Qué esperar del equipo económico

HUGO HAIME* *Consultor político.

2022-08-06T07:00:00.0000000Z

2022-08-06T07:00:00.0000000Z

Editorial Perfil

https://kioscoperfil.pressreader.com/article/281852942336368

POLÍTICA

Con la asunción de Sergio Massa como encargado de la gestión económica, la pregunta que nos hacen a cada paso que damos es ¿y vos cómo la ves? Es un interrogante que básicamente se hacen los dirigentes políticos, los líderes de opinión y también el ciudadano de a pie. ¿Por qué los políticos y los líderes? Los oficialistas y básicamente los kirchneristas que históricamente estuvieron enfrentados con Massa entre 2013 y 2017, y que le desconfiaban desde el momento mismo de la conformación del Frente de Todos, se encontraron con que aunque no les gustara, la situación actual los puso en el dilema: es Massa o el abismo. Un gobierno que ante la sociedad tiene el crédito agotado y un kirchnerismo que para soñar con conservar el poder sabe que con sus propios votos no le alcanza. El gobierno de Alberto perdió el 30% de sus electores, básicamente los de clase media-baja, y si no los recupera, 2023 parece una utopía. Y no solo a nivel nacional, sino que puede ponerles en riesgo su bastión, la provincia de Buenos Aires. Hoy el contexto en lo político electoral para el oficialismo es malo. En 2019, el problema que tenían no era que Cristina no podía ganar, sino que no podía gobernar, porque para hacerlo precisaba hacerles un guiño a los sectores con los cuales había estado históricamente enfrentada. Se suponía que ese era el rol de Alberto, de quien, además, se esperaba que llenara las heladeras, como prometió en la campaña. Pero el modo en que el Presidente gestionó a ojos de la socia mayoritaria de la coalición careció de eficacia, además de cuestionarle la orientación del Gobierno. Hoy deben empezar de nuevo, pero el tiempo corre, y se precisan eficiencia y acción. Por eso Massa, un dirigente político metido a ministro de Economía, un experto en gestión del Estado con un sistema de relaciones con todo el arco político y empresarial. Históricamente se ocupó de la seguridad social desde Anses, de la inseguridad desde Tigre, de clase media, y de las pymes a través de diversos proyectos parlamentarios. Siempre pregonó en contra de la grieta y a favor del diálogo. Y de convertir los planes sociales en puestos de trabajo. De todo ello siempre habló en sus campañas electorales. Así que, en parte, los anuncios que realizó el día que asumió no deben sorprender. Desde el punto de vista del país como un todo, será eficiente si logra generar horizontes de futuro. Claro que para ello primero necesita poner orden en las cuentas, conseguir dólares y mejorar el ingreso de sectores que están amenazados en su subsistencia diaria. Sin eso, imposible generar confianza, bajar la inflación y mejorar la distribución del ingreso. Desde el punto de vista electoral partidario, Massa será eficiente si logra recuperar los sectores que abandonaron en 2021 el Frente de Todos. Claro que dada su historia política, la senda para generar credibilidad lo obliga a no prometer de más, a rodearse de un equipo serio, y mostrar coherencia y resultados. Sus primeras declaraciones y su definición de la orientación que piensa para su gestión no pudieron ser tildadas de populistas por los opositores. Que llame al diálogo a sectores con los que el Frente de Todos estuvo enfrentado, que se piense en no emitir, en poner las cuentas en orden, es una muestra de que las cosas están cambiando. Opositores como Alfredo Cornejo o Julio Cobos se pronunciaron por darle un tiempo antes de evaluarlo. Otros cuestionan que lo suyo no es un plan y dudan de que cumpla sus objetivos. Pero lo que no logran es cuestionar la orientación del plan y las medidas. Ellos también preguntan qué pasará. Que les quiten banderas no les gusta, con un electorado que cuestiona a todos. Pero nada le será fácil al nuevo ministro, que tendrá que lidiar con los problemas de la economía y también con los cuestionamientos que aparecen por parte de sectores duros de su propio frente interno, que piensan que la prioridad es repartir planes y distribuir. La opinión pública necesita ver para creer. La inflación 0 a Cavallo se la creyeron a los tres meses de iniciada la convertibilidad. Es difícil que haya resultados rápidos en términos de inflación. Por eso, lo fundamental para el equipo económico es coherencia, eficacia y saber manejar la impaciencia de quienes creen en la inmediatez de los resultados.

es-ar