Publication:

Perfil (Domingo) - 2021-05-02

Data:

EL MUNDO, LA SALUD Y EL AMOR

MÚSICA

A.M.

—¿En qué medida personal, la música te ha sanado? —La música es un regulador mío, a través de las distintas etapas que he vivido. Calendarizo mi vida con los discos que fui haciendo. En 2004 nació mi hijo, y en 2005 saqué un disco que se llama Rocanrolero. Ahora tengo 46, pero cuando estaba pasando de los 39 a los 40, tuve momentos de angustia: agarraba la guitarra, me ponía a tocar sin pensar, y escuchando la sonoridad, me calmaba. —¿Cómo articulás tu trayectoria de estética urbana, con este proyecto que sale a la naturaleza? —La música se debe poder adaptar. Se puede hippear, se puede uno armar una mochila e irse un rato a la naturaleza, como la gente que vemos hacer un picnic al costado de la ruta, buscando un poco de pasto. Mis canciones buscaron un poco de eso. En la primera etapa de la pandemia, estábamos tan guardados y ahora sigue siendo duro este momento también. A la naturaleza hay que respetarla y rendirle tributo: es lo que nos salva. —¿Por qué la mayoría de las canciones ahora elegidas se centran en el amor a una mujer? —La mujer siempre ha sido un disparador: en formato urbano, en formato acústico, en formato sexual de la noche, bien del funk. En mi caso, la mujer es un disparador de las canciones. Me encanta, me divierte escribir sobre eso. Ricardo Arjona hace lo mismo, pero cada uno vuelca su imaginario de una manera diferente. Es como un cocinero: todos cocinan comida, pero unos hacen una cosa re loca y otros hacen una cosa básica. —¿Y vos qué querés hacer: una cosa básica o una cosa loca? —Una cosa básicamente loca.

Images:

Categories:

Kiosko Perfil

Diarios

© PressReader. All rights reserved.