Antirracismo

NICOLáS GRECO*

2022-06-19T07:00:00.0000000Z

2022-06-19T07:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/282694755828772

Deportes

La FIFA y el sindicato mundial de jugadores (Fifpro) anunciaron esta semana la implementación de capacitaciones para combatir el racismo en los estadios y las redes sociales y la capacitación de los futbolistas para evitar “los discursos de odio”. Las entidades además lanzaron un plan para proteger a las selecciones que participarán en los torneos que organiza la FIFA, entre ellos el Mundial de Qatar, de los insultos racistas y discriminadores. a la tribuna, el cantito fue canción. Las melodías de un tema de Los Decadentes, una cumbia de Gilda o un jingle publicitario pasan del artista al barrabrava sin escala. Y en esa transformación, la reescritura que hacen los hinchas nunca es ingenua: hasta la letra más cándida deviene agresiva y discriminatoria. Esa manipulación que transforma un hit de Spotify en un hit de cancha está abordada en el libro del escritor Manuel Soriano que analiza las canciones de cancha desde un aspecto musical. Ese libro fue el inspirador de aunque la serie de DeporTV se anima a dar un paso más: deconstruye los contenidos de esas canciones. El relato de cada capítulo se construye a través de testimonios. Aparecen hinchas, dirigentes, jugadores, árbitros e intelectuales que tratan de analizar aquello que se canta en las canchas. “Entre las hinchadas hay un enfrentamiento y ese enfrentamiento implica inferiorizar al otro. ¿Cómo lo inferiorizan? Hacen una lista con todas las posibilidades: es puto, es negro, es bolita, es judío.” Así explica el sociólogo Pablo Alaberces esa lógica barrabravesca que se expone en los cantitos. “Los mensajes violentos de algunas canciones más de una vez pasaron a ser literales, con lo cual dejan de ser un chiste o una anécdota para convertirse en algo más que una metáfora –finaliza Sánchez–. El tema se abordó en libros, en estudios académicos y no sé si sirvió para mucho. Tampoco sé si este programa servirá para algo. Pero que proponga la idea de un minuto de silencio para pensar lo que habitualmente cantamos sin pensar ya es algo.” El año 2002 va a quedar marcado por siempre como la temporada en la que el tenis y el deporte cambió para siempre ya que un joven Rafael Nadal, de apenas 15 años, tuvo su debut a nivel profesional, al disputar el International Series de Mallorca. Veinte años después, el español es el mayor ganador de torneos de Grand Slams en la historia del tenis, con 22 títulos, y siendo contemporáneo de otros fuera de serie como Roger Federer y Novak Djokovic. Sus conquistas de Grand Slams lo ubican como el más laureado en el rubro, superando los 20 de Federer y Djokovic, y los 14 de Pete Sampras. En Roland Garros es el jugador con más partidos ganados en un mismo torneo grande (112), mayor cantidad de veces que un jugador gana un mismo Grand Slams (14), entre otros tantos. Su dominio en la arcilla de la Philippe Chatrier es tal que solo debió ir al set decisivo en tres ocasiones. Y las ganó todas. Nunca en la historia del deporte se vio un dominio tan grande de un deportista en algún torneo. Ni las cinco Champions seguidas del Real Madrid en la década del 50, ni con Pele y sus tres mundiales, ni con Schumacher en Fórmula 1, ni con Michael Jordan y sus 6 anillos de NBA en los 90, por citar algunos ejemplos de grandes deportistas de la historia. Pero su dominio total en Roland Garros no es la única característica destacada de Rafael Nadal. También demostró que, pese a ser catalogado como un jugador de polvo de ladrillo, en realidad es un todoterreno. Tanto es así, que entre 2006 y 2011 alcanzó siempre, como mínimo, la final en Wimbledon (durante ese lapso no pudo disputar la edición del 2009). Justamente en la Catedral del Tenis fue donde ganó una de las mayores batallas de su carrera: en la final del 2008, Nadal venció a Federer en un partido que es calificado por muchos como el mejor de la historia. Ambos demostraron un nivel altísimo, donde finalmente pudo imponerse el español por 6-4, 6-4, 6-7, 6-7 y 9-7. Las increíbles estadísticas de Nadal no se resumen solo a los Grand Slams: tiene 92 títulos ATP, ganó los Juegos Olímpicos en singles y en dobles y también se quedó con la Copa Davis en cinco ocasiones (2004, 2008, 2009, 2011 y 2019). También posee nada más y nada menos que 36 torneos de Masters 1000 en su haber, cifra en la que solo es superado por Djokovic que tiene 38. Además de su increíble nivel de juego, su concentración y su mentalidad competitiva única en el mundo del deporte, Nadal se muestra como una persona sumamente respetuosa. Nunca protagonizó ningún altercado tanto fuera como dentro de las canchas, ni siquiera se lo vio golpear una raqueta. Con 36 años, infinidad de lesiones durante su carrera y esperando su primer hijo, Nadal confirmó su presencia en Wimbledon, donde irá en busca de su 23° título de Grand Slam para seguir agrandando la leyenda del mejor deportista de la historia.

es-ar