Publication:

Perfil Cordoba - 2021-05-02

Data:

El padre menos pensado

Política / Ideas

SERGIO SINAY*

y sensibilidad masculina, que son distintas y complementarias de las femeninas. Al hacerlo corta un cordón umbilical invisible (el emocional) que une a la madre y al hijo impidiendo a menudo la maduración de este y reduciendo a la mujer a la función materna, que cuando es central y absorbente desplaza a otras y resulta empobrecedora para su realización integral como mujer. Padres y madres juegan, hablan, enseñan y acarician de manera diferente, y el aporte paterno desarrolla sensaciones específicas y necesarias para que hijos e hijas comprendan y registren esas diferencias enriquecedoras. La interacción con el padre estimula potencialidades distintas en hijas e hijos. Un simple ejemplo citado por Kyle D. Pruett, pediatra del Centro de Estudios de la Infancia de Yale, en su libro Fatherneed: las hijas con padre emocional y conductualmente presente suelen destacarse en matemática, física y otras disciplinas “masculinas”. Los hijos que cuentan con esa presencia desarrollan sensibilidad hacia las letras, las artes y otras vocaciones “femeninas”. Hay más, mucho más de lo que cabría en este espacio. Sin olvidar que el padre es la ley, no en cuanto a imposición autoritaria, sino a ordenamiento de prioridades y conductas. El psicoanalista, catedrático y escritor italiano Massimo Recalcati destaca este aspecto en El complejo de Telémaco, un iluminador ensayo sobre la paternidad. La ley es columna vertebral de la civilización, dice Recalcati, y sin ella la vida sería vida animal. Y acota que un padre que no se pone límites y propósitos existenciales a sí mismo no puede ponérselos a sus hijos si no es a fuerza de autoritarismo. En la marejada de discusiones, cuestionamientos y revisiones en torno de las cuestiones de género, la función paterna así como otros esenciales aspectos de la masculinidad quedaron postergados, minimizados u olvidados. A diferencia de Edipo, que mata al padre aun sin saber que este lo es, Telémaco, el hijo de Ulises (quien se fue a la guerra de Troya cuando su vástago era bebé), espera el regreso del padre, lo busca, lo necesita. Ese es el complejo que Recalcati ve hoy como central en la construcción de la identidad de los hijos. La cuestión paterna es rica, profunda y merece y necesita atención. Por lo demás, padre también hay uno solo y cada argentino, para bien o para mal, ya tiene el suyo, no requiere de otro. Lo que necesita es un presidente real en funciones reales, con capacidad para la escucha, el consenso, el liderazgo y la construcción de visiones convocantes. En eso estamos huérfanos, porque rol no es función.

Images:

Categories:

Kiosko Perfil

Diarios

© PressReader. All rights reserved.