Precios a la carta

TRISTÁN RODRÍGUEZ LOREDO

2022-06-19T07:00:00.0000000Z

2022-06-19T07:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/282291028902948

Perfil

Además de polémico, muy difícil de implementar. La última carta jugada apunta en esa dirección: para lograr el acceso al beneficio habría que inscribirse en un registro especial, con lo cual dejaría lo inercial en el campo del precio puro. Sin embargo, todas las subas no son sino meras actualizaciones de lo que se pisaron las tarifas de con la noción del “precio” como la señal emitida hacia el mercado para coordinar las acciones de la oferta y la demanda para introducir la discriminación, que establece tantos valores como segmentos sean posible dividir. En el caso del gasoil, por ejemplo, la decisión de no convalidar el incremento de los costos internacionales desembocó de precios. Es conocido su efecto multiplicador en el costo de vida, lo que muchas veces los convierte en el ancla preferida para contener de alguna manera la dinámica inflacionaria. Otro tanto ocurre con el dólar: no se identifica solo con el billete norteamericano de curso legal, sino que sobre este valor se establece toda una escala construida con descuentos vía retenciones, impuestos, anticipos y, alguna vez, también reembolsos. Así, el valor dólar que para un exportador de soja equivale al 67% del precio establecido por el denominado “Mercado único y libre de cambios” (sic), un eufemismo para referirse al tipo de cambio “oficial”, para un turista equivale a 65% más y el del ahorrista que puede comprar hasta US$ 200 por mes como tope. Para el que exceda dicho monto, debería acudir al dólar financiero, generando otro más y el que quiera pagar servicios internacionales, dolarizados, un dólar intermedio. Todo para que, bajo la apariencia de regulaciones que velan por el orden público, se impongan impuestos y trasferencias de ingresos, estableciendo perdedores y ganadores, rompiendo la unidad entre el precio y la consistencia de un bien en el mercado. Tanto que tornaría retórica la pregunta que el General Perón formulara en 1948: “¿alguno de ustedes vio alguna vez un dólar?, la respuesta sería otra repregunta: “¿cuál de todos?”.

es-ar