propone sutiles ajustes estéticos y agrega algunas soluciones tecnológicas y funcionales que la convierten en una pick-up aún más atractiva. Estructuralmente nada ha cambiado. La carrocería conserva los 5,31 metros de largo y los 3,15 m de distancia entre ejes. Sin embargo, a simple vista llaman mucho la atención los overfenders (protectores) de color negro en los pasaruedas y llantas de aluminio de 18” (también en la misma tonalidad) que le aportan un aspecto más robusto. Los adhesivos laterales específicos y la identificación alusiva también hacen su aporte en lo estético, aspecto en el que curiosamente la Alaskan Outsider prescinde de una barra de San Antonio. Esto se debe a que esta variante estrena una capota rígida denominada Trifold, cuya apertura parcial se realiza en tres partes. Pero también se puede abrir por completo, maniobra que sería imposible realizar si tuviera la barra de San Antonio. Para aquellos usuarios de pickups que suelen viajar con mucho equipaje, esta solución aporta comodidad y seguridad. No solo porque este sistema también dispone de “Railcaps” en el contorno lateral de la parte superior de la caja que impide que agua o polvo se filtren dentro de esta superficie, sino también porque cuenta con cerradura. Además, el interior de la caja incorporó un práctico divisor plástico desmontable que permite organizar y compartimentar la carga (tal como ofrece la nueva Nissan Frontier Pro4X). Por otro lado, viene equipada con ganchos de remolque. Nuestra mayor crítica hace foco en el único color en que está disponible esta serie limitada. Si bien por el contraste del “blanco glaciar” las tonalidades negras permiten resaltar sus cualidades, por tratarse de una variante especial hubiese sido más atractiva otra paleta, ya que habitualmente el blanco es el color predilecto de los vehículos de flota de las empresas. Puertas adentro la Outsider mantiene los característicos “amenities” de la versión tope de la gama Alaskan, tales como tapizado de cuero, butacas delanteras calefactables, sis tema de arranque sin llave (con botón), y una moderna central multimedia con pantalla táctil de 8” (compatible con Apple CarPlay y Android Auto), pero además incorpora un práctico (y muy eficiente) cargador inalámbrico para teléfonos celulares y cubre-alfombras exclusivos con la inscripción Outsider. Cabe destacar que tanto la camioneta de Renault como la de Nissan son las únicas de su segmento en contar con techo solar eléctrico. Con una calidad general acorde a la de sus rivales, el diseño del panel de a bordo de la Alaskan es agradable, y el instrumental ofrece información muy completa, con un tablero que dispone de cuatro indicadores de aguja y una colorida computadora de a bordo. En cuanto a la posición de manejo, los conductores más altos tendrán alguna que otra dificultad al elegir la más adecuada, ya que el volante (que además no se puede regular en profundidad) puede quedarles algo bajo. Atrás, en tanto, el espacio es generoso pero la altura del cojín del asiento es algo elevada y ‒dependiendo de la contextura física de los pasajeros que ocupen esas plazas‒, los muslos de las extremidades inferiores podrían quedar levemente colgados al apoyar los pies en el piso. Sello de confianza En el apartado mecánico no hay secretos; Renault apostó por el conocido motor 2.3 biturbodiésel de 190 CV de potencia y 45,9 kgm de par máximo que utiliza gran parte de la gama Alaskan, que se destaca por su noble entrega de par a partir de las 1.500 rpm. Este impulsor trabaja asociado con una caja automática de siete marchas (sin levas en el volante pero con una posición secuencial), que le proporciona un andar sin exigencias, a pesar de que en ocasiones suele demorar demasiado para engranar los cambios de marchas ascendentes. Asimismo, equipa un eficaz sistema de tracción 4x4 de origen Nissan que, para enfrentar los terrenos más difíciles, dispone de una transferencia para alta y baja (de conexión eléctrica), y diferencial de deslizamiento limitado. Se trata de un conjunto mecánico que ya hemos evaluado en reiteradas ocasiones en Parabrisas, y que durante nuestras mediciones permitió que la chata del rombo acelere de 0 a 100 km/h en 11,5 segundos y alcance una velocidad máxima de 180,6 km/h. En cuanto al consumo, el rendimiento promedio de la Alaskan se establece en 11,3 km/l, con elevados 8 km/l en el ámbito urbano y correctos 15,1 km/l cuando circula a 90 km/h constantes. En lo que hace al funcionamiento, las suspensiones logran un andar franco y muy placentero en la ruta, mientras que en caminos de tierra mantiene buenas aptitudes. Recordemos que tanto la Alaskan como la Frontier disponen de suspensión trasera con brazos longitudinales y resortes helicoidales, denominada por ambas marcas como “multilink”. Sin embargo, no deja de ser un eje rígido muy bien asistido, que prácticamente olvida por completo esa sensación de falta de contacto típica de los ejes con elásticos, comunes al atravesar “serruchitos”. En el ámbito urbano manifiesta suavidad, pero no alcanza a obtener el confort de la Volkswagen Amarok, líder en este apartado. Una crítica del conjunto en general es la dirección con asistencia hidráulica: si bien responde a las órdenes de un volante con buen grip (ideal para ruta), no puede evitar que el comando se sienta pesado al realizar maniobras a baja velocidad en espacios reducidos. Por su parte, los frenos (con campanas en el eje posterior) responden correctamente: para detenerse por completo desde los 100 km/h, la Alaskan Outsider necesita de 45,8 metros. Con valor agregado Una de las novedades del lanzamiento de la Alaskan Outsider es que con la compra de esta versión, Renault incluye una bicicleta todo terreno rodado 29” para complementar la propuesta aventurera. Se trata de una mountain-bike “Renault Outsider” fabricada por la marca Venzo en Córdoba, que cuenta con cuadro de aluminio y se destaca por su diseño robusto y equipamiento técnico, con transmisión Full Shimano de 18 velocidades (9x2), y frenos a discos hidráulicos. El precio de lista sugerido por Renault para su Alaskan Outsider es de 14.167.500 pesos y, al tratarse de un vehículo de producción nacional, se puede comprar a través de la plataforma de e-commerce de 0 km Renault Store: al hacerlo por este medio, el cliente tiene bonificado un seguro de La Caja contra todo riesgo por 12 meses. Por otra parte, la Alaskan es el primer vehículo de la marca francesa en ofrecer en nuestro mercado una garantía de cinco años o 150.000 kilómetros; de las mejores de su segmento.

es-ar