Hombres de auto

“Roger Green, comenzó a trabajar en el empleo de fibras ópticas en el auto en lugar de los tradicionales cables de cobre hace décadas.”

POR PABLO JORGE GUALTIERI

2023-01-20T08:00:00.0000000Z

2023-01-20T08:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/283158612755733

CONTENTS

Roger Green Profesor doctor británico, el investigador Roger Green, comenzó a trabajar en el empleo de fibras ópticas en el auto en lugar de los tradicionales cables de cobre hace décadas. Es así como aplicó las “cañerías” ópticas en el Jaguar XJ de 1973 con fines de iluminación: una sola lámpara iluminaba a varias señales indicadoras en el tablero de instrumentos. El doctor Green trabajaba por entonces en la Universidad de Bradford como investigador en sistemas ópticos y fotónica, siendo uno de los pioneros en dicho campo. Publicó varios libros y artículos sobre comunicaciones ópticas en revistas especializadas, además de estudiar y aplicar principios de las fibras ópticas en los automóviles. Pronto se dio cuenta de que las fibras ópticas no solo transmiten luz visible, sino también invisible en el espectro infrarrojo para transportar datos (bits) en el sistema digital y modular la señal para aplicarla en los sistemas de audio de autos y en otros dispositivos. Las fibras ópticas tienen el grosor de un cabello humano cuando son de vidrio ultrapuro y un poco más grandes cuando son de plástico (un milímetro). En la actualidad los modelos de alta gama tienen decenas de cables de fibras ópticas de un plástico especial. Estas fibras pueden transmitir simultáneamente gran cantidad de información: con un cable de fibra óptica, seis millones de comunicaciones, mientras que con cable de cobre, solo quinientos. Además son mucho más livianas que los cables de cobre y algo vital: son compatibles con la tecnología digital y son insensibles a las interferencias electromagnéticas que producen los múltiples aparatos electrónicos a bordo de los autos. No producen cortocircuitos y no conducen electricidad. Las fibras ópticas son capaces de transmitir bandas de más de mil millones de Hertz (ciclos por segundo). Según señala el doctor Green las diferencias entre los cables de cobre y las fibras ópticas son espectaculares: la amplitud de banda de la música de alta fidelidad es de 20 mil Hertz, frente a los millones de millones de las fibras ópticas, que ya se utilizan en los sistemas de internet, GPS avanzado, sonido, telefonía, asistencia a la conducción y muchos otros sistemas de manejo autónomo. Green sueña con ver películas sentado en el asiento trasero pero proyectadas en el techo de su automóvil, no en las pequeñas pantallas de los respaldos de los asientos. Incansable investigador, trabaja con la tecnología óptica inalámbrica de comunicaciones, que se está explorando en los aviones y que pronto pasará al sector del automóvil.

es-ar