Publication:

Perfil (Domingo) - 2021-05-02

Data:

Cartas a PERFIL

CORREO CENTRAL

PERFIL agradece las cartas de sus lectores y elige publicar aquellas cuyo texto no supere los mil caracteres, excepto las que justifiquen mayor extensión por su contenido. No habrá respuestas individuales, salvo las referidas a notas aparecidas en este diario, que serán analizadas y contestadas en este espacio. Las cartas deben llegar firmadas con nombre, apellido y dirección de correo electrónico, y no se publicarán aquellas suscriptas con seudónimos o iniciales y tampoco comunicados, gacetillas o –salvo excepciones– cartas enviadas a otros medios. PERFIL se reserva el derecho de resumir, reducir o extractar el contenido. Escribir a: correocentral@perfil.com. LAWFARE La jueza Figueroa ratificó sus dichos por escrito. Con esa actitud, que es la que suelen adoptar los magistrados (siempre se ha dicho que los jueces hablan por sus fallos), ha dejado zanjado el debate sobre un tema que quedó “flotando” entre los ciudadanos y los medios: el de la presión ejercida por el macrismo, desde el Poder Ejecutivo a la Justicia, en la causa del memorándum con Irán. Pulgar para arriba para la jueza Figueroa. Ahora bien, en qué cambia la responsabilidad que le cupo a la ex presidenta por haber ordenado “sin debate y en tiempo récord” la aprobación en el Congreso del memorándum de entendimiento con Irán, cuando en el libro de su autoría, Sinceramente confesó que, tal vez, hubo pecado de ingenua, siendo por entonces Presidenta de la República. Su textual: “La ilusión de firmar el memorándum e imaginar la fotografía del juez argentino a cargo de la causa sentado en Teherán tomándole declaración a los acusados iraníes fue, hoy lo puedo confirmar, una verdadera ingenuidad de nuestra parte, que nos hizo olvidar de los intereses geopolíticos en pugna”. Como se observa, los argentinos nos distraemos en detalles. De lo sustancial, lo importante nadie habla (que es la gravedad que tiene lo actuado por el PE entonces) y es de lo que pretendía que se hablara el Doctor Bonadio en vida, cuando la envió a juicio oral. Roque Villazán rovillazan@gmail.com SIN BOLUDEO A través de los diarios nos enteramos de que una abogada que ya había entablado un pedido de informes ante la Justicia respecto del jefe de Gobierno de CABA, Patricia Bullrich y Carolina Stanley por sedición y atentado a la salud pública. Ahora, como si a la Justicia no le exigiéramos que “haga sus cosas” en tiempo y forma, vuelve tras sus pasos y efectúa una nueva denuncia por una opinión vertida en una entrevista, en donde la ex ministra de Seguridad hizo referencia a cambiar las Malvinas por las vacunas de Pfizer (lo resumo así, para no caer en el pelotudeo que quiero denunciar). A su vez, la vicepresidenta a cargo del país todo, envió un tuit conmovedor tranquilizando al senador Esteban Bullrich, quien había oficializado que padece ELA, no dejando pasar la oportunidad para descargar dentro del mismo los conflictos no resueltos previos a la muerte del ex canciller Timerman que le dejaron cuentitas pendientes de saldar ante el PRO dentro de su fatigada psiquis. Ovidio Winter ovidiow@gmail.com SANTIAGO PINETTA Conocí a Pinetta accidentalmente, cuando él pedía limosna en las escaleras de la estación Plaza San Martín del subterráneo C. No tenía el aspecto de un mendigo corriente. Después de unos días de ayuda, lo interrogué respecto a su situación. Se puso de pie y se presentó. Me contó que siendo periodista había investigado el affaire IBM-BNA denunciándolo en su libro La Nación Robada. Eso le costó su carrera, su persecución, intentos de matarlo, la desaparición de sus antecedentes jubilatorios. Sus penurias me parecieron inicuas en tanto los responsables del negociado seguían impunes. Pude contactarme con La Nación y el periodista Jorge Urien Berri hizo una nota a Pinetta (12/09/2004, sección Enfoques) que expone en detalle lo que aquí sintetizo. Movida por esa publicación, la presidenta del BNA, Sra. Miceli, convocó a Pinetta a un acto de desagravio (crónicas: 17/12/04 Página/12, pág. 8 y El Cronista Comercial online) y dada la versación de Pinetta en materia de arte, dispuso contratarlo para organizar exhibiciones periódicas del acervo de obras del Banco. Un mínimo reconocimiento para quien habría merecido una placa en el hall de entrada del BNA y un bonus proporcional a los centenares de millones de dólares que salvó su acción. El contrato se fue renovando sin que nunca se llamara a Pinetta a cumplir los servicios pactados, hasta que en 2015 con el cambio de gobierno se lo dio de baja. Alguien habrá pensado que se trataba de un “ñoqui”. Dos presentaciones ante el BNA (a Melconian y a González Fraga) solicitando la restitución del contrato resultaron infructuosas. Pinetta estuvo muy enfermo, en silla de ruedas, subsistiendo en un modestísimo departamento con la jubilación mínima que tramitó y con la ayuda de hijos y de su compañera de vida, sin recuperar ningún beneficio que premiara su mérito. O, al menos, una declaración que lo reconociera, lo que habría sido para él un aliciente moral. El pasado 9 de abril, Viernes Santo, Santiago Pinetta fue llamado por Dios a su Reino. Juan Manuel Boggio Videla jmbvarq@hotmail.com ALFABETIZAR La simplicidad, con sutil ironía, del artículo del profesor Federico Sturzenegger “¡El que no se escondió se embromó!” (PERFIL, 25/4/2021) me llevó a formular la siguiente pregunta: ¿No tienen los electores herramientas para cuestionar las decisiones del gobierno y proponer alternativas? Según el economista Randy Charles Epping, en su libro The New World Economy: a Beginner’s Guide existe hoy la necesidad de “alfabetizar económicamente” a los electores pues, así, ellos podrán desempeñar un papel constructivo en la toma de decisiones. Renata Vieira rmcmvieira@gmail.com DISCAPACIDAD Es necesario aclarar la cantidad de discapacitados truchos. Un discapacitado en la Provincia cobra una pensión de $ 1.200. IOMA realmente es un desastre (por ejemplo, la acompañante terapéutica de mi nieto no cobra desde julio 2020; enfermeros/as etc., cada autorización tiene que estar acompañada de historia clínica, como si no la tuvieran en el sistema). Viven equivocándose con los trámites teniendo que hacerlos de nuevo. Todo trámite, hasta el más simple, el Estado lo complica. La vida del discapacitado y su familia es bastante complicada. No puede ser que gente que puede usar su cabeza, piernas y manos tenga más ayuda del Estado que un discapacitado. No puede ser que un discapacitado no cobre la pensión si sus padres tienen una propiedad y un auto. Hasta ahora no he visto una nota con respecto a esta problemática encarada honestamente, con inteligencia, “políticamente incorrecta”. Jacqueline Florio jacquieflorio@hotmail.com

Images:

Categories:

Kiosko Perfil

Diarios

© PressReader. All rights reserved.