Publication:

Perfil Cordoba - 2021-05-02

Data:

Hay mucho que pensar acerca de cómo se constituye la imagen de los candidatos

Política / Ideas

empate técnico que les podía poner en la segunda vuelta con Keiko. Pocos pensaron que el triunfador que calificaría s sería Pedro Castillo y Keiko Fujimori. Los votos sumados de los dos finalistas apenas rondan el 30%. Los sondeos de segunda vuelta dan una ventaja de cerca de diez puntos a Castillo y reflejan una polarización: cerca del 80% de los que votan por cualquiera de los candidatos no piensa cambiar de posición. La campaña debe dirigirse a quienes votaron por los otros candidatos, a la gente, no a los dirigentes. El voto de Castillo encarna al antisistema, y mientras más políticos apoyen a Keiko menos votos tendrá. Puede repetir de manera inversa lo que ocurrió con su padre en 1990, cuando el apoyo explícito de la mayoría de los dirigentes peruanos ayudó a la derrota de Mario Vargas Llosa. Lo mismo pasa con elementos que tienen que ver con la comunicación de la campaña. En Perú muchos políticos usan y abusan de la bandera, otros símbolos y de la solemnidad. Les gusta ser estatuas más que candidatos. Algún político importante me decía “así somos los peruanos, distintos de los electores de otros países”. La verdad es que son seres humanos parecidos a otros que nunca se tomaban el Capitolio y obedecían a líderes verticales como Perón, Velasco Ibarra, Haya de la Torre o Belaúnde. Cambiaron. La sociedad se volvió horizontal, los niños tratan a sus padres como compañeros de la escuela, los alumnos creen que pueden rebatir a sus maestros porque consultan con Google, los electores quieren votar gente que parece sencilla. El 53% de los que votaron por Castillo dicen que lo hicieron porque se identifica con las personas humildes y porque es distinto a los políticos de siempre. Únicamente un 4% lo votó porque es de izquierda. Sus atributos personales son ser una persona sencilla (16%), ser docente (10%), sus propuestas (5%). Keiko tiene una imagen menos definida a pesar de que lleva muchos años en la política. De quienes le votaron en la primera vuelta, un 30% dice que lo mejor que tiene es el legado de su padre, solo un 4% que lo hicieron porque es mujer. Los atributos que le asignan son difusos: solo 8% aprecia su experiencia, 4% sus propuestas, 3% que es hija de Alberto. ¿Cómo se explica que un candidato que recién aparece tenga una imagen más profunda que una líder que ha estado tantos años en la palestra? Hay mucho que pensar acerca de cómo se constituye la imagen de los candidatos, de cuán efímera es en la edad de la Internet. Ha sido uno de los temas que hemos analizado en los libros que publicamos con Santiago Nieto, especialmente en “El Arte de Ganar y la Política del siglo XXI”. Se discutió mucho durante la pandemia y a propósito de las elecciones en Estados Unidos. Recogemos la polémica en nuestro próximo libro acerca de la política en la

Images:

Categories:

Kiosko Perfil

Diarios

© PressReader. All rights reserved.