La Libertadores por Telefe, la apuesta de Viacom en el negocio del fútbol

2022-06-19T07:00:00.0000000Z

2022-06-19T07:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/282643216221220

Policiales

Después de dos décadas en canales de cable, la copa más importante del continente volverá a la pantalla abierta. Será desde 2023 hasta 2026. La novedad es parte de una estrategia de Paramount, el portaaviones de Viacom, para incursionar en el deporte, competirles a otros tanques con sede en Estados Unidos y defender contenidos con los que Telefe se convirtió en el canal más visto del país. También busca posicionar su plataforma de streaming, Pluto TV. El negocio del entretenimiento y el fútbol, una guerra con actores cada vez más poderosos. verse en el momento o un día o una semana después, y se agrupan en distintas plataformas. Lo que no puede verse después es el contenido lineal, el histórico ‘en vivo y en directo’, y ahí entran todos los deportes. Como no tenía mucha oferta en ese sentido, hay que entender que los derechos de la copa Viacom los compra para empoderarse en ese sentido”. Desde Estados Unidos, donde está radicado, Gennari agrega: “No veo solamente que esta decisión de Viacom haya sido solo para incursionar en los deportes. También es una medida defensiva para sus contenidos no lineales, los que tienen en la TV abierta. Esos contenidos, si estuvieran compitiendo contra partidos de fútbol de la Libertadores, verían afectados sus ratings. Entonces hay dos lecturas: expandirse en deportes pero a la vez defender el caudal de contenidos que viene produciendo desde hace años”. En los últimos años, Conmebol firmó varios contratos de similares características que el que acaba de sellar con Paramount/Viacom. Por el cambio de era que representó para el negocio, quizá lo más recordado sea la entrada de Facebook para transmitir partidos a través de Facebook Watch, algo que en muchas franjas etarias casi no tuvo penetración: hay idiosincrasias que no se cambian con contratos millonarios. En abril, Facebook y Disney acordaron compartir partidos de la fase de grupos y de los cuartos de final de la edición de este año. A partir del año próximo, y hasta 2026, Paramount/Viacom podrán ofrecer su propio menú en el continente. “La Copa Libertadores tiene un riesgo”, avisa una de las personas que conocen el negocio. “El éxito depende mucho de los equipos que lleguen a etapas avanzadas”. No será lo mismo que un grande de la Argentina juegue la final –el paroxismo de eso sucedió en la edición 2018, con River y Boca definiendo en Madrid–, o que a la copa la diriman dos equipos brasileños. El fútbol, dinámica de lo impensado, a veces atenta contra las propias corporaciones que lo transmiten.

es-ar