Publication:

Perfil Cordoba - 2021-05-02

Data:

Pensamiento mágico

Política / Ideas

CARLOS DE ANGELIS*

y su solución, más difícil. Hay mil ejemplos de estos, pero está claro que la inflación y la pobreza ya no son situaciones excepcionales, sino parte de la ecuación. Este deterioro es parcialmente naturalizado bajo la forma de frases como la Argentina es un caso único, o este país es así, pero esto no evita la depresión social, un sentimiento generalizado de que el país no da para más y que genera, entre otras cosas, un sentimiento de a 12,90 pesos. Sin embargo, ya levantadas estas restricciones la inflación de 2016 alcanzaría 40,9%. Macri luego diría que su ministro de Economía Alfonso Prat-Gay le había dicho que los precios estaban ya orientados por el dólar blue. Los dos ejemplos muestran al menos que hay otras variables que intervienen en la ecuación. Sobre las demandas sociales y sus urgencias se puede argumentar afectar ese fin (la criminalidad). Ahora uno se puede imaginar el resultado de plantear que la inseguridad va a bajar cuando el país crezca al menos el 5% por una década consecutiva, se modifiquen las leyes y el sistema judicial y se establezcan políticas de inclusión efectivas para los sectores marginalizados. No ha lugar, nadie votaría eso. También con el pensamiento simplificado juegan los punitivistas: más pena menos delito. La ley del reduccionismo también juega entre los planteos más liberales o monetaristas. La idea que el déficit fiscal dispara una serie de mecanismos que impactan en la inflación y que redunda en inestabilidad cambiaria, falta de incentivos para invertir, y finalmente desempleo y pobreza puede ser efectivamente cierta. Pero es inviable (por lo menos en democracia) pensar que se puede expulsar a la tercera parte de los empleados públicos de un día para el otro sin generación de empleo o quitar los subsidios a los servicios públicos en forma expeditiva. Mientras el ex ministro de Energía Juan José Aranguren dejaba esa frase formidable “tengo un Excel que cumplir” la base electoral de Macri se deterioraba terminando truncando su reelección. Otro ejemplo a mano es nuevamente el cepo cambiario. Un tiempo atrás el presidente Alberto Fernández argumentaba con tino que “el cepo es como una puerta giratoria. Si vos parás una puerta, trabás la otra indefectiblemente. Evitás que los dólares salgan, pero tampoco entran”. Obviamente este análisis sigue siendo válido, un país que precisa inversiones urgentes en muy diversos rubros tiene que volver a abrir esta discusión. Si no se puede pensar en el racionalismo como hizo la ciencia durante el siglo XX en términos de leyes universales, al menos se debe reconocer que la experiencia tiene que retornar en forma de enseñanza. Si ensayo error es la técnica favorita de la política argentina, el error no se puede seguir repitiendo eternamente.

Images:

Categories:

Kiosko Perfil

Diarios

© PressReader. All rights reserved.