Publication:

Perfil (Domingo) - 2021-05-02

Data:

Sistema solar

CULTURA | ARTE Y ACTUALIDAD

LAURA ISOLA

Al igual que si fuera el astro rey, la pintura hace girar a su alrededor a las demás obras. No tanto por una dependencia sino porque todos los símbolos que están en este cuadro reaparecen. Para ponerlo en palabras de otro tipo de organización, Eclipse de sol, la pintura de George Grosz, de 1926, lleva la batuta de una orquesta magnífica para entonar el repertorio de atrocidades de un tiempo y una ciudad agitados. “Como los políticos parecen haber perdido la cabeza, el ejército y los capitalistas dictan lo que se tiene que hacer. El pueblo, representado por un burro ciego, simplemente come lo que le ponen delante”, así define el propio Grosz a los que están sentados a la mesa desordenada y revuelta de la época. Pero la tela está abigarrada de imágenes que responden, cada una, a la mordacidad y el descontento de este pintor. Una ciudad en llamas se ve como telón de fondo, la figura central es Paul von Hindenburg, el presidente de Alemania, un anciano de casi 80 años que ilustra con su bigote tipo morsa, el uniforme militar, las medallas, la cara gorda y colorada, la pelada y la corona de laureles. Mientras que Hindenburg es obeso y corpulento, los financieros son delgados y sin cabeza. Todos alrededor de n} una mesa de negociaciones que benefician a los poderosos. Como el personaje que susurra algo al oído del presidente que, intuimos, no es nada bueno, y de ahí a un recorrido alrededor de ese mueble torcido con colores que van armando ese círculo cromático de la abyección y la ignominia. La “luz” entra por el sol oscuro que lleva el signo del dólar, que indica la inversión de Estados Unidos en Alemania después de la Primera Guerra Mundial, al tiempo que es la concentración del poder del dinero, la codicia y el descalabro económico. Como era de esperar, fuera de la rueda está el hombre oscuro y confinado a la prisión.

Images:

Categories:

Kiosko Perfil

Diarios

© PressReader. All rights reserved.